“TUMBES VIVIÓ GRAN FIESTA DEL ESPÍRITU EN PLENO ADVIENTO”

Arzobispo presidió multitudinaria Misa donde 1208 jóvenes fueron confirmados

11 de diciembre de 2017 (Oficina de Prensa).- Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura visitó la ciudad de Tumbes, donde en un ambiente de gran alegría y profundo fervor presidió la Santa Misa correspondiente al II Domingo de Adviento en la que recibieron la plenitud del Espíritu Santo 1,208 confirmandos, entre jóvenes, adultos y un grupo de hermanos discapacitados, pertenecientes a todas las parroquias de Tumbes, Zarumilla, Corrales y Zorritos. La celebración eucarística se realizó en el Coliseo Municipal de Puyango y fue concelebrada por todos los sacerdotes de esta Vicaría Foránea. Participaron también una gran multitud de fieles cristianos que se unieron a los padrinos, catequistas, familiares y amigos de los confirmandos.

Que cuando el Señor llegue nos encuentre en paz con Él, inmaculados e irreprochables

Al iniciar su homilía nuestro Pastor destacó la lectura tomada de la segunda Carta del Apóstol San Pedro (ver 2 Pe 3, 8-14) y dirigiéndose a todos los presentes les dijo: “El Adviento no sólo nos prepara para la Navidad, también busca prepararnos para la última y definitiva venida de Nuestro Señor Jesucristo, ya no en la humildad de nuestra carne mortal, sino en majestad y gloria, para juzgar a vivos y muertos. San Pedro ha sido claro en decirnos que el «Señor no tarda en cumplir su promesa, como creen algunos. Lo que ocurre es que tiene mucha paciencia con vosotros, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan. Pero el día del Señor llegará como un ladrón». Por ello nos conviene llevar desde ahora una vida santa y piadosa para que cuando Él llegue, y los elementos de este mundo se desintegren, nos encuentre en paz con Él, inmaculados e irreprochables. Queridos hermanos de la confirmación, uno de los siete dones del Espíritu Santo que hoy recibirán es el don de la piedad. La piedad es el amor a Dios, por la que el ser humano reverencia a su Señor con devoción y filial afecto, y busca extender este amor de hijos a todos. Aquí tienen un modo muy concreto de vivir vuestra confirmación”.

El mundo necesita de nuevos Juan el Bautista

Prosiguiendo con su homilía nuestro Arzobispo dijo: “El Adviento nos presenta a varios personajes, entre ellos a San Juan el Bautista, el precursor del Señor (ver Mc 1, 1-8). Su figura es siempre actual y necesaria. A San Juan sólo lo consumía una cosa: realizar bien su misión que consistía en preparar los caminos al Señor. Queridos confirmandos: mi deseo es que el sacramento de la confirmación que ahora van a recibir los transforme a semejanza de San Juan el Bautista. El mundo de hoy necesita de nuevos profetas que como él saquen a las personas del olvido del amor de Dios, es decir de la indiferencia religiosa. Hoy son muchos los que viven como si Dios no existiera y se hubiera manifestado plenamente en su Hijo, nuestro Señor Jesucristo. Que por sus palabras y modo de vida, a semejanza de Juan que predicaba con pasión la verdad, denunciaba el pecado pero a la vez anunciaba la inminencia de la salvación, ustedes sacudan conciencias, remezcan corazones, vuelvan a todos los que puedan al amor de Dios manifestado en Cristo Jesús. Que como él, lleven una vida sencilla, austera pero feliz con Cristo. Que como él estén dispuestos a testimoniar a Jesús aunque ello les cauce contrariedades. Pero sobre todo anuncien a Jesús con humildad, conscientes que ustedes son sólo una voz que clama en el desierto, que trabajan para Jesús y Su Iglesia y que son simplemente un camino que se recorre para que otros encuentren al Señor y en Él la vida verdadera. Pongo en el corazón de la Inmaculada el don de vuestra confirmación. Que Ella los guíe y eduque a tener un corazón totalmente entregado a su Hijo y a los hermanos por medio de la caridad y la misericordia”.

Oraciones por el Papa Francisco

Al final de la Santa Misa, el entero coliseo de Puyango con más de 5,000 asistentes rezó intensamente por el Papa Francisco y por los frutos de su próximo viaje apostólico al Perú. Fue un momento muy emotivo donde se pidió por la salud, la santidad e intenciones del Santo Padre que el próximo domingo 17 de diciembre cumplirá años.

lunes 11 diciembre, 2017