X ANIVERSARIO DEL PRIMER CARMELO EN PIURA

Entrevista a la Priora del Monasterio “Santa Teresita del Niño Jesús”

11 de julio de 2019 (Oficina de Prensa).- En medio de un clima de gran alegría y profunda gratitud al Señor, un 08 de julio de 2009 llegaron a Piura, provenientes del Monasterio “San José” de Cañete, las Madres Carmelitas Descalzas Contemplativas para abrir su primera comunidad en nuestra ciudad. 10 años después y estando próximos a celebrar su patrona en la solemnidad de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, nuestro Arzobispo celebró la Santa Misa en el oratorio del Monasterio “Santa Teresita del Niño Jesús” de Piura, la misma que fue ofrecida en acción de gracias por este décimo aniversario. Para acompañar a las religiosas de Piura llegaron la Rvda. Madre María de Jesús, Consejera General de la Congregación de Religiosas Carmelitas Descalzas en el Perú y la Rvda. Madre María Elena de la Reina del Carmelo, Priora del Monasterio de las Nazarenas en Lima.

Nuestro Arzobispo exhortó a las Madres Carmelitas a no olvidar lo grande de su vocación y vivir siempre en amistad con Cristo, ya que como lo dice su fundadora Santa Teresa, se viene al Carmelo para ofrecerse, sacrificarse, para unirse al crucificado, para orar por la salvación del mundo, de los hombres y especialmente para ser sal de aquellos que están llamados a entregarse plenamente como Jesús: los sacerdotes. Es en esta unión con Jesús en la Cruz donde las Carmelitas encuentran una de las más importantes dimensiones de su espiritualidad.

La Reverenda Madre Guadalupe del Niño Jesús, Priora del Monasterio de Piura, nos concedió una breve entrevista:

¿Cómo resumiría estos primeros diez años de su presencia aquí en Piura?

Si tuviera que utilizar una sola palabra diría que es agradecimiento. En primer lugar agradecidas infinitamente con Dios nuestro Señor por estos años de fecundidad que ya nos han regalado cuatro vocaciones oriundas de Piura, Sullana y Tumbes, así como dos nuevas aspirantes que ya se encuentran preparándose. En segundo lugar, agradecidas con Monseñor José Antonio quien es el gran artífice de nuestra venida, pues gracias a sus oraciones y ayuda estamos ahora aquí. Pero también agradecidas con esta ciudad y su gente que desde nuestra llegada sólo nos han brindado cariño, confianza y acogida, respaldándonos en cada una de nuestras iniciativas y proyectos. Nosotras cada día oramos intensamente por cada uno de los piuranos y tumbesinos, por los bienhechores que han hecho posible la construcción de nuestro Monasterio y por todos aquellos que vienen diariamente hasta aquí para pedirnos oraciones. Nosotras sentimos cada día la alegría de nuestra entrega aquí en Piura, estamos contentas de poder responder al llamado del Señor para la evangelización de Piura.

Ante la palabra clausura lo primero que uno se imagina es encierro, silencio total. Pero ¿Cómo es realmente la vida al interior del Monasterio?

Es cierto que clausura significa el alejamiento del mundo, pero en ese alejamiento nosotras vivimos el silencio que Dios nos pide para poder encontrarnos con Él. Santa Teresita es patrona de las misiones y nosotros nos consideramos misioneras en el claustro. La clausura es permanente porque somos un monasterio de vida contemplativa y el silencio es necesario para nosotras porque nuestra vida es la oración, así laves los platos o bordes, el silencio favorece este recogimiento. El silencio nos lleva a la meditación y a entregarnos a Dios, rezando piadosamente en primer lugar por la santificación de los sacerdotes y por quienes se preparan para serlo.

¿Qué llamado haría a las jóvenes que sienten la vocación a la vida consagrada?

Yo le diría que no tengan miedo de responder al llamado de Dios, porque cuando Él llama también da las fuerzas necesarias para poder entregarse. Que se abran generosas a escuchar lo que el Señor quiere pedirles y que esa juventud que tienen la pongan al servicio de nuestra madre Iglesia a través de su entrega a una vida misionera contemplativa.

Cabe resaltar que la Congregación de las Carmelitas Descalzas fue fundada por Santa Teresa de Jesús el 24 de Agosto de 1562 en Ávila. (España). Esta vocación es un don del Espíritu que las invita a una misteriosa unión con Dios, viviendo en amistad con Cristo y en intimidad con la Virgen María. La oración e inmolación se funden vivamente con un amor grande a la Iglesia y por exigencia del carisma teresiano la oración, la consagración y todas sus energías están orientadas hacia la salvación de todos los hombres. “Daría gustosa mil vidas por salvar una”, decía la Madre Fundadora, Santa Teresa de Jesús.

Si desea comunicarse o ayudar a las Madres Carmelitas Descalzas Contemplativas puede visitar el Monasterio “Santa Teresita del Niño Jesús” de Piura ubicado en la Parcela B´8 Sector Noroeste (Costado del Colegio Turicará), llamar al teléfono (073) 296-862 o escribir al correo electrónico carmelitaspiura@hotmail.com

jueves 11 julio, 2019