“UNA VALIENTE MUJER PIURANA QUE DEFIENDE LA VIDA”

17 de mayo de 2019 (Oficina de Prensa).- Edid Aurora Chumacero Holguín, es una esforzada enfermera que se encuentra destacada en el centro de salud de Pueblo Nuevo de Maray, ubicado en el Distrito de Santa Catalina de Mossa que pertenece a la Provincia de Morropón (Alto Piura). Ella ha sido homenajeada en los últimos días por el valeroso acto en el que, arriesgando su vida por cumplir su misión, cruzó el río de la zona que se encontraba activado por las intensas lluvias con la finalidad de llegar al caserío de Mambluque para brindar atención oportuna a una madre gestante que dio a luz a su hijo.

Edid participó del multitudinario II Corso y XI Marcha y Festival por la Vida – Piura 2019, en donde compartió su testimonio con los presentes y recibió el reconocimiento de parte de nuestro Arzobispo y las autoridades asistentes por su abnegada labor, su espíritu de servicio y su noble gesto. Junto con su emoción y alegría de poder participar de este gran evento, hizo un llamado a todos a comprometerse con toda vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, pero especialmente la de los más indefensos, los Niños por Nacer.

Su historia

Edid es oriunda de Pacaypampa, en Ayabaca, lo que le ha valido de mucho dado que conoce muy bien la realidad de la zona donde labora y la idiosincrasia de los pobladores del lugar. La formación que recibió en el seno de su hogar le ayudó a forjar un espíritu generoso y una firme vocación de servicio, incluso en algún momento sintió deseos de ser religiosa, pero los caminos de la vida la llevaron a convertirse en enfermera, y esto ocupa hoy gran parte de su tiempo porque su prioridad es salvar vidas.

A sus 26 años, Edid es madre de una pequeña de seis, y su vocación de servicio la lleva a desvivirse diariamente por atender sobre todo a los niños y niñas de los ocho caseríos ubicados en la jurisdicción del Centro de Salud donde se desempeña como serumista. “A ellos me dedico, veo su crecimiento y desarrollo, cómo va su psicología, si reciben alimentación adecuada de sus mamitas para evitar desnutrición crónica o anemia. Trabajamos con registros, así que si no llegan a la consulta cuando les toca, vamos a buscarlos. Sabemos que sus hogares no quedan cerca, algunos caseríos quedan a dos o tres horas del centro de salud. Por ello cuando no llegan a sus controles el personal de salud los busca en sus casas”.

El 07 de febrero de este año, Edid acompañada del técnico en enfermería Eugenio Cruz Peña, caminaron cerca de una hora y atravesaron descalzos el río Pizcan, en un acto de valor y generosidad, con la única intención de preservar la vida de Alejandrina y su bebé de dos días de nacido, llevándoles la atención que necesitaban. Recordando esa situación comenta además que: “La madre no fue al servicio así que decidí visitarla. Nos habíamos enterado de que había dado a luz dos días antes. Salimos a las dos de la tarde y llegamos como a las cuatro. En ese momento solo pensé que esa madre podría ser yo, y su pequeño bebé, mi hijo”.

Al recién nacido lo bautizaron con el nombre de Isaac, el de “la sonrisa de Dios”, el optimista el alegre. Él y su mamá fueron atendidos y evaluados por Edid, quien afirma decidida que ese viaje lo volvería a hacer una y mil veces, porque así entiende su trabajo. “Es nuestra labor, así esté en riesgo nuestra vida y salud, tenemos que atender por amor y con amor a los pacientes. Estoy convencida de eso. Por eso mi deseo es seguir trabajando en la prevención para ayudar a las personas que viven experiencias extremas y necesitan ayuda para mejorar sus vidas. La gente rural es con la que me identifico”.

Durante su participación en el multitudinario II Corso y XI Marcha y Festival por la Vida – Piura 2019, Edid nos dirigió estas sentidas palabras. «El día de hoy estamos reunidos con un solo propósito: Decirle Sí a la Vida. En nombre de los Niños por Nacer, los más pequeños e indefensos, quiero felicitar su presencia multitudinaria en esta Marcha por la Vida, para ser la voz de los que no tienen voz y así decir con fuerza: Somos Pro Vida. El 25 de marzo, día que se celebra internacionalmente el día del Niño por Nacer, el Papa Francisco manifestó que: «Vale la pena acoger a toda vida, por que cada persona humana vale la sangre de Cristo mismo. ¡No se puede despreciar lo que Dios ha amado tanto!». Esta conmemoración constituye además, parte importante de la promoción de la salud y prevención de la enfermedad, primer punto de los lineamientos de política sectorial del Ministerio de Salud, entre cuyos objetivos se considera el interés prioritario en lograr reducción de los indices de morbi-mortalidad infantil y materna. Es por ello que hay que resaltar la gran labor que realizan todos los que trabajamos en el Ministerio de Salud para seguir cumpliendo nuestro compromiso de salvar vidas, sobre todo la de los niños que están por nacer. La mejor manera de defender la vida humana es cuando la damos a conocer en toda su hermosura y en este día se refleja en las madres gestantes que nos acompañan con sus hijos en sus vientres. les invito a seguir el ejemplo de la Virgen María que dijo SI cuando le pidieron que se la Madre de Dios. No olvidemos que toda vida, siempre debe ser acogida, amada y ayudada. Que en este mes de mayo, mes de María, cuide, bendiga y proteja a todos los Niños por Nacer junto con sus madres. Queridos amigos gritemos a viva voz ¡Viva la Vida! ¡Vivan los Niños por Nacer!».

viernes 17 mayo, 2019