“SEAN PRESENCIA DE LA MISERICORDIA DIVINA”

44 adultos reciben el Sacramento de la Confirmación

two

01 de marzo de 2016 (Oficina de Prensa).- En una emotiva ceremonia presidida por Mons. José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, 44 adultos fueron confirmados luego de haber sido preparados a través de las catequesis para recibir los sacramentos de la Iniciación Cristiana. La santa Misa se llevó a cabo en la Capilla “Señor de los Milagros” del Asentamiento Humano “La Primavera”, que se encuentra en la jurisdicción de la Parroquia “Sagrado Corazón de Jesús” de Castilla. Concelebró junto al Arzobispo el Vicario Parroquial R.P. Alex Abad.

fourAl iniciar su homilía Monseñor Eguren se dirigió a los confirmandos, reflexionando sobre la importancia de recibir este sacramento en el Año de la Misericordia: “Hoy reciben el sacramento de la Confirmación, uno de los tres sacramentos que los inician en la vida de Jesucristo de manera plena y perfecta. Y ello se da en este tiempo de Cuaresma, enmarcado dentro del Año de la Misericordia, en que Dios se nos muestra misericordioso y nos llama a morir a nuestro pecado para acercarnos a Él. Es un tiempo en el que el Papa Francisco nos pide que nos redescubramos pecadores necesitados de la salvación que el Padre nos ofrece en su Hijo por el Espíritu Santo. Es un año para acoger el amor misericordioso de Dios que nos busca para salvarnos, que no se resigna a perdernos y nos sigue amando con nuestro pecado, traiciones e infidelidades. Tan solo basta de mi parte volverme hacia Él como el hijo pródigo de la parábola que hemos escuchado y decirle “Padre he pecado contra el cielo y contra ti”, para que inmediatamente nos dé en su Hijo Jesucristo el abrazo de la reconciliación y del perdón”.

oneEn el Año de la Misericordia – continuó diciendo nuestro Arzobispo – aprendamos a ser misericordiosos como el padre de la parábola que sabe perdonar y acoger al hijo arrepentido, que saliendo todos los días a esperar a que su hijo regrese, en cuanto lo divisa corre a su encuentro para abrazarlo. Hagamos nosotros otro tanto y salgamos en busca de los que están lejos del Señor para ayudarlos a que se acerquen a Él y encuentren la misericordia del Padre que los perdona devolviéndoles su dignidad de hijos, y alegrémonos de corazón si alguno que considerábamos pecador se arrepiente y se convierte al Señor”.

five“Finalmente, les pido que ahora que reciben la plenitud del Espíritu Santo con sus siete dones, sean presencia de la misericordia divina ahí donde el Señor los haya puesto. No se trata de hacer cosas fuera de lo común, sino de ser en nuestra vida cotidiana presencia del amor y la misericordia de Dios, en la relación con el esposo o la esposa, con los hijos o los padres, los compañeros de trabajo o de estudio, con los que viven en tu barrio. Es ahí donde tenemos que vivir la misericordia del Señor siendo fraternos, solidarios, amorosos, serviciales, justos, sabiendo perdonar al que nos ofende. Porque cuando practicamos la misericordia este mundo se vuelve un poco menos frío y un poco más humano”, concluyó nuestro Arzobispo.

three

six

seven

eight

martes 1 marzo, 2016