“UNA CARMELITA ESTA LLAMADA A AMAR SIGUIENDO A JESÚS, EL AMOR VERDADERO”

Profesa una nueva vocación carmelitana de Piura

carmelitas-2

01 de mayo de 2016 (Oficina de Prensa).- Hoy VI domingo de Pascua, con gran alegría y acompañada por su comunidad religiosa, sus familiares y amigos, la hermana Blanca Teresita del Niño Jesús O.C.D. emitió sus votos simples en una Santa Misa presidida por nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., en el Monasterio “Santa Teresita del Niño Jesús” de Piura. La hermana Blanca Teresita del Niño Jesús es la segunda vocación carmelitana de Piura e ingresó a este monasterio el 8 de abril de 2012. Su hermano es un futuro sacerdote de nuestra Arquidiócesis, el seminarista Luis Gustavo Ruíz Huertas, quien ya ha culminado sus estudios filosóficos y teológicos y actualmente se encuentra realizando los estudios de Licenciatura en Teología.

carmelitas-13Durante su homilía nuestro Arzobispo, dirigiéndose a Sor Blanca, le dijo: “Querida Sor Blanca Teresita del Niño Jesús: Hoy es un día muy hermoso en tu vida, comparable al día en que naciste o fuiste bautizada. Es el día en que emites tus votos simples en la Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo. Un paso que te acerca a tu entrega perpetua y total a tu amado Jesús en el tiempo y en la eternidad, es decir a «ser totalmente de Dios y entregarte a Él y a su servicio por amor» (Teresa Benedicta de la Cruz). Aun cuando el paso que das es temporal desde ya repite hoy y siempre con Santa Teresita del Niño Jesús: «Estoy aquí para siempre, para siempre»”.

carmelitas-6Monseñor Eguren continuó diciendo: “Tu vocación carmelitana es bella. Ella tiene una sólida base: ser esposa del Crucificado. Un núcleo contemplativo: la oración oculta y anónima a los ojos del mundo, porque ser carmelita implica serlo sólo por Jesús y para Jesús. Y finalmente posee un dinamismo apostólico: ¿A qué se viene al Carmelo?, pregunta Santa Teresa de Jesús en su «Camino de Perfección»: se viene a orar y a sacrificarse por las almas. Al Carmelo se viene para orar por las almas que se pierden. «Daría gustosa mil vidas por salvar una» (Santa Teresa de Jesús). A lo que Santa Teresita del Niño Jesús añadía: al Carmelo se viene a orar por los sacerdotes, para que estén a la altura de su misión. Orar por los sacerdotes, por los llamados a ser la sal de la tierra. «Que hermosa es la vocación que tiene como objeto conservar la sal destinada a las almas. Y esta es la vocación del Carmelo, pues el único fin de nuestras oraciones y nuestros sacrificios es ser apóstoles de apóstoles» (Santa Teresita del Niño Jesús). Tu vocación se resume en una palabra: Amar siguiendo a Jesús el Amor verdadero crucificado. Para ello vive bajo la sombra de la Cruz. La Cruz te ayudará a desplegar tu vida en el Amor. Estás llamada a ser en el corazón de la Iglesia tu Madre, el amor, y amando dar vida a las extremidades más remotas del Cuerpo Místico de Cristo, como Santa Teresita del Niño Jesús”.

carmelitas-4“Tu vida consagrada como carmelita va a estar enraizada profundamente en los ejemplos de Cristo el Señor. Con tu profesión, los consejos evangélicos, es decir, los rasgos característicos y distintivos de Cristo –casto, pobre y obediente- se harán los rasgos distintivos de tu vida. A través de la castidad el corazón de tu Esposo será sólo para ti, como el tuyo lo será para Él (Santa Teresita del Niño Jesús). Por tu pobreza, tu única riqueza serán siempre Jesús, tus hermanas, y las almas por quienes vas a orar y sacrificarte. Pobre: siempre pequeña e indigente, necesitada del amor gratuito de Dios, como el niño del cuidado de sus padres. Por tu obediencia, podrás abrirte en todo momento a las exigencias de la voluntad salvífica de Dios en tu vida. No olvides: la voz de la Superiora es la voz de Dios. El que obedece nunca se equivoca. Es la dimensión positiva y liberadora de los votos que ahora pronunciarás de manera temporal y mañana Dios mediante de manera definitiva”, añadió nuestro Pastor.

carmelitas-1Al finalizar su homilía nuestro Arzobispo expresó: “Para concluir quiero darte tres consejos finales: Confía siempre en Dios porque «Él sabe lo que será de mí. Por eso no necesito preocuparme» (Santa Teresa Benedicta de la Cruz). Camina entonces siempre de la mano con Él. Y para ello sé dócil al Espíritu Santo, que como nos ha dicho Jesús en el Evangelio es nuestro abogado y el que nos conduce a la Verdad consumada. En segundo lugar sé muy generosa: lo ordinario hazlo extraordinariamente bien. Y finalmente sigue el modelo de Santa María: Madre y perfecta Discípula. A Ella conságrate para que te ayude en tu proceso de configuración con Jesús, y en su escuela aprende a ser una carmelita oyente de la Palabra, orante y oferente. Eres la segunda vocación de este Carmelo piurano a quién sigue en breve una tercera. Qué alegría. Que tu entrega sea fuente de muchas más vocaciones carmelitanas y que San José a quien recordamos este 1 de mayo, custodie en tu vida y corazón a Jesús, y tu fidelidad”.

carmelitas-5

carmelitas-7

carmelitas-3

carmelitas-9

carmelitas-12

carmelitas-8

carmelitas-11

carmelitas-10

domingo 1 mayo, 2016