“USTEDES ESTÁN LLAMADOS A VIVIR EL AMOR HERMOSO”

Arzobispo visita a alumnos de 5º de secundaria del Proyecto “Papás por dos Semanas”

08 de noviembre de 2017 (Oficina de Prensa).- Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, visitó las instalaciones de la Institución Educativa Nacional Secundaria de Jornada Completa “Los Algarrobos” que se encuentra ubicada en el Asentamiento Humano del mismo nombre en nuestra ciudad, donde tuvo un encuentro especial con los 70 alumnos del quinto año de secundaria de este colegio, sus profesores y algunos padres de familia.

A su llegada, nuestro Arzobispo fue recibido en medio de muestras de profunda alegría por parte de toda la comunidad educativa del lugar. El profesor Alejandro Aguilar Sullón, Director Encargado del Colegio, le dio la bienvenida y le agradeció la visita. Él estuvo acompañado por la docente Milagros Bayona, tutora de los alumnos de quinto de secundaria, así como por el profesor David Mondragón Moreto, responsable del curso de religión. Posteriormente en la sala de usos múltiples del colegio nuestro Pastor tuvo una conversación con los alumnos promocionales en torno al tema del matrimonio y de la castidad. Previa a él, los jóvenes le informaron a Monseñor Eguren que vienen desarrollando un proyecto denominado “Papás por dos Semanas”, con la ayuda y orientación de la profesora Margarita Pachérrez Albán, encargada del curso de Persona, Familia y Relaciones Humanas. El proyecto consiste en que los jóvenes han formado parejas donde cada uno desempeña el rol imaginario de padre y madre. Para ello portan en todo momento un bebé-muñeco que representa a su hijo o hija a quien han dado un nombre. Los jóvenes padres realizan todas sus labores diarias, tanto en la casa como en el colegio, compartiendo la responsabilidad del cuidado del “bebe”. Los maestros y padres de familias de los jóvenes vigilan que éstos no descuiden su misión de “padres”.

Este proyecto ha tenido gran acogida entre los alumnos y viene siendo apoyado decididamente por todos los docentes de la institución educativa quienes son asesorados por la señora Agnys Zurita de Valdiviezo, representante del Centro de Promoción Familiar y Reconocimiento Natural de la Fertilidad (Ceprofarena) en Piura. La actividad se basa en que los jóvenes han formado parejas donde cada uno desempeña ficticiamente el papel de padre o madre de un gracioso muñeco que representa a un bebe. Ellos realizan sus labores diarias tanto en casa como en el colegio compartiendo siempre la responsabilidad del cuidado del “bebe”. Los maestros y padres de familias de los jóvenes vigilan en todo momento que éstos no descuiden su misión de “padres”.

A través de este proyecto, los jóvenes han logrado darse cuenta que ser padres es una responsabilidad muy grande, y que por tanto no hay que adelantar etapas en la vida sino más bien ahora de jóvenes han de vivir la castidad hasta el matrimonio, que es el lugar propio del ejercicio de la sexualidad.

Varios jóvenes compartieron sus testimonios respecto a lo que vienen viviendo con la realización de este proyecto. Una de ellas es Maggy Adrianzén, quien contó que gracias a esta actividad ella y sus compañeros han aprendido la gran responsabilidad que implica ser padres, reconocen el valor de saber esperar para vivir la sexualidad en el matrimonio, fundamento de la familia, y comprenden mejor el amor verdadero.

Durante su diálogo con los jóvenes, Monseñor José Antonio les dijo: “Queridos jóvenes, ustedes están llamados a vivir el amor hermoso. El amor es donarse y entregarse a ejemplo de Cristo. El amor no cosifica ni usa al otro. Lo primero que han de tener presente es que el enamoramiento es una etapa, es un camino de maduración en el amor, hasta el momento en el que se vuelve matrimonio, con etapas que no deben ser quemadas porque la maduración se hace paso a paso. En este tiempo ustedes están llamados a descubrirse, a conocerse, poco a poco el uno al otro, como hombre y como mujer, y sobre todo discernir si el Señor los llama a casarse, a entablar una alianza de vida para siempre, porque el matrimonio es una vocación a la santidad. Hay una diferencia entre ser enamorado o enamorada, novio o novia y ser esposos. La entrega de los cuerpos sólo tiene sustento cuando dos corazones se han dado un sí irrevocable para siempre”.

Por último nuestro Arzobispo les dijo: “Estén alertas frente a un mundo que reduce la sexualidad a una simple genitalidad, quitándole su finalidad unitiva y procreativa que sólo tiene su lugar propio en el matrimonio. Sepan esperar y colocar cada cosa en su momento. Sólo así la vida se vuelve más bella”.

miércoles 8 noviembre, 2017