“SÍGUEME” AQUEL QUE SE LO DA TODO, LO RECIBE TODO

Arzobispo da inicio a los solemnes cultos al Señor de los Milagros

14 de octubre de 2018 (Oficina de Prensa). – La mañana de hoy, en la Basílica Catedral de nuestra ciudad, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa en el Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario, la cual fue especialmente ofrecida en acción de gracias por el 24º Aniversario Institucional de la Sede en Piura de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (SUNARP). Participaron de la celebración el Señor José Luis Quilcate Tirado, Jefe Zonal de la SUNARP, quien estuvo acompañado de todo el personal y funcionarios que laboran en esta Zona Registral Nº 1, así como gran cantidad de fieles devotos del Señor de los Milagros que ya se encuentra en la Catedral a la espera de salir para derramar bendiciones en su primer gran recorrido procesional por las calles de nuestra ciudad el próximo jueves 18 de este mes.

Aquel que se lo da todo, lo recibe todo

Al iniciar su homilía y reflexionando en el mensaje del evangelio, nuestro Pastor señaló: “«Sígueme». Desde la Cruz, el Señor de los Milagros nos mira hoy también con amor y nos dirige este apremiante llamado a todos y a cada uno de nosotros, ahora que damos inicio a sus solemnes cultos. «Sígueme». Esta radical palabra del Señor debemos considerarla como la clave para comprender nuestra vida cristiana, cual fuere nuestro estado de vida y la particular vocación a la que el Señor nos haya llamado, pues el seguimiento de Cristo supone tener un corazón totalmente libre que lo ame por encima de todo y que no esté apegado a nada, como lamentablemente lo estaba el corazón del joven del Evangelio de hoy (ver Mc 10, 17-30). «Sígueme». Significa ser un cristiano hasta el final, un discípulo capaz de darse sin reservas al Señor y a los demás, porque seguir a Cristo supone estar dispuesto a perder la propia vida por Él, por el Evangelio y los hermanos (ver Lc 17, 33). En una palabra «Sígueme», supone hacer de Cristo la pasión dominante de nuestra vida. Que en este Octubre morado sintamos el llamado del Señor de los Milagros a seguirlo, y estemos dispuestos a dejarlo todo por Él, porque aquel que se lo da todo, lo recibe todo”. 

“Hermanos: no hay nada más hermoso en la vida que seguir a Cristo. Que a diferencia del joven rico del Evangelio de hoy que prefirió quedarse atrás y no seguir a Cristo, nosotros lo sigamos con generosidad de corazón. Para que ello ocurra hay que descubrir cuáles son los apegos y ambiciones a los que está atado mi corazón para liberarme de ellos, porque la verdadera alegría y felicidad viene de Dios, y no del dinero o de los bienes de este mundo. Les pregunto: ¿Algo en la vida puede valer más que Dios y mi relación con Él? Que cuando concluya este mes de Octubre podamos decir con San Pablo: “Para mí la vida es Cristo” (Flp 1, 21). “Más aún, sigo pensando que nada vale la pena en comparación con ese bien supremo que consiste en conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por Él renuncié a todo, y todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo” (Flp 3, 8)”, acotó Monseñor Eguren. 

Nuevos santos en la Iglesia

Finalmente, nuestro Arzobispo dijo: “En esta Santa Misa nos unimos a la alegría de la Iglesia universal, porque el Papa Francisco ha proclamado el día de hoy a siete nuevos santos: al Papa Pablo VI, al Obispo Monseñor Óscar Romero, al sacerdote Vincenzo Romano, a las religiosas María Caterina Kasper y Nazaria Ignacia March, y al laico Nunzio Sulprizio. Si nos fijamos bien los hoy nuevos santos abarcan todos los estados y vocaciones de vida. Es un símbolo precioso que el seguimiento de Cristo es posible en cualquier estado de vida y vocación, que las renuncias son posibles y son incluso bellas si tienen un porqué, y si este porqué justifica también la dificultad de la renuncia, como decía Benedicto XVI. Las canonizaciones de hoy nos recuerdan que todos en la Iglesia sin excepción estamos llamados a ser santos por exigencia de nuestro Bautismo. Que estas canonizaciones nos fortalezcan también en la esperanza porque si bien hay sombras en la Iglesia, más son las luces que hay en Ella gracias a la santidad de Dios y de sus santos”.

domingo 14 octubre, 2018