“UNA PENA SIN ESPERANZA NO ES HUMANA” – “TRAIGO DE PARTE DEL PAPA FRANCISCO UN BESO PARA CADA UNO DE USTEDES”

Nuncio Apostólico en el Perú visita Penal de Río Seco y el Bajo Piura

09 de abril de 2018 (Oficina de Prensa).- Hoy por la mañana, Monseñor Nicola Girasoli, Nuncio Apostólico en el Perú visitó acompañado de Monseñor José Antonio Eguren S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura a los internos del Centro Penitenciario Río Seco en nuestra ciudad, en donde se celebró la Santa Misa junto con más de 1,000 hermanos internos. Estuvieron presentes en la Eucaristía el Ingeniero Otón García Jave, Secretario Ejecutivo de la Diaconía para la Justicia y la Paz, el Señor Amador Alfaro Bellodas Director del Establecimiento Penitenciario de Piura así como los miembros de la Pastoral Carcelaria, los trabajadores y profesionales que laboran diariamente en este Penal. Además participaron los representantes de todos los pabellones del centro penitenciario que actualmente alberga a una población superior a los 3,800 internos, entre ellos algunos miembros de los grupos evangélicos, dando así una hermosa manifestación de comunión en nuestra común fe en el Señor Jesús.

Durante su homilía Monseñor Girasoli conminó a los internos a no perder la esperanza a pesar de lo que significa el haber perdido su libertad física, porque “una pena sin esperanza no es humana”. También les recordó que aunque estén recluidos no han perdido su dignidad de hijos de Dios. Asimismo les hizo presente que El Papa Francisco sabía de esta visita y les enviaba sus oraciones y su bendición por todos ellos. El Señor Nuncio animó a los internos a continuar su rehabilitación y les recordó que lo mejor de sus vidas se inicia al recuperar su libertad, porque a pesar de todo, Jesús los ama y su amor misericordioso es capaz de hacer de todos ellos hombres nuevos.

Entrega de Biblias y Kits de Aseo Personal

Concluida la Santa Misa, el interno Henry Junior Farfán Romero, en representación de todos sus compañeros, dirigió unas emotivas palabras de agradecimiento al Señor Nuncio y a Monseñor Eguren, quienes posteriormente hicieron entrega personal de más de 1,200 kits conteniendo útiles de aseo personal para los internos presentes, así como un nuevo lote de 300 biblias. Nuestro Arzobispo explicó que estos kits han sido preparados gracias a la generosa colaboración de los alumnos de los ocho colegios que integran el Consorcio Arquidiocesano de Colegios Parroquiales así como por la colecta de solidaridad realizada entre los fieles de las diferentes parroquias de nuestra Arquidiócesis quienes muestran de esta manera su solidaridad y cercanía para con sus hermanos encarcelados.

Finalmente el Señor Nuncio visitó, acompañado de nuestro Pastor, los pabellones donde tuvo la oportunidad de elogiar el trabajo que viene realizando la Diaconía para la Justicia y la Paz, que depende del Arzobispado de Piura, a través del Programa CREO (Construyendo Rutas de Esperanza y Oportunidades) cuyos miembros obsequiaron hermosas artesanías al Señor Nuncio quien agradeció emocionado el gesto dando su bendición a todos y cada uno de los internos.

NUNCIO VISITA A LOS DAMNIFICADOS DEL BAJO PIURA Y DA INICIO A PROYECTO DE “VIVIENDAS SALUDABLES”

Por la tarde miles de familias, niños y ancianos damnificados del Caserío Pedregal Chico (Catacaos) se reunieron en medio de un clima de profundo alegría para recibir a Monseñor Girasoli, quien presidió la Ceremonia de Inicio del Proyecto “Viviendas Saludables” que Cáritas Piura viene trabajando gracias al apoyo del Gobierno Regional de Trento (Italia) y las Misiones Franciscanas de esa ciudad italiana. Este importante proyecto beneficiará a 70 familias de esta zona con la construcción de viviendas que serán edificadas con ingeniería y tecnología de punta que usará un sistema constructivo en planchas de OSB, material que tras las pruebas efectuadas ha demostrado ser el mejor para las condiciones climáticas de nuestra región.

Dios nunca los ha abandonado

En la ceremonia estuvieron presentes el R.P. Pedro Talledo Nizama, Secretario General de Cáritas Piura, el Ing. Carlos Zapata Crisanto, Secretario Adjunto, los colaboradores de nuestra Cáritas Arquidiocesana, el R.P. Manuel Castro Sosa, Párroco de Catacaos, sus vicarios parroquiales, las principales autoridades civiles de la zona, niños integrantes del programa “Yo rezo el Rosario, porque ella es mi Madre”, así como delegaciones de los Centros Poblados San Pedro, Buenos Aires, Cristo Viene I, Cristo Viene II, Túpac Amaru y San José, pertenecientes también a este distrito del Bajo Piura. La señora Araceli Chero, Teniente Gobernadora del lugar, dirigió unas palabras de agradecimiento en nombre de todos los pobladores a los ilustres visitantes, agradeciéndoles tanto por su presencia como por la ayuda que permanentemente y desde un primer momento viene brindando la Iglesia a través de nuestra Cáritas Arquidiocesana a todos los pobladores damnificados del Bajo Piura. Nuestro Arzobispo, quien estuvo en todo momento acompañando al Señor Nuncio, les agradeció por el testimonio de unidad que han dado al mundo, y los invitó a estar muy agradecidos con el Señor que nunca los abandonó, ni siquiera en los momentos más duros. En otro momento, rindió público homenaje a la señora Brenda Carolina Garrido Sandoval, madre de Moisés Nizama Garrido, quien es conocido entre los pobladores como el “Moisés” del Bajo Piura, asimismo hizo entrega de un nuevo lote de 240 biblias para las familias de este caserío y aseguró que muy pronto se comenzará a trabajar en un proyecto para mejorar la infraestructura de la Capilla de la zona. Posteriormente los integrantes de Cáritas hicieron entrega a las familias beneficiadas una donación consistente en paquetes familiares de alimentos y herramientas para el trabajo en el campo.

El Papa está con ustedes

El señor Santiago Chero Flores, sobreviviente del desborde del Río Piura que devastó este caserío el 27 de marzo del 2017, le narró a Monseñor Girasoli los terribles momentos vividos por las familias que lo perdieron todo, teniendo que abandonar sus hogares para salvar sus vidas y destacó la gran bendición que ha significado para ellos el que a pesar de haber sido el epicentro del desastre, han permanecido firmes, y ahora su pueblo ha renacido de entre el barro, se levanta unido con la firme esperanza de reconstruir lo perdido y seguros de que Dios está con ellos. El Señor Nuncio les hizo saber que traía consigo el beso del Papa Francisco para cada uno de ellos, su completa solidaridad y el firme deseo de permanecer unido a ellos en oración. Finalmente y visiblemente emocionado colocó la primera piedra del Proyecto “Viviendas Saludables” que ahora se inicia oficialmente en este lugar. 

lunes 9 abril, 2018