Entrevista a Mons. Andrés Stanovnik, OFM sobre la V Conferencia General

Entrevista acerca de la V Conferencia General de Episcopado Latinoamericano y del Caribe a Mons. Andrés Stanovnik, OFM
Obispo de Reconquista, Argentina,
Secretario General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM)

La entrevista fue realizada por Pedro Pablo Quintero de VE Multimedios, organización católica que viene cooperando con el CELAM en el proceso eclesial de la V Conferencia General del Episcopado y el Caribe.

Acerca de las Conferencias Generales, ¿qué es una Conferencia Episcopal?

Repuesta: Cuando decimos V Conferencia Episcopal, estamos hablando primero de un encuentro de obispos, un encuentro de pastores. Significa que todo el pueblo de Dios reflexiona sobre el tema que después van a pensar los obispos en la V Conferencia, cuyo tema es “Discípulos y misioneros de Jesucristo para que los pueblos en Él tengan vida”. El pueblo se pone a reflexionar, a orar, a estudiar, para dar sus aportes, para dar la riqueza de su experiencia y de su fe. La información, que será recogida este fin de año, va a ser sistematizada y se colocará en un libro que tendrá el obispo que va a participar de la V Conferencia; de manera que nosotros estamos dando nuestro aporte, nuestra experiencia de fe en sí, cómo vivimos la fe hoy en este mundo que nos toca vivir, concretamente en el tiempo actual de América Latina, cómo la estamos viviendo, cuáles son las dificultades que tenemos, éstas no son las mismas, incluso cambian vertiginosamente y por eso compartimos esas dificultades y las hacemos llegar a esa reunión de la V Conferencia. Es una reunión de obispos en la cual, durante el período de preparación todo el pueblo participa aportando su experiencia de fe, de su conocimiento, en fin, todos los aportes del pueblo de Dios tiene para ofrecer en este período de preparación.

Es una reunión de Obispos delegados de las Conferencias Episcopales de América Latina. Es la V Conferencia General porque anteriormente hubo cuatro: Río, Medellín, Puebla y Santo Domingo, de las cuales ya conocemos los documentos. Ahora viene quinta que se va a realizar en Aparecida, Brasil.

Se llama Conferencia por ser un encuentro de “conferencia”, y por eso mismo “general”, por eso el nombre de Conferencia General: encuentro de las 22 Conferencias de América Latina. Por supuesto, no nos podemos reunir todos los obispos porque no hay ningún lugar en donde esto se pueda realizar, y por ello la reunión se hace por representantes de las Conferencias. En Aparecida habrán aproximadamente 270 participantes de América Latina y del Caribe.

¿Quién convoca la V Conferencia?

Respuesta: La V Conferencia la convoca el Papa Benedicto XVI. Ha hecho esta convocatoria a los obispos de América Latina a pedido de los obispos. Esto es importante: fue a pedido de los obispos. Una conferencia se reúne porque los obispos –en este caso de América Latina– sienten la necesidad de reunirse y le piden al Papa esta convocatoria. Por la organización de la Iglesia los obispos solos se pueden reunir en las conferencias de cada país para tratar los temas correspondientes a la realidad pastoral de cada uno de los países; pero, para reunirse entre conferencias si deben pedirle al Papa esa convocatoria. Ahora se ha pedido esta solicitud y entonces él respondió que gusto convocaría a la V Conferencia.

¿El Santo Padre va a estar presente en la inauguración?

Respuesta: El Santo Padre prometió su presencia. Él expresó el deseo de inaugurar esta V Conferencia así como lo han hecho los Papas anteriores que han estado presentes en las inauguraciones de las Conferencias. Esperamos con mucha ansiedad y alegría que el Papa Benedicto XVI pueda inaugurar también esta reunión de obispos en Aparecida.

¿Por qué en Aparecida?

Respuesta: Porque Aparecida es un lugar mariano y está en América Latina. Yo creo que esas son las razones principales que motivan el hecho de que la reunión de obispos se haga en América Latina y se haga a la sombra de un santuario que ciertamente es muy significativo para la espiritualidad de nuestros pueblos latinoamericanos.

¿Qué realidad han visto los obispos para pedirle al Papa que convoque a una V Conferencia?

