SEMINARISTAS DE PIURA Y TUMBES AVANZAN EN SU CAMINO AL SACERDOCIO

Arzobispo les confía el Lectorado, el Acolitado y las Sagradas Órdenes

15 de febrero de 2017 (Oficina de Prensa).- Con profunda alegría y gratitud al Señor, ocho seminaristas del Seminario “San Juan María Vianney” de Piura, recibieron los ministerios del Lectorado, el Acolitado y la Admisión a las Sagradas Órdenes, como parte de su proceso de formación hacia el sacerdocio. Asimismo fueron bendecidas e impuestas las sotanas a seis seminaristas que este año iniciarán sus estudios de Teología. La colación de ministerios se dio en el marco de una Santa Misa que fue presidida por nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., en la capilla del Seminario Arquidiocesano y que fue concelebrada por los padres formadores, el R.P. Santiago Villarino, Rector del Seminario, el R.P. Carlos Vargas, Vice – Rector, y el R.P. Marcio Ferreira, Director Espiritual, así como por varios sacerdotes invitados. Además acompañaron a los jóvenes seminaristas en este momento tan especial sus familiares y amigos.

Al inicio de su homilía nuestro Pastor, dirigiéndose a los jóvenes seminaristas, les dijo: “Hay en el Evangelio dos momentos emblemáticos en los cuales Jesús se sintió movido a compasión: el primero cuando vio a la gente que estaba cansada y agobiada como ovejas sin Pastor, y con calma y dedicación se puso a enseñarles (ver Mt 9, 36). El segundo cuando vio a la multitud hambrienta y desde la ofrenda de dos peces y cinco panes sació su hambre (ver Mc 6, 30). Queridos hijos: a partir de hoy únanse más íntimamente con Jesús en el misterio de su Palabra y en el servicio al Altar, donde está realmente presente, para que cuando sean ordenados sacerdotes, ustedes como otros Cristos, enseñen la Palabra de Vida y alimenten con el Pan del Cielo a tantos hermanos nuestros que hoy están deseosos de encontrar la Verdad que los haga libres y a Jesús Eucaristía, quien sacia el hambre de infinito que tiene nuestro corazón. Que crezca vuestro amor y devoción a la Eucaristía, tanto en la celebración diaria de la Misa, verdadero memorial de la Pascua del Señor, como en su culto eucarístico fuera de ella, a través de la visita diaria y la adoración solemne al Santísimo Sacramento del Altar”.

A los seminaristas que fueron admitidos a las Sagradas Órdenes Monseñor Eguren les dijo: “Ustedes a través de los diversos acontecimientos de la vida han ido progresivamente descubriendo la voz del Señor Jesús que los llamaba y por eso iniciaron ya hace algún tiempo su formación en el Seminario con el deseo de conformar sus vidas con el Señor y vivir arraigados en la fe, la esperanza y la caridad. Hoy la Iglesia a través de su Obispo viendo las señales de este llamado a las Sagradas Órdenes los confirma en su vocación y los bendice de manera especial para que ustedes perseveren en ella, y unidos con amor sincero a Cristo sacerdote lleguen un día a recibir el ministerio sacerdotal. Vean en esta confirmación un aliento para que se entreguen con mayor ardor a esta etapa final de su formación sacerdotal y así puedan ser en un futuro cercano sacerdotes del Señor”.

Nuestro Arzobispo hizo también un llamado a orar y a promover las vocaciones sacerdotales: “Todos en mayor o menor grado somos conscientes de la necesidad de los sacerdotes. Por ello los urjo en primer lugar a que fieles al mandato del Señor oremos incesantemente para que el Dueño de la mies envíe más obreros a su mies; y en segundo lugar los apremio a que promovamos dentro de los jóvenes el llamado a la vocación sacerdotal. Jesús sigue llamando hoy a muchos jóvenes para que sean sus sacerdotes. Sepamos ayudarles a que escuchen su voz y a que sin miedos le sigan. Recemos también por toda la comunidad del Seminario, por los seminaristas, para que vayan creciendo en madurez, en unión con el Señor y con su Iglesia. Que el paso que estos hermanos suyos dan el día de hoy, los estimule a seguir avanzando en su formación, porque, ¿Qué sería el mundo sin sacerdotes? Agradezco a los padres de familia por la entrega que hacen de sus hijos a la Iglesia y los exhorto a que los sigan apoyando en su camino al sacerdocio”.

Recibió el ministerio del Lectorado el seminarista Giancarlo Mujica. Fueron instituidos Acólitos Luis Mariano López, Junior Chávez, David Montejo y Emanuel Aguilar. Asimismo fueron admitidos a las Sagradas Órdenes Diego Mechato, Alonso Pacheco, Juan Manuel Sánchez y Emanuel Aguilar.

Al finalizar la Santa Misa también fueron bendecidas e impuestas las sotanas a los seminaristas Carlos Junior Infante, Manuel Seferino, Juan Carlos Pacherres, Víctor Ato, Moisés Sandoval y Kevin Hermoza que este año iniciarán sus estudios de Teología y se dio la bienvenida a los jóvenes que han hecho su ingreso este año al Seminario.

 

Miércoles 15 Febrero, 2017