Novena de Navidad

ORDINARIO DE LA NOVENA

1. Introducción

Si es posible, se entona algún canto de Adviento.

Después se dice:

V/. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

R/. Amén.

V/. El Señor está cerca, venid, adorémosle.

R/. El Señor está cerca, venid, adorémosle.

2. Oración inicial

La propia de cada día.

3. Lectura bíblica

La propia de cada día.

4. Antífona

La propia de cada día.

5. Invocaciones litánicas

Estas invocaciones litánicas pueden rezarse íntegramente cada día de la novena o bien alternar las dos secciones usando los días impares la primera parte y los pares la segunda.

I

Señor Jesús, luz del mundo Ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, sol de justicia Ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, lucero brillante de la mañana Ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, camino que nos conduces al Padre

Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, vida nuestra Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, verdad nuestra Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, sacerdote de la nueva alianza Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, compasivo y fiel Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, mediador entre Dios y los hombres

Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, buen pastor Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, puerta de las ovejas Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, Dios y hombre verdadero Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, maestro nuestro Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, sencillo y humilde de corazón Ten piedad de nosotros

II

Señor Jesús, nuestra paz Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, nuestra reconciliación Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, víctima de expiación por nuestros pecados

Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, luz de la vida Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, pan bajado del cielo Ten piedad de nosotros

Señor Jesús manantial de agua viva que saltas hasta la vida eterna

Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, imagen del Dios invisible Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, reflejo de la gloria del Padre Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, vid verdadera de la que nosotros somos sarmientos

Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, engendrado no creado Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, hijo de Santa María Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, cabeza del cuerpo de la Iglesia

Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, el primero y el último Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, el alfa y la omega Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, el principio y el fin Ten piedad de nosotros

Señor Jesús, único salvador del mundo ayer, hoy y siempre,

Ten piedad de nosotros.

6. Padrenuestro

Pidamos con las mismas palabras que nos enseñó Jesús, que venga a nosotros y a todo el mundo el reino de Dios: Padre nuestro.

7. Conclusión

Haciendo la señal de la cruz se dice:

El Señor nos bendiga,

nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

PARTES PROPIAS PARA CADA DIA

16 de Diciembre

Oración inicial

Atiende, Dios todopoderoso y eterno,
los deseos de tu pueblo
y, por la fuerza de la venida de tu Hijo
en nuestra carne mortal,
sálvanos de nuestras debilidades.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Lectura bíblica: (Cant 2, 8-14)

El Verbo de Dios, el esposo de Sión, viene para desposarse con la humanidad.

Antífona

Oh Sabiduría,
que brotaste de los labios del Altísimo,
abarcando del uno al otro confín
y ordenándolo todo con firmeza y suavidad,
ven y muéstranos el camino de la salvación.

17 de Diciembre

Oración inicial

Dios todopoderoso y eterno
que nos mandas preparar el camino a Cristo, el Señor,
atiende a tu pueblo suplicante
y haz que nos dispongamos a celebrar dignamente
las próximas fiestas de Navidad.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Lectura bíblica: (Eclo 24, 1-9)

La fe nos invita a contemplar a Jesucristo, el Hijo eterno de Dios, actuando en la creación del mundo y en la historia y poniendo su morada en la Iglesia, nuevo «tabernáculo de Jacob».

Antífona

Oh Adonai, Pastor de la casa de Israel,
que te apareciste a Moisés en la zarza ardiente
y en el Sinaí le diste tu ley,
ven a librarnos con el poder de tu brazo.

18 de Diciembre

Oración inicial

Acoge, Padre misericordioso,
los deseos de tu pueblo,
que espera anhelante las fiestas del nacimiento de tu Hijo,
que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

Lectura bíblica: (Ex 3, 1-15)

La zarza ardiendo que vio Moisés en la montaña santa, era símbolo del misterio de la Encarnación. Así como la zarza no era devorada por el fuego, así la naturaleza divina y la humana están perfectamente unidas en la persona divina del Señor Jesús.