Respuesta: Estas reuniones no se hacen todos los años sino que se hacen cada tanto. La última fue en 1992, ha pasado más de una década y por ello la razón fundamental es la necesidad de discernir, que significa: separar, distinguir, ver por dónde va el camino. La realidad está tan cambiada que hay caminos que antes no habían y aparecen desafíos antiguos que siguen persistiendo, por ello, hay una necesidad de juntarse en una conferencia –en una reunión– para juntos poder ver por dónde va el camino que Dios quiere para la Iglesia en América Latina. En el fondo, es responder a la pregunta ¿qué quiere Dios?, ¿qué quiere el amor de Dios para América Latina?; nos lo preguntamos nosotros como creyentes que tenemos la experiencia de Su presencia y que formamos parte de este cuerpo místico de Cristo y que necesitamos responder a su voluntad amorosa, y sabemos que Él quiere la vida y el bien para nuestros pueblos; y por ello, precisamente, la necesidad de reunirse para discernir, ver, escuchar la voz de Dios en este tiempo de América Latina y poder responder con mayor generosidad a los desafíos pastorales que hoy se nos presentan en nuestro continente.

En este proceso de discernimiento, ¿por qué es tan importante invitar a participar a los fieles?

Respuesta: La experiencia de estas conferencias episcopales, prácticamente desde Medellín y después de Santo Domingo es que hubo una amplia participación del pueblo de Dios. En la preparación de esta V Conferencia nosotros queremos que realmente esta participación sea lo más amplia posible y se exprese del modo más activo por parte de nuestras comunidades esparcidas por América Latina, primero porque Dios habla a través de su Iglesia –su Iglesia cuerpo de Cristo–, teniendo en cuenta que todos los bautizados formamos el cuerpo de Cristo, es bueno escuchar la voz de nuestro pueblo, y por eso también es necesario que los pastores los invitemos a participar, ese es uno de los motivos. El otro motivo es que todo este proceso de participación es un proceso de conversión, y por ello, el cristiano va a empezar a pensar en toda la identidad de su fe, en ese ser discípulos y misioneros de Jesucristo y por eso este proceso de preparación es muy importante porque nos lleva a preguntarnos cómo vivimos nosotros hoy nuestra vocación como cristianos, siendo desde ya un desafío. En la preparación nos preguntamos cómo vivir más auténticamente nuestra identidad y nuestra condición cristiana; pero, la intención que tenemos es que todo esto no termine en la celebración de la V Conferencia sino que después se abra a la misión; y que la V Conferencia en Aparecida sea un fuerte impulso misionero en el continente, de manera que al sensibilizarnos antes –desde el período de preparación– todos estamos mucho más animados, preparados, para después asumir las líneas pastorales que van a ser producto de este encuentro de pastores que se va a llevar a cabo en Aparecida en mayo de 2007.

Un tema fundamental de la preparación de la V Conferencia es ser discípulos y misioneros de Jesucristo. En el proceso de participación y posteriormente en la gran misión que se va a tener concluida la V Conferencia, ¿cómo se vienen trabajando todos estos temas y a qué realidades responde ahora el ser discípulos y misioneros de Jesucristo?

Respuesta: La pregunta en el fondo es por qué hoy necesitamos pensar sobre esta realidad, ser discípulos y misioneros de Jesús, por qué hoy en esta realidad que nos toca vivir. Nosotros necesitamos volver a pensar sobre nuestra identidad y nuestra visión: sobre nuestra identidad cristiana, es decir sobre nuestra pertenencia y experiencia del encuentro con Jesucristo vivo, necesitamos volver a entusiasmarnos por la persona viva de Jesucristo, volver a encontrarnos con Él, volver a permitir que ese encuentro con el Espíritu Santo transforme nuestros corazones y nos dé nuevas fuerzas para la misión, que significa llevar este mensaje de vida a nuestros pueblos, a nuestra gente, para que los pueblos en Él tengan vida: la vida de la comunidad, de la solidaridad, del saber compartir, la vida que transforma las realidades temporales, una vida donde haya más fraternidad, más justicia, más transparencia; y de esta manera vamos construyendo el reino de los cielos, que lo comenzamos aquí en la tierra pero su culminación no termina aquí sino que termina en el reino de los cielos, en el encuentro definitivo con el Padre. Nosotros creemos que hacemos parte de una gran peregrinación y hoy sentimos la necesidad de reflexionar sobre esta identidad nuestra de discípulos y misioneros de Jesucristo insertos en la comunidad y en la Iglesia Católica.

Quizás una de las grandes novedades que trae la V Conferencia es el uso del Internet en su preparación. ¿Cómo se ve el uso de las nuevas tecnologías en el proceso eclesial que se está viviendo?

