SEMINARISTAS DE PIURA Y TUMBES AVANZAN EN SU CAMINO AL SACERDOCIO

Arzobispo les confía el Lectorado, el Acolitado y las Sagradas Órdenes

06 de febrero de 2020 (Oficina de Prensa).- Con profunda alegría y gratitud al Señor, 22 seminaristas del Seminario Arquidiocesano “San Juan María Vianney” de Piura, recibieron los ministerios del Lectorado, el Acolitado y la Admisión a las Sagradas Órdenes, como parte de su proceso de formación hacia el sacerdocio. Asimismo fueron bendecidas e impuestas las sotanas a 7 seminaristas que este año iniciarán sus estudios de Teología. La colación de ministerios se dio en el marco de una Santa Misa que fue presidida por nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., en la capilla del Seminario y que fue concelebrada por los padres formadores, el R.P. Carlos Vargas, Rector Encargado del Seminario y el R.P. Marcio Ferreira, Director Espiritual, así como por varios sacerdotes invitados. Además acompañaron a los jóvenes seminaristas en este momento tan especial sus familiares y amigos, así como los benefactores y profesores del Seminario.

En su homilía, nuestro Pastor les recordó a los jóvenes seminaristas que nunca deben olvidar las raíces de su vocación: “Las lecturas de hoy nos recuerdan una idea común, y es que tanto Jeremías como los primeros apóstoles llamados por Cristo, nunca olvidaron el momento en el que se encontraron con el Señor. Queridos seminaristas, nunca hay que olvidar la raíz de nuestra vocación, ese momento en el que nos encontramos con Jesús, nos miró con amor y nos llamó por nuestro nombre a su compañía. Aquel momento en el que decidimos irnos con Él y darle un Sí generoso. Él es el motivo por el cual ustedes desde su libertad quieren aceptar el encargo de la Iglesia de ser lectores de la palabra de Dios, servidores del altar y distribuidores de la Sagrada Comunión cuando sea necesario, y dar ese paso que los acerca más al sacerdocio que es el ser admitidos a las órdenes sagradas. Recuerden que Jesús se ha comprometido a estar con nosotros siempre, tanto en los momentos de exaltación como en los momentos de cruz. Él es el amigo que no defrauda”.

“Pero las lecturas de hoy -continuó Monseñor Eguren- nos recuerdan también que ninguno de nosotros es digno de la vocación que ha recibido. Nuestra vocación es un don, una gracia, un regalo que nos ha sido dado de modo gratuito. No es algo que nos merezcamos, ni a lo que tenemos derecho. Hemos sido admitidos a la compañía del Señor sin mérito alguno de nuestra parte. Él nos ha llamado porque quiere que nuestro ministerio sea un servicio. Ejerzan siempre los ministerios con perfección, vívanlos con mansedumbre y en un clima de oración, para que así se conviertan en medios de servicio. Que la Virgen, nuestra Madre, los cuide y guíe en este paso que ahora dan, para que sean pasos decididos en su camino al ministerio sacerdotal. A Ella recurran siempre para mantenerse en todo momento fieles a su Divino Hijo y a la Iglesia”.

En esta oportunidad recibieron el ministerio del Lectorado los seminaristas Joe Agurto, José Hernández, Bryan Quispe y Diego Ruiz. Fueron instituidos Acólitos Víctor Ato, Kevin Hermosa, Carlos Infante, Juan Carlos Pacherres, Rony Peña y Moisés Sandoval. Asimismo fueron admitidos a las Sagradas Órdenes Juan Alonso Chinchay, Junior Sandoval, Carlos Tocto, Kevin Hermosa y Moisés Sandoval. También fueron bendecidas e impuestas las sotanas a los seminaristas José Adanaqué, Gian Carlo Castillo, David Chiroque, Jean Carlos Hernández, Jhony Inga, Yhandry Lupú y Walter Ruiz que este año iniciarán sus estudios de Teología.

Al concluir, nuestro Arzobispo saludó y agradeció especialmente a los padres de familia por entregar a sus hijos al servicio de Dios y de la Iglesia, así como a los sacerdotes responsables de su formación. Asimismo, hizo un llamado a orar y a promover las vocaciones sacerdotales, así como a rezar por toda la comunidad del Seminario de Piura y Tumbes, para que sigan creciendo en madurez y en unión con el Señor y su Iglesia.

jueves 6 febrero, 2020