Noticias

“SEAN SIEMPRE UNA COMUNIDAD DE FE, CULTO Y AMOR FRATERNO”

Arzobispo preside toma de posesión de nuevos sacerdotes en Parroquia de la Unión

15 de junio de 2022 (Oficina de Prensa).- En el día en que la Iglesia celebró la Solemnidad de la Santísima Trinidad, la comunidad de la Parroquia “San Silvestre” en La Unión (Bajo Piura) se congregó en medio de un clima de profunda alegría y agradecimiento al Señor, para participar de la Santa Misa presidida por nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., en la que tomó posesión de la Parroquia el R.P. Tomy Joseph Vandakunnel, C.M.I. Participaron también de la Eucaristía los dos nuevos vicarios parroquiales, el R.P. Philip Attukadavil, C.M.I., y el R.P. Tomy Thengumparambil, C.M.I., así como los miembros del consejo parroquial y de asuntos económicos. Los tres nuevos sacerdotes, provienen de la India, tierra de Santa Teresa de Calcuta, y pertenecen a la Comunidad Carmelita de María Inmaculada, que tiene doce años de presencia en nuestra Arquidiócesis, trabajando diligentemente en el Bajo Piura. Ellos atenderán también la jurisdicción de la Parroquia “San Jacinto” de Vice.   

Ante un templo lleno de fieles, y luego de la lectura del decreto de nombramiento del nuevo Párroco, Monseñor Eguren dio posesión canónica de esta parroquia al Padre Tomy Joseph, entregándole las llaves del Templo y los lugares sagrados como el Bautisterio y el Confesionario, el Libro de la Palabra de Dios y los utensilios para la Eucaristía, como símbolo de su ministerio en esta parroquia. Los fieles presentes expresaron con espontáneos y extensos aplausos su alegría y gratitud por la llegada del nuevo Párroco y sus vicarios parroquiales.

En su homilía, nuestro Arzobispo destacó que la tarea del sacerdote párroco se fundamenta en tres realidades eclesiales que significan y representan la tarea de Jesús en favor de su pueblo, estas son: la tarea de enseñar, santificar y gobernar: “Querido Padre Tomy Joseph, tomas posesión de esta parroquia el día en que la Iglesia celebra a la Santísima Trinidad, dirige a esta comunidad parroquial y enséñale lo que la Iglesia ha recibido de Jesucristo. Anuncia el Evangelio y su mensaje de salvación con deseo de enseñar y con toda paciencia, por medio de la catequesis y de la homilía, ayúdales a conformar su vida con la Palabra de Dios. Trabaja infatigablemente por santificarlos presidiendo la celebración de la Santa Misa y los demás sacramentos, procurando abrir el corazón de tus fieles a Dios, Uno y Trino, con el ejemplo de tu palabra y de tu conducta. En la fuente bautismal has renacer, por el agua y el Espíritu Santo, tanto a los niños que te presenten sus padres, como a los adultos que se conviertan a la fe. Cuida de reconciliar con Dios a quienes después del bautismo hayan recaído en el pecado y a aquellos que acudan a ti deseando convertirse más plenamente a Dios. Esfuérzate arduamente para que esta parroquia sea una comunidad de amor, donde ese amor que se tengan entre ustedes sea reflejo, manifestación y testimonio del amor de la Santísima Trinidad. Que nunca le falte a esta comunidad parroquial la entrega generosa de su párroco, pero que tampoco le falte al pastor la solicitud, el cariño y la obediencia de su rebaño”. 

Finalmente, Monseñor Eguren recalcó: “Quiero agradecerles una vez más, a estos queridos Misioneros Carmelitas de la Inmaculada Concepción, por su presencia aquí en nuestra Arquidiócesis y en especial en esta zona del Bajo Piura. Estos tres nuevos sacerdotes, llegan a servir, al Santo y Fiel Pueblo de Dios en los distritos de La Unión y Vice, trabajando con amor, generosidad y desprendimiento. Queridos hermanos, junto con sus nuevos sacerdotes, esfuércense por hacer cada vez más de esta parroquia una comunidad de fe, de culto y de amor fraterno. Que la fiesta de la Santísima Trinidad que hoy celebramos, los ayude a crecer, en una vida de comunión, fraternidad, unidad y solidaridad. Les pido que trabajen muy de la mano con su párroco para que esta comunidad parroquial brille siempre por su profunda fe, unidad, servicio a los hermanos y capacidad de adoración y culto a Dios, Uno y Trino”.

Compartir: