“TODOS SOMOS ENVIADOS A ANUNCIAR A CRISTO”

Domingo XIV del Tiempo Ordinario

domingo-XIV-ordinario-1

04 de julio de 2016 (Oficina de Prensa).- Nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió la Santa Misa correspondiente al XIV Domingo del Tiempo Ordinario en la Basílica Catedral de Piura.

domingo-XIV-ordinario-8Al iniciar su homilía y reflexionando en el mensaje del evangelio del día nuestro Pastor resaltó que: “El Evangelio de hoy (ver Lc 10, 1-12,17-20), nos presenta el envío por parte del Señor Jesús de otros 72 discípulos a quienes envía de dos en dos a prepararle el camino en aquellas ciudades a las cuales tenía la intención de visitar para anunciar el Reino de Dios. Estos discípulos, son discípulos que creen en Jesús y que han sido preparados para la misión. Son discípulos que están dispuestos a sufrir por Cristo, a padecer peligros, estrecheces y molestias: «Miren que los envío como corderos en medio de lobos. No lleven bolsa, ni alforja, ni sandalias». Jesús es bien claro en decirles que la misión que les confía les exigirá total dedicación: «Y no saluden a nadie por el camino»”.

“¿Qué mensaje deben anunciar estos enviados? ¿Qué acciones deben realizar? Deben anunciar el mismo mensaje y hacer las mismas acciones de Jesús: «En la ciudad que entréis curad a los enfermos que haya y díganles: El Reino de Dios está cerca de ustedes». ¿Qué enseñanza nos deja el evangelio de hoy? Que la Iglesia está conformada por apóstoles, es decir por enviados. Ningún miembro de la Iglesia, es decir ningún bautizado y confirmado debe considerarse dispensado de la misión de anunciar al Señor Jesús y de prepararle el camino a su última y definitiva venida”, acotó Monseñor Eguren.

domingo-XIV-ordinario-7“Cuando proclamamos el Credo -continuó nuestro Arzobispo- decimos que creemos en la Iglesia que es Una, Santa, Católica y Apostólica. Cuando confesamos que la Iglesia es Apostólica lo que decimos es que Ella está fundamentada en la fe de los Doce Apóstoles, pero también queremos decir que todos sus miembros son apóstoles de Cristo. ¿Me descubro apóstol de Jesús? ¿Le anuncio? ¿Doy testimonio del Señor y me presento abiertamente como discípulo suyo en los ambientes donde me desenvuelvo a diario? ¿Defiendo a su Iglesia y a su doctrina? Hermanos incumbe a todos, y por tanto también a los laicos, el deber de colaborar para que la misión salvífica que Cristo encomendó a su Iglesia alcance más y más a todos los hombres de todos los tiempos y en todos los ambientes de la sociedad; especialmente alcance a los bautizados alejados. No nos olvidemos que la Iglesia crece por atracción. De ahí la importancia de anunciar a Jesús sobre todo con la santidad de nuestra vida”.

domingo-XIV-ordinario-3Al concluir su homilía, nuestro Pastor exhortó a los fieles presentes a ser apóstoles misioneros que no teman salir al mundo: “Con el Papa Francisco les digo: Prefiero mil veces una Iglesia accidentada y no una Iglesia enferma. Una Iglesia que tenga el valor de arriesgar para salir y no una Iglesia cerrada en sí misma. ¿De dónde nos viene la fuerza para la misión? De saber que Él camina con nosotros. Sí, Jesús nos envía pero no nos deja solos. Nuestra fuerza para la misión procede de tener la certeza que Él camina con nosotros, nos precede. Y junto con Él, como Estrella de la Nueva Evangelización, nos guía y acompaña nuestra Madre Santísima, la Reina y Madre de los Apóstoles”.

domingo-XIV-ordinario-2

domingo-XIV-ordinario-5

domingo-XIV-ordinario-6

lunes 4 julio, 2016