SEMANA DE LA MISERICORDIA HOSPITALARIA

El Estado tiene una deuda social con Piura: Arzobispo exige Hospital de Alta Complejidad para nuestra Ciudad

16 de octubre de 2018 (Oficina de Prensa).- Las diferentes parroquias de la Vicaría Foránea de Piura han llevado a cabo la Semana de la Misericordia Hospitalaria bajo el lema “Sólo el que sirve con amor sabe custodiar”, visitando los Hospitales Cayetano Heredia, Santa Rosa y Jorge Reátegui de nuestra ciudad. Los sacerdotes y voluntarios de la pastoral hospitalaria han realizado visitas a estos centros de salud llevando a cabo momentos de adoración al Santísimo Sacramento, el rezo del santo Rosario, y celebraciones Eucarísticas en horarios especiales, así como administrando el sacramento de la Unción de los Enfermos para ayudar a los pacientes a encontrar en el Señor Jesús la fortaleza y el consuelo en medio de su sufrimiento.

Visita al Hospital José Cayetano Heredia

La mañana de hoy nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., visitó a los pacientes del Hospital Regional III “José Cayetano Heredia” en el distrito de Castilla, llevándoles un mensaje de fe, esperanza y amor que los reconforte tanto a ellos como a sus familiares. Monseñor Eguren estuvo acompañado del Dr. José Céspedes Medrano, Gerente de la Red Asistencial Piura, la Dra. Milagritos Sánchez, Directora del Hospital y el R.P. Juan Félix Rebolledo Herrera, Capellán del nosocomio. Tras orar ante el Santísimo Sacramento en la capilla del Hospital, nuestro Pastor visitó el área de Oncología donde sostuvo un emotivo diálogo con los pacientes, quienes le comentaron sobre el excelente trato que vienen recibiendo y la gran calidad humana del personal médico y de enfermeras que los atienden. Posteriormente visitó los pabellones de Cirugía, Pediatría y Oftalmología donde se encuentran los pacientes que están a punto de ser operados o convalecientes tras sus intervenciones quirúrgicas, allí también pudo dialogar con ellos y con sus familiares, y les obsequió unos hermosos rosarios y unas estampas de San Miguel Arcángel indicándoles que, como nos lo recuerda siempre el Papa Francisco, con el rezo de esta poderosa oración y bajo la protección de nuestro santo patrono se puede alcanzar la salud tanto del alma como del cuerpo. Finalmente nuestro Arzobispo presidió también la Santa Misa en la Capilla del Hospital, que se encontraba llena de médicos, enfermeras, pacientes y familiares.

No seamos indiferentes ante el dolor

En su homilía nuestro Arzobispo destacó que: “En la escena del Evangelio de hoy, Jesús demuestra una vez más la gran predilección que tiene por los enfermos. El corazón misericordioso del Señor nos llama a todos los cristianos a tener una actitud de amor, caridad y servicio especialmente para con nuestros hermanos enfermos. Nadie está libre de en algún momento sufrir por alguna enfermedad o dolencia, por eso el Señor nos enseña que debemos tener entrañas de compasión y misericordia y que se traduzcan en obras concretas como la de visitar enfermos. No pasemos frente al mundo del dolor con ojos de indiferencia, seamos sensibles a las necesidades de nuestros hermanos. A veces basta sólo coger de la mano a un enfermo, mirarlo, acompañarle en su soledad, sonreírle, rezar con él. Con esos gestos le estamos diciendo que Dios lo ama, que no lo ha olvidado y que está a su lado”.

Arzobispo exige hospital de alta complejidad para Piura

En otro momento Monseñor Eguren manifestó: “Durante mi visita me he quedado gratamente sorprendido por esta nueva imagen que tiene el hospital, no se trata solamente de la mejora en su equipamiento, ni el alto nivel profesional que está alcanzando en sus diversas especialidades, sino que veo también un renovado espíritu en su personal médico, las enfermeras, el personal de asistencia social, los técnicos, los trabajadores de servicio y de seguridad, incluso en los jóvenes internos y estudiantes de medicina que se encuentran aquí también. Esto se ve reflejado en el sincero agradecimiento que los pacientes muestran por el buen trato, la acogida, la preocupación y la atención profesional que aquí reciben. A pesar de que el camino los está llevando a lograr mejoras que los ponen a la par de los mejores hospitales del país, no es posible que hasta el momento el Estado no cumpla con esa deuda social impostergable que tiene con Piura. No es posible que siendo el primer departamento más poblado del país, después de Lima, aún no se vea realizado el anhelo de todos los piuranos, que es el contar con un Hospital de Alta Complejidad. Pidamos en nuestra oración al Señor Cautivo de Ayabaca y al Señor de los Milagros para que finalmente se puedan comenzar las obras, y de cara al bicentenario podamos contar ya con este sueño hecho realidad”.

martes 16 octubre, 2018