SIN MISERICORDIA SÓLO HAY OSCURIDAD Y CEGUERA

Arzobispo recuerda a las Misioneras martirizadas en Yemen

todos-de-pie

06 de marzo de 2016 (Oficina de Prensa).- Hoy en la Basílica Catedral de Piura, nuestro Arzobispo Mons. José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., celebró la Santa Misa correspondiente al Domingo IV de Cuaresma o “Laetare”, que nos invita a la alegría ante la proximidad de la gran fiesta de la Pascua. Asimismo un grupo de catecúmenos realizó sus segundos escrutinios como preparación para recibir los sacramentos de la Iniciación Cristiana.

evangeliarioAl iniciar su homilía Monseñor Eguren dijo a los presentes: “Recorriendo nuestro camino cuaresmal hacia la Pascua, acompañando a nuestro queridos catecúmenos, hoy en el domingo de la alegría en medio de la penitencia, reflexionamos en el bello milagro obrado por Jesús de la curación de un ciego de nacimiento (Jn 9, 1-41). Es un relato extenso pero intenso que llega a su punto culminante cuando el ciego curado le dice a Jesús: «Creo, Señor…Y se postró ante él». El ciego ha pasado de la recuperación de la vista física a la luz plena de la fe. Si el pecado es ceguera espiritual, tinieblas, y prisión en el propio orgullo, la fe en el Señor Jesús es aquella luz divina que nos hace capaces de vivir en la verdad y en el amor, y así ser libres y felices. Queridos hermanos, dejémonos curar por Jesús, que puede y quiere darnos la luz de Dios. Confesemos nuestra ceguera, nuestra miopía y, sobre todo, lo que la Biblia llama el «gran pecado» (ver Sal 19, 14): el orgullo. Queridos catecúmenos junto con el agua de la samaritana, la luz es símbolo del bautismo que recibirán la noche santa de Pascua, sacramento que los liberará de la ceguera pecado dándoles la vida eterna”.

angulo“La curación del ciego – continuó diciendo nuestro Pastor – ocasiona una enardecida discusión porque es realizada en día sábado violando Jesús, según los fariseos, el precepto festivo. Una discusión que llevará a que tanto el Señor como el ciego de nacimiento sean expulsados de la sinagoga. Pero este milagro da ocasión a una de las más hermosas revelaciones de quién es Jesús: «Yo soy la luz del mundo» (Jn 9, 4-5). Jesús es la Verdad. Sólo Él muestra en plenitud el misterio de Dios y el misterio de la persona humana. Sólo en Él puedo conocer mi identidad y saber lo que tengo que hacer para ser libre, feliz y alcanzar la salvación. ¿Cuál será mi actitud frente a Jesús? ¿El orgullo de los fariseos que aferrados a sus pensamientos, a su ideología, a su autosuficiencia de creer saber más y mejor que Dios, no son capaces de abrirse al don de la fe en Cristo y son en realidad los verdaderos ciegos? ¿O la humildad del ciego de nacimiento que confiesa con sinceridad y valor: «Creo, Señor»?”.

padre-nuestro“Sin Misericordia sólo hay oscuridad y ceguera. Por ello en este Año Jubilar como el Ciego de Nacimiento, dejemos que se produzca el maravilloso encuentro entre nuestra miseria y la misericordia de Dios. El Padre por medio de Jesús su Hijo, nos quiere sacar de la indigencia en la que nos encontramos, y de la cual somos incapaces de salir por nosotros mismos. Para que Él nos llene con el don de su misericordia debemos reconocer nuestro pecado, nuestra ceguera, nuestra miseria. No podemos ser orgullosos y soberbios como los fariseos quienes no se sienten necesitados de perdón. Más bien seamos humildes, reconozcamos nuestro pecado y la necesidad de ser perdonados. Que nos ayude en esto María Santísima, la cual, al engendrar a Cristo en la carne, dio al mundo la verdadera luz”, expresó Monseñor Eguren.

Recuerdo y oración por las Misioneras de la Caridad y el Fenómeno “EL Niño”

rodillasDurante su homilía nuestro Pastor se unió al pesar y dolor de la Iglesia y del Papa Francisco por el martirio, el viernes pasado, de cuatro religiosas Misioneras de la Caridad, integrantes de la congregación de la beata Madre Teresa de Calcuta, quienes fueron asesinadas en Adén (Yemen) por extremistas musulmanes cuando cuidaban ancianos. Haciendo suyas las palabras del Papa dijo: “Oremos para que esta masacre sin sentido despierte las conciencias, de lugar a un cambio de corazón, e inspire a todas las partes a deponer las armas y tomar el camino del diálogo”.

comunionFinalmente pidió a los fieles: “Sigamos rogando en nuestra oración al Creador, para que aleje de nosotros un Fenómeno “El Niño” extremadamente severo o extraordinario que sólo siembra muerte y destrucción. Que más bien nos conceda la gracia de un tiempo sereno con suficiente lluvia, tan necesaria para nuestra subsistencia y para la fecundidad de nuestros campos y sobrevivencia de nuestro ganado”.

Cabe resaltar que al finalizar la Santa Misa, nuestro Arzobispo tomó juramento a los hermanos de la Hermandad del Señor de los Milagros de Piura que conforman la nueva Directiva para el periodo 2016-2018, comprometiéndose todos ellos ante el Señor a cumplir con fidelidad y entrega generosa el servicio que les ha sido confiado.

catecumenos-2

juramentacion

domingo 6 marzo, 2016