“SEAN JUECES JUSTOS Y MISERICORDIOSOS”

Santa Misa por V Aniversario de la Corte Superior de Justicia de Sullana

corte-sullana2

01 de julio de 2016 (Oficina de Prensa).- En la Parroquia Santísima Trinidad, iglesia Matriz de Sullana, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V, Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa con ocasión de celebrarse el V Aniversario de la creación de la Corte Superior de Justicia de esa ciudad, participaron de la ceremonia el Dr. Luciano Castillo Gutiérrez, Presidente de la Corte Superior de Justicia de Sullana, el Dr. Enrique Javier Mendoza Ramírez, Juez Supremo representante del Presidente del Poder Judicial, los señores jueces superiores, jueces especializados, los jueces de paz y el personal administrativo del Distrito Judicial de Sullana. Asimismo estuvieron presentes el Econ. Alfredo Neyra Alemán, Vicegobernador Regional de Piura, el Ing. Edwing Lescano Juárez, Gobernador Político de Sullana y el Sr. Cesar Leigth Arias, Teniente Alcalde de la Municipalidad Provincial de Sullana.

corte-sullana8Monseñor Eguren recordó a los jueces presentes la gran importancia de su trabajo como una vocación de servicio a la sociedad peruana, pues de ellos depende el impartir la justicia en nuestro país: “Es grande vuestra vocación y a la vez exigente: Dar a cada uno lo suyo. Por ello los exhorto a que cada día en su noble función judicial, levanten sus miradas y corazones a Dios con mucha humildad. Frente a la grandeza de la misión del juez, mucha humildad. Pedirle al Señor que ilumine sus entendimientos con su sabiduría y fortalezca con su gracia sus voluntades. Dos citas de la Sagrada Escritura pueden ayudarlos a vivir el ideal de ser jueces rectos y probos: «Siendo juez no hagas injusticia, ni por favor del pobre, ni por respeto al grande: con justicia juzgarás a tu prójimo» (Lev 19, 15). «Amos, dad a vuestros siervos lo que es justo y equitativo, teniendo presente que también vosotros tenéis un Amo en el cielo» (Col 4, 1)”.

corte-sullana6Más adelante nuestro Pastor resaltó las virtudes morales que han de sellar la identidad de todo juez: “La vocación del juez tiene un gran sello de apostolado, no es una tarea cualquiera. Ella es necesaria para el desarrollo integral del país, para el fortalecimiento de nuestro sistema democrático. Por su nobleza y necesidad, requiere entre otras virtudes: Alto sentido del deber. Honradez de conducta ya que la mejor paga es hacer que la justicia sea servida. Pureza de corazón. Estudio, formación permanente. Temor de Dios, que es el principio de la sabiduría. Fortaleza que supone no tener miedo a la opinión pública, a la presión mediática y mucho menos al poder político, con esto me refiero a la independencia del Juez. Amor a la verdad. Espíritu de trabajo pese a las enormes cargas procesales y no dilatar aquella solución que sabemos que debemos asumir. Dejar de lado el egoísmo, la envidia o el odio, nada más ajeno que esto a un juez”.

corte-sullana5Al finalizar su homilía nuestro Arzobispo exhortó a los miembros de la Corte Superior de Justicia de Sullana a trabajar con responsabilidad y defender siempre la dignidad de la persona humana, con especial atención a los más pobres y necesitados, procurando siempre ser justos y misericordiosos: “Para que cada día puedan con sus conductas fortalecer al Poder Judicial del cual forman parte, nunca olviden que todos un día seremos juzgados. Como dice San Pablo: «Dios es nuestro juez y todos tendremos que comparecer ante su tribunal» (Rom 14, 10). Asimismo tengan siempre presente el valor de la dignidad de cada persona que juzgan, ya que mi decisión puede afectar de manera definitiva la vida de un ser humano. Para ello puede ayudarles mucho el presente Jubileo de la Misericordia que estamos celebrando por bondad de Dios y del Papa Francisco. La justicia es una dimensión fundamental y necesaria para la vida social. Ella nunca puede ser dejada de lado. Pero la justicia está al servicio de la persona humana y no la persona humana al servicio de la justicia, porque el fin de toda acción humana y de toda virtud, y aquí hay que tener muy presente que la justicia es una virtud cardinal, es la realización del ser humano. Por todo esto la misericordia viene a plenificar la realidad de la justicia. No la anula, la lleva a su perfección. Esto mismo ya lo sabían los romanos, los grandes maestros del derecho y de la justicia, cuando decían: «summum ius, summa iniuria», que significa «la extrema justicia es la extrema injusticia». Una justicia sin misericordia puede terminar en venganza, pero una misericordia sin justicia puede terminar en arbitrariedad. Entonces ambas se necesitan. Siempre será una gran necesidad darle a cada uno lo que le corresponde, en lo bueno que es premiar y en lo malo que es censurar. Pero la misericordia permite ver al hombre que juzgo en su realidad y así poder juzgarlo apropiadamente con la verdad”.

corte-sullana-16

corte-sullana-13

corte-sullana10

corte-sullana9

corte-sullana4

corte-sullana-12

corte-sullana-14

corte-sullana-17

Viernes 1 Julio, 2016