“COMO MARÍA, ESTAMOS LLAMADOS A LA GLORIA DEL CIELO”

Arzobispo celebra la Solemnidad de la Asunción de María en Castilla y Sullana

19 de agosto de 2017 (Oficina de Prensa).- Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa en la Parroquia “Nuestra Señora del Tránsito” de Castilla, con ocasión de celebrarse el 165° aniversario de su creación y en acción de gracias por los 51 años de vida institucional del Colegio Parroquial Nuestra Señora del Tránsito. La Eucaristía fue concelebrada por el párroco R.P. Pedro Talledo Nizama, y contó con la participación de gran número de fieles y grupos parroquiales, la cofradía de Nuestra Señora del Tránsito, así como los directivos, profesores, personal administrativo, trabajadores y alumnos del Colegio Parroquial.

Monseñor Eguren exhortó a todos los fieles a que, de la mano de María, nuestro peregrinar por este mundo nos lleve a alcanzar la gloria del cielo: “La Asunción de la Virgen María al cielo es uno de los cuatros dogmas marianos, que afirma que María está participando ya, en cuerpo y alma, de la gloria del cielo junto a su Hijo Jesucristo. Y desde allí intercede por todos nosotros y nos guía al encuentro de su Hijo. Siempre la voluntad de Dios encontró en María un corazón dócil, manso y humilde, que supo acoger los designios del Señor y se entregó a ellos sin reserva, con absoluta generosidad. Por eso Ella ahora brilla en el cielo, en la plenitud de su humanidad, como un signo de esperanza de lo que será también nuestro destino de gloria al final de los tiempos. Preguntémonos: ¿queremos algún día estar en el cielo? El camino al cielo nos lo muestra la Virgen con su actitud de absoluta fidelidad y total entrega a los planes del Señor a lo largo de su vida. El cielo que Dios nos regala tenemos que merecerlo por nuestra vida de santidad y amor fraterno. El cristiano no se desentiende de este mundo, sino que desde su fe busca responder a los problemas y a los desafíos de su época, pero sabe bien que es un peregrino que se encuentra de paso en este mundo y camina hacia la vida eterna. No olvidemos que hay que trabajar por el más importante proyecto que tenemos en nuestras manos: nuestra salvación eterna. Y junto a ello, preocupémonos también por la salvación de los demás, por ganar más almas para Cristo”.

Terminada la Santa Misa, los fieles acompañaron en procesión la imagen centenaria de su santa patrona por las principales calles del Distrito de Castilla.

Nuestro Arzobispo visitó también la Parroquia “Nuestra Señora del Tránsito” de Sullana, en donde celebró la Santa Misa con ocasión del 50º Aniversario de esta comunidad parroquial. La Eucaristía fue concelebrada por el R.P. Álvaro Otero Gonzáles, párroco del lugar, junto a varios sacerdotes invitados que han realizado su labor pastoral en esta parroquia a lo largo de los años. Estuvieron presentes las autoridades del lugar, así como las hermanas Carmelitas de la Caridad de Vedruna y las hermanas Dominicas de la Inmaculada Concepción.

 

sábado 19 agosto, 2017