EN SEMANA SANTA LA CARIDAD DE CRISTO SE HIZO PRESENTE EN EL CASERÍO LA CAMPIÑA DE CATACAOS

12 de abril de 2017 (Oficina de Prensa).- Nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., visitó esta mañana el caserío La Campiña del Centro Poblado de Narihuala en el distrito de Catacaos (Bajo Piura), zona que hasta hace unas semanas se encontraba en total aislamiento. Ahí se entregaron casi 4 toneladas de ayuda alimentaria para 350 familias de la zona y 4 toneladas de agua (4000 litros), así como 100 colchones de 1.5 plazas, repelentes y útiles de aseo personal. Esta ayuda ha sido posible gracias a donaciones recibidas de la Vicaría de la Caridad de Lima, Cáritas del Perú, Ajinomoto y Cáritas Piura.

Durante su visita, nuestro Arzobispo estuvo acompañado por el Sr. Ricardo Calle, representante de Cáritas del Perú, el Sr. Rasmus Stern, representante de Cáritas Alemania, y el Ing. Carlos Zapata Crisanto, Secretario Adjunto de Caritas Piura, quienes pudieron constatar la gran necesidad que pasan nuestros hermanos damnificados del Bajo Piura. Asimismo estuvieron presentes la Srta. Alcira Santos Cárcamo, coordinadora de Cáritas en el Bajo Piura, el Sr. Ángel Gerardo Chero Cielo, Alcalde del Centro Poblado de Narihuala, el Sr. Venancio Valverde Valverde, Teniente Gobernador de la zona y la Sra. Deysi Nizama Flores, responsable del Salón Comunal, quienes relataron a Monseñor Eguren las penurias que vienen padeciendo desde el pasado lunes 27 de marzo en que se desbordó el Río Piura dejando a su paso más del 80 % de casas inhabitables y provocando la pérdida de 2000 hectáreas de campos de cultivo de arroz y algodón, así como el aislamiento por más de 15 días de todas estas familias.

A lo largo de toda la jornada ha sido conmovedor ver los rostros de dolor de parte de los pobladores que han sido beneficiados con esta ayuda, quienes expresaron su gratitud a los voluntarios de Cáritas y entregaron un hermoso regalo elaborado en paja de toquilla por los artesanos de la zona a Monseñor Eguren. Nuestro Pastor les recordó la necesidad en primer lugar de dar gracias a Dios porque Él nunca abandona a sus hijos, menos aún en estos momentos de necesidad, y en segundo lugar los invitó a unirse profundamente a Cristo en esta Semana Santa en el misterio de su pasión, muerte y resurrección.

Hasta el momento Cáritas Piura ha podido auxiliar de manera rápida y eficaz a cerca de 8000 familias que se han visto seriamente perjudicadas, teniendo muchas de ellas que abandonar sus hogares por haberlo perdido todo, lo cual hace un total de hasta el momento de casi 40,000 personas damnificadas que han sido confortadas por la caridad de Cristo. Las ayudas han consistido en alimentos, útiles de aseo, sacos terreros, motobombas, calaminas, colchones y agua potable. Asimismo es importante resaltar el infatigable trabajo del Ing. Carlos Zapata Crisanto, Secretario Adjunto de Cáritas Piura y Tumbes, quien junto a los voluntarios de Cáritas vienen preparando toda la ayuda que es trasladada a las zonas más afectadas de nuestra Arquidiócesis.

¡Tú también puedes ayudar!

Para compartir la caridad de Cristo con nuestros hermanos damnificados te invitamos a visitar:

www.arzobispadodepiura.org/solidaridad-piura-tumbes/

miércoles 12 abril, 2017