Respuesta: Nosotros estamos incorporando, en la medida de lo posible –de lo económicamente posible– todo lo que es la tecnología de la comunicación, para facilitar sobre todo en este período la comunicación y la participación en todo este proceso de preparación hacia la V Conferencia. La tecnología es un instrumento que todos los seres humanos tenemos a la mano y que debe servir para el bien, tiene que servir para acercarnos entre las personas y en el fondo, como creyentes, tiene que servirnos para amar más a Dios, conocerlo más a Él, y vivir y amarlo más a Él y amar más a nuestro prójimo, por decirlo de una manera simple y teniendo en cuenta la última encíclica del Papa Benedicto XVI, Dios es amor. Todo instrumento, no sólo la tecnología, que el ser humano fabrica con sus manos tiene que servir para el encuentro, tiene que servir para el amor, para la justicia, para la solidaridad, para la paz, para la reconciliación, para la fraternidad entre los seres humanos, ese es el punto de encuentro; si no sirve para eso el instrumento –cualquier instrumento que el ser humano fabrica con sus manos incluso la tecnología–, se vuelve contra el mismo.

¿Qué frutos se están viendo en este momento de la preparación de la V Conferencia?

Respuesta: Bueno el primer fruto es que todas las conferencias de América Latina, las 22 conferencias, están trabajando, es decir, nuestras comunidades esparcidas por América Latina están trabajando el tema de la V Conferencia. Cuando decimos trabajar queremos decir que están orando porque es un acontecimiento de fe el que estamos viviendo y también la preparación. La V Conferencia y la misión son acontecimientos de fe que necesitan del soporte de la oración, por ello están orando y reflexionando sobre el tema, además están elaborando las propuestas que nosotros les pedimos a través de ese estudio y reflexión del tema concreto de la V Conferencia. Además, hay otros eventos que están en el programa y que están preparándose en vista de la V Conferencia, como el Encuentro Continental de Pastoral Mariana, que se va a llevar a cabo la última semana de septiembre junto al Santuario de Guadalupe. La invitación es muy amplia, allí se va a realizar el Congreso Teológico Pastoral Mariano, de alto nivel, con conferencistas realmente muy preparados y dentro de este congreso se van a llevar a cabo talleres sobre diversas dimensiones de la pastoral mariana, por ejemplo “María, mujer eucarística en la liturgia”, “María y la mujer”, “María y el compromiso social”, “María y las apariciones”, “María en la devoción de nuestros pueblos, en los santuarios en América Latina”. El que quiera tener más información lo invito a entrar en la página del CELAM, allí hay una ventada que abre la parte de la V Conferencia, en la página www.celam.info y allí está la página de este encuentro.

Para terminar su Excelencia, una exhortación para participar

Respuesta: Hasta ahora hemos estado hablando de la participación de todo el pueblo de Dios, de las comunidades que participan a través de las parroquias, de las comunidades que hay dentro de las parroquias; todo ese aporte va a la diócesis, después a la Conferencia Episcopal y allí hacen las síntesis. Pero también hay otros niveles en las conferencias, a nivel de organismos propios que pueden estar trabajando en el tema de aportar. Por eso la invitación es a seguir participando con entusiasmo, es muy importante esto, no se trata simplemente de una estrategia pastoral “bueno vamos a hacer este trabajo porque nos lo pide el párroco o el obispo, vamos a entregar nuestras ideas y ya”, sería realmente pobre pensar que es una estrategia pastoral en donde se les pide colaboración; es mucho más y por eso cada reunión de trabajo en la comunidad tiene que estar precedida de la oración y terminada con la oración, lo que significa que nosotros estamos haciendo este trabajo, este camino en la fe, creyendo en Jesucristo, en su presencia viva en medio de nosotros y en nosotros por la fuerza de su Espíritu Santo. Cuando decimos participar, estamos siendo invitados todos: obispos, sacerdotes, seminaristas, laicos y laicas a convertirnos más en Jesucristo porque mediante este trabajo de reflexión, de participación, de estudio, estamos invitados a conocerlo más, a convertirnos más en Él, a que nuestros sentimientos sean los sentimientos de Él, nuestros pensamientos estén mucho más en coordinación con los de Él y nuestra conducta demuestre que somos testigos de Jesucristo. La invitación es que aprovechando estos movimientos de participación que nos regala Dios a través de su Iglesia nosotros podamos convertirnos más en discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan vida.

Me gustaría terminar esta entrevista invitándolos a todos para que se unan a este momento de oración, para que realmente la V Conferencia sea un acontecimiento en el Espíritu Santo y iluminados por Él, podamos responder a lo que Dios quiere para el tiempo actual de América Latina.

jueves 19 abril, 2007