UN MAR DE JÓVENES RINDIÓ HOMENAJE A LA VIRGEN DE LAS MERCEDES

Arzobispo presidió Santa Misa en Paita

14 de septiembre de 2019 (Oficina de Prensa).- Bajo el lema “María, alma misionera…los jóvenes contigo”, un mar de jóvenes provenientes de las diferentes parroquias, movimientos eclesiales, grupos juveniles e instituciones educativas escolares y universitarias de Paita, Piura, Talara, Sullana y Bajo Piura, participaron como todos los años de la peregrinación mariana hasta la provincia de Paita para encontrarse con Nuestra Señora de las Mercedes, nuestra querida “Mechita”, con ocasión de celebrarse su gran fiesta el próximo 24 de septiembre. Esta peregrinación es impulsada por la Equipo Arquidiocesano de Pastoral Juvenil, cuyo encargado es el R.P. Tito Zapata Olivares.

Los jóvenes visitan a su Madre del cielo

Muy de madrugada los miles de jóvenes se congregaron en el Cruce de la Tortuga, junto con los alumnos del Consorcio Arquidiocesano de Colegios Parroquiales y luego todos unidos iniciaron la peregrinación hacia la Parroquia “San Francisco de Asís”, en el centro de Paita. Ellos avanzaban, cargando en hombros la hermosa imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de la Parroquia San Lucas de Colán, rezando el Santo Rosario, entonando alegres cantos, y gritando lemas y vivas a la Virgen. A su llegada participaron con gran fervor y recogimiento de la Santa Misa que fue presidida por nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., y concelebrada por el R.P. Tito Zapata Olivares, y el R.P. Pedro Chully Chunga, Vicario Foráneo de Paita y Rector del Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes, junto a varios sacerdotes que desde muy temprano brindaron el sacramento de la confesión a los jóvenes peregrinos.

Durante su homilía, Monseñor Eguren se dirigió a los jóvenes presentes exhortándolos a tener plena confianza en la Virgen: “Queridos jóvenes, en esta mañana en que por varias horas han peregrinado al encuentro de La Mechita, no tengan reparo en abrir sus corazones a la Virgen, para invocar su poder de intercesión ante su Hijo Jesucristo por sus intenciones y necesidades. Los dos brazos abiertos de par en par en la imagen de Nuestra Señora de Las Mercedes, son toda una señal que nos invita a confiar siempre en Ella. Es como si María nos dijera: «hijo mío, ven a mí. Yo soy tu Madre y me preocupo siempre por ti. Reclina en mi Inmaculado Corazón todas tus preocupaciones, intenciones y necesidades»».

“En esta mañana -continuó nuestro Pastor- quiero solo reflexionar con ustedes en dos frases del evangelio. Una es de Jesús, la otra de María. La de Jesús es la que pronunció en la cruz: «hijo, eh ahí a tu Madre». Con esta frase Jesús nos reveló que su Madre es también nuestra Madre, porque el Sí de la anunciación, al hacer posible el misterio de la encarnación, hizo también posible que pasemos de la muerte a la vida. Por eso, María es realmente nuestra Madre en el orden de la gracia. Estas palabras de Cristo en la cruz son también toda una invitación del Señor a que honremos y amemos a María como Jesús la honra y la ama, para que algún día podamos exclamar «la amo yo, pero no yo, es el Señor Jesús quién la ama en mi»».

María nos pide seguir siempre a Jesús

“Querido joven que estás a los pies de la Mechita, Ella también te dirige hoy una palabra que es toda una exhortación a la fe y a la obediencia para con su Hijo Jesucristo: «Haz siempre lo que mi Hijo te diga». Ella que le dio un Sí generoso y total al plan de Dios en su vida, sabe mejor que nadie que creer en su Hijo y creerle a su Hijo es el camino de la auténtica libertad, felicidad y salvación. Por eso, hoy María te exhorta a que sigas a Jesús con total generosidad. Solo así serán ustedes el rostro joven de la Iglesia. Solo así podrán construir un mundo mejor al que están recibiendo, un mundo más justo, más fraterno, más honesto y más solidario. Queridos jóvenes, así como María no tuvo miedo de seguir a Jesús, ustedes tampoco. Lleven una vida cristiana sería y responsable. Vayan contra la corriente del mundo. Den un abierto y valiente testimonio de Jesús. Vivan la pureza, sean misericordiosos y caritativos con los más pobres y necesitados, participen activamente de la vida de la iglesia en sus parroquias y desde ahora según sus posibilidades y capacidades vayan edificando la tan ansiada civilización del amor en el Perú”, acotó nuestro Arzobispo.

Finalmente Monseñor Eguren, felicitó a los jóvenes presentes por su participación en la peregrinación y todo el esfuerzo realizado, caminando largos tramos y perseverando a pesar del cansancio, el fuerte sol, el hambre y la sed. Con esta multitudinaria participación juvenil queda manifiesta una vez más la vitalidad de la Iglesia, y el que los jóvenes de nuestra Arquidiócesis son profundamente eucarísticos y marianos.

Testimonios de jóvenes participantes

Para María Alejandra Chozo, alumna del quinto de secundaria del Colegio Parroquial Nuestra Señora de las Mercedes de Bellavista en Sullana, esta peregrinación ha sido muy especial: “Esta es la tercera vez que participo en esta peregrinación juvenil con mis compañeros del colegio, pero en esta oportunidad ha sido una experiencia especial. Desde que salimos de Sullana llevaba en mi corazón las ansias de ver a la Virgen, rezar frente a ella y pedirle por mi familia. Han sido varias horas de viaje y caminata, el cuerpo está casado, pero llevo mi corazón contento. Pude ver a mi Madre del cielo y decirle simplemente: «Aquí estoy Mamita Meche. Gracias por todo»”.

Jhonny Javier Anton Galán, es un joven coordinador de la pastoral juvenil de la parroquia San Francisco de Asís de Bernal. Él nos cuenta su experiencia: “Creo que todos en el equipo organizador nos levantamos hoy con la emoción de que teníamos una gran misión por delante. Le doy gracias a Dios por permitirme poder participar un año más en la peregrinación, pero también a mis padres por apoyarme en esta misión. A lo largo de esta peregrinación hemos podido experimentar el amor que la juventud de nuestra Arquidiócesis le tiene a nuestra Madre María. Han sido inolvidables horas que quedarán grabadas en las mentes y corazones de todos los cerca de 5000 jóvenes que hoy han podido vivir un momento de oración, alabanza y confraternidad. Ha sido muy emocionante, sobre todo el mensaje de nuestro Monseñor José Antonio, que siempre nos brinda palabras de aliento para no desmayar en esta misión”.

sábado 14 septiembre, 2019