Antífona

Oh Renuevo del tronco de Jesé,
que te alzas como un signo para los pueblos,
ante quien los reyes enmudecen
y cuyo auxilio imploran las naciones,
ven a librarnos, no tardes más.

19 de Diciembre

Oración inicial

Concédenos, Señor,
los bienes que deseamos y pedimos
y haz que nos dispongamos
a celebrar debidamente las fiestas de Navidad.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Lectura bíblica: (Is 1, 1-11)

Cristo, brota de la raíz de Israel, como el Mesías anunciado por los profetas.

Antífona

Oh Llave de David y Cetro de la casa de Israel,
que abres y nadie puede cerrar,
cierras y nadie puede abrir,
ven y libra a los cautivos
que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

20 de Diciembre

Oración inicial

Señor Jesucristo,
que has venido a reunir a todos los hombres
para formar con ellos una sola familia,
atiende los deseos de tu Iglesia
y haz que podamos celebrar dignamente
las próximas fiestas de Navidad.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Lectura bíblica: (Ap 5, 1-9)

Cristo es el único que abre el libro cerrado, es decir el que nos da a comprender el sentido de nuestra historia humana, marcada por el binomio dolor-alegría.

Antífona

Oh Sol que naces de lo alto,
Resplandor de la luz eterna,
Sol de justicia,
ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas
y en sombra de muerte.

21 de Diciembre

Oración inicial

Atiende, Señor Jesús, nuestros deseos
y haz que los que confesamos
que tu reino está en medio de nosotros
sepamos anunciar a nuestros hermanos
la buena nueva de tu Evangelio salvador.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Lectura bíblica: (Baruc 4, 30.36-5,9)

Jesús, resplandor de la luz eterna, viene a visitar a la humanidad como aquel sol que se levanta anunciado por Baruc. Él nos libra de nuestro destierro y nos conduce a la libertad de la nueva Jerusalén, la Iglesia santa.

Antífona

Oh Rey de las naciones y deseado de los pueblos,
Piedra angular de la Iglesia,
que haces de dos pueblos uno solo,
ven y salva al hombre que formaste del barro y la tierra.

22 de Diciembre

Oración inicial

Señor Jesús, Salvador nuestro,
que cada año animas nuestras esperanzas
con la celebración de las fiestas de tu nacimiento,
escucha las oraciones de tu pueblo
y haz que sepamos acoger con alegría
los dones de tu bondad.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Lectura bíblica: (1 Pe 2,4-8)

Cuando en Belén nace el Hijo de Dios como hombre comienza la edificación de aquel templo definitivo del que todos los fieles somos piedras vivas y en el que Dios es reverenciado.

Antífona

Oh Emmanuel, rey y legislador nuestro,
esperanza de las naciones y salvador de los pueblos,
ven a salvarnos, Señor Dios nuestro.

23 de Diciembre

Oración inicial

Señor Jesús, que con tu nacimiento
vienes a sanar nuestros corazones,
escucha la oración de tu pueblo
y concédenos bondadosamente lo que te hemos pedido.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Lectura bíblica: (Is 7, 10-15)

El Emmanuel, Dios-con-nosotros, es la nueva y definitiva tienda del encuentro de Dios con la humanidad. En el niño de Belén habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad (Col 2, 9).

Antífona

Se ha cumplido ya todo lo que el ángel dijo de la Virgen María.

24 de Diciembre

Oración inicial

Acoge, Señor Jesús, las oraciones de tu pueblo
que espera anhelante las fiestas de Navidad,
y, con la fuerza de tu nacimiento,
hazlo capaz de recibir tus dones y de anunciar, con valentía,
tu presencia salvadora en el mundo.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Lectura bíblica: (Is 60, 1.13-20)

El nacimiento de Cristo transformará la situación de la humanidad. La Iglesia, nueva Jerusalén, aportará a los hombres la luz que los iluminará, el Evangelio de Jesús, y la humanidad entera verá resplandecer la salvación.

Antífona

Ven, Señor Jesús, aurora resplandeciente y, con tu nacimiento, ilumina las tinieblas de todos los hombres.

miércoles 1 noviembre, 2006