“USTEDES ESTÁN LLAMADOS A SERVIR Y SANTIFICAR AL PUEBLO DE DIOS”

Nuncio Apostólico ordena a dos nuevos sacerdotes y tres diáconos para Piura

08 de abril de 2018 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, II Domingo de Pascua en el que la Iglesia celebra la Fiesta de la Divina Misericordia, en medio de un clima de profunda alegría en el Señor Resucitado, fueron ordenados dos nuevos Presbíteros y tres nuevos Diáconos para nuestra Arquidiócesis por imposición de manos de S.E.R. Monseñor Nicola Girasoli, Nuncio Apostólico del Papa Francisco en el Perú. Monseñor Girasoli ha llegado a Piura especialmente invitado por nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. para presidir esta celebración y diversas actividades pastorales entre nosotros.  

Los nuevos sacerdotes son el R.P. Cristhiam Alexi Calderón Querevalú y el R.P. Carlos Ezequiel Rosillo Julca. Asimismo los nuevos diáconos son Junior Jordan Chávez Roa, Reymer Teodoro Flores Ancajima y Luis Leandro Tume Periche. La celebración se inició a las 10 de la mañana en la Basílica Catedral de nuestra Ciudad con la presencia de un gran número de fieles entre los que se encontraban los familiares de los ordenados, religiosas, seminaristas, delegaciones de colegios e invitados especiales. Participaron también más de 40 sacerdotes venidos de toda  nuestra Arquidiócesis.

El Señor Nuncio Apostólico pronunció unas palabras muy emotivas durante su homilía y exhortó a los nuevos ordenados diciendo: “Queridos hermanos, en todos los lugares donde he tenido la oportunidad de servir a la Iglesia de Cristo, nunca he encontrado una cruz donde nuestro Señor se encuentre con los brazos cerrados, Él está siempre con los brazos abiertos. Esto es lo que nuestro queridísimo Papa Francisco nos pide dice: Queremos una Iglesia que esté siempre con los brazos abiertos, una Iglesia donde todos se sientan dentro abrazados y amados por Cristo en la Cruz. Queridos diáconos, sean siempre obedientes a su obispo y guarden el don del celibato. La obediencia es un don de comunión que se expresa en el servicio a todos al que están llamados. Ustedes Carlos y Cristhiam que van a ser ordenados sacerdotes, imiten siempre en sus vidas cada día lo que consagran en el misterio de la Eucaristía. Qué alegría que Dios se haya enamorado de ustedes, a lo largo de la historia de sus vidas, a lo largo de estos años de formación y ustedes le contestan hoy con un Sí total, con una entrega plena. Como lo dice el Papa Francisco: Sean cercanos a todos, estén siempre abiertos a todos, cuiden la fragilidad del pueblo de Dios. Ahora ustedes están llamados a la gran misión pastoral de servir y santificar al pueblo de Dios”. 

En otro momento, dirigiéndose a los ordenandos y a sus familias, Monseñor Girasoli les dijo: “Como nos lo ha pedido el Papa Francisco en el encuentro con sacerdotes y seminaristas que tuvimos en Trujillo «Tengan siempre los pies en la tierra y el corazón en el cielo», sean humildes, y esa humildad los acercará cada día más al pueblo de Dios. Quiero en nombre de la Iglesia y del Papa Francisco, agradecer a las familias de estos hermanos nuestros. Estén orgullosos de que ahora vuestros hijos serán sacerdotes. Gracias por esos buenos sentimientos, por esa primera formación cristiana que ellos han recibido ahí en vuestra familia”.

Al finalizar la Santa Misa los numerosos asistentes a la ordenación les expresaron con fuertes palmas a los nuevos presbíteros y diáconos su cariño y profunda alegría por el don de su ministerio. Estas ordenaciones son una gran bendición para nuestra Iglesia particular y un motivo de gran esperanza para todos nosotros. Demos gracias a Dios por ello y no dejemos de pedir al Señor para que envíe muchos más obreros a su mies. Como nos enseña el Papa Francisco: “Ser sacerdote es jugarse la vida por el Señor y por los hermanos, llevando en carne propia la alegría y las angustias del Pueblo, invirtiendo el tiempo en escuchar para sanar las heridas de los demás, ofreciendo a todos las ternura del Padre”.

domingo 8 abril, 2018