SIN JESÚS EL HOMBRE ES CIEGO A LA VERDAD

Domingo IV de Cuaresma

     _DSC0671

16 de marzo de 2015 (Oficina de Prensa).- El día de ayer en la basílica Catedral de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. celebró la Santa Misa correspondiente al Domingo IV de Cuaresma o Laetare, que nos invita a la alegría ante la proximidad de la gran fiesta de la Pascua. Asimismo un grupo de catecúmenos realizó sus segundos escrutinios como preparación para recibir los sacramentos de la Iniciación Cristiana.

IMG_4457Al inicio de su homilía nuestro Arzobispo dijo a los presentes: “Queridos catecúmenos, hermanos y hermanas todos en Cristo, Luz del mundo: el Evangelio de hoy sobre la milagrosa curación del ciego de nacimiento (ver Jn 9, 1-41), nos ayuda a comprender que el ser humano sin Jesús es ciego a la Verdad, pero cuando con humildad se encuentra con el Señor y con su Iglesia, y le rinde el homenaje de su fe recobra la capacidad de ver auténticamente y de conocer el misterio de Dios-Amor, así como su propio misterio y el del mundo, para encaminar su propia vida y la creación por los auténticos caminos de la libertad, de la felicidad y de la salvación. En la vida del ciego de nacimiento más importante que recuperar la vista física fue llegar a la plena luz de la fe: ¿Crees en el Hijo del hombre? Creo Señor, dijo el ciego, y se postró ante Él”.

“El hombre contemporáneo – continuó diciendo nuestro Pastor – se parece mucho a los fariseos del Evangelio de hoy, quienes viendo no ven. Bástenos ver cómo el ser humano de hoy está prisionero de la mentira hecha existencia, es decir, vive su vida creyéndose lo que no es: su cuerpo, sus personajes, incluso sus pensamientos e ideologías. Desprecia la verdad y cede ante tantas esclavitudes que denigran su propia dignidad humana y la dignidad de sus hermanos. Llama al mal bien y al bien mal. No sólo rechaza la verdad revelada sino también la verdad natural cediendo a aberraciones como el aborto, la eutanasia, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la injusticia, la violencia, etc. La Cuaresma es ocasión preciosa para liberarnos de la esclavitud de Satanás, el Príncipe de la mentira, y abrirnos a la fe en Cristo el hombre nuevo, la Luz del mundo, aquél que revela el hombre al propio hombre y le muestra la belleza de su vocación y misión”.

IMG_4446Más adelante Monseñor Eguren se refirió a la actitud del hombre ciego del evangelio: “Algo que me llama mucho la atención en este relato evangélico es la firmeza del ciego curado. A pesar de los interrogatorios y la presión a la que es sometido, a pesar del desprecio de sus padres, de los insultos que recibe, e incluso sufrir la expulsión de la sinagoga, él se mantiene firme, no cede al qué dirán, no hay cobardía en él: “Eso es lo extraño, que ustedes no sepan de dónde es y que me haya abierto a mí los ojos”, dirá el ciego de nacimiento. Me pregunto: ¿Somos así cuando se trata de confesar a Jesús en medio de mundo? ¿Estamos dispuestos a dar testimonio de la Luz, a ser fieles a la Verdad que es Cristo en medio de la ceguera y de la mentira, aunque ello pueda acarrearnos persecución, insultos y expulsiones de la vida social y laboral?”.

Finalmente nuestro Arzobispo nos exhortó: “En este IV Domingo de Cuaresma, ya recorrido más de la mitad del camino cuaresmal, día de alegría en medio de la penitencia simbolizado en las vestiduras rosadas de la liturgia, preguntémonos: ¿He sabido aprovechar este tiempo para acercarme más al Señor y a su misericordia con mi oración y confesión sacramental? ¿He estado viniendo a Misa todos los domingos y he visitado a Jesús en el sagrario? ¿Me he acercado con misericordia y caridad a los demás? ¿He sabido perdonar al que me ha ofendido y pedido perdón al que yo he ofendido? ¿He sido generoso con todos especialmente con los más pobres? ¿He combatido mi pecado y me he esforzado por ser coherente con la fe que profeso? Son algunas preguntas para que aprovechemos lo que aún falta de la Cuaresma, porque ya se acercan las fiestas pascuales y tenemos que resucitar con Cristo a la vida nueva”.

IMG_4469Al concluir su homilía Monseñor Eguren hizo una invitación a todos los fieles a participar activamente de la VIII Gran Marcha y Festival por la Vida – Piura 2015, a realizarse el próximo sábado 21 de marzo a partir de las 4.00 pm  en el Óvalo Bolognesi, y cuyo lema es: Cuando lo tengas en tus brazos tu alegría será grandiosa”. Es una maravillosa ocasión para celebrar el don de toda vida humana, desde su concepción hasta su fin natural. Todos estamos llamados a sumarnos a esta buena causa, no sólo los cristianos, sino todas las personas de buena voluntad y corazón que deseen decirle SÍ a la vida y NO al aborto.

lunes 16 marzo, 2015