“SEAN INTRÉPIDOS TESTIGOS DE JESÚS Y DE LA IGLESIA EN EL MUNDO”

Arzobispo confirma a jóvenes del Colegio “San Pedro Chanel” de Sullana

25 de octubre de 2018 (Oficina de Prensa).- Más de un centenar de jóvenes estudiantes del Colegio Parroquial “San Pedro Chanel” de Sullana recibieron el sacramento de la Confirmación de manos de nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., quien es también Promotor general del Consocio de Colegios Parroquiales de Piura. Concelebraron la santa Misa el R.P. Manuel Curay Ochoa, Promotor de la institución educativa y el R.P. Jorge Olaya Rivera, Capellán del colegio. Participaron de la celebración los directivos, profesores y compañeros de estudios de los jóvenes confirmandos quienes también estuvieron acompañados de sus padres, padrinos, familiares y catequistas.

Nuestro Pastor inició su homilía destacando que: “Antes de Pentecostés, vemos a los apóstoles necios e ignorantes, buscando su ventaja personal, sin tener el coraje para quedarse con el Señor en los momentos difíciles, sino que huyen y lo abandonan. Incluso tras la resurrección de Jesús, cuando sube al cielo y les promete el envío de su Espíritu, ellos se encierran por miedo a los judíos. Pero hay una sola cosa que sí hacen bien, buscan a María, Ella es la única que les hace presente al Señor. Por eso se refugian en torno a la Virgen quien, en un clima de oración, va disponiendo sus mentes y sus corazones para la llegada del Espíritu Santo. Y una vez que lo reciben, no encuentra en ellos resistencia alguna, salen de su encierro y se vuelven sumamente inteligentes para exponer el misterio cristiano con valentía. Desde ese momento van a servir al anuncio del evangelio y estarán dispuestos a entregar su vida en testimonio de su fidelidad a Cristo y a la Iglesia”.

“Queridos jóvenes, -continuó Monseñor Eguren- para que este sacramento produzca en ustedes esa misma transformación que obró en los apóstoles es necesario que abran su corazón para que al recibirlo el Espíritu Santo haga su morada en ustedes, los cubra con su gracia y pueda actuar plenamente en cada uno. Esta gracia que recibirán los llevará a cooperar más y mejor con Él a través de una vida cristiana seria y responsable: ello implica rezar todos los días, confesarse con frecuencia, no faltar a Misa los domingos y recibir al Señor en la comunión, participar en la vida de la Iglesia a través de tu parroquia, el colegio o el movimiento al que perteneces, meditar la Palabra de Jesús y hacerla cada vez más la norma de tu vida, continuar la catequesis y profundizar aún más en el conocimiento de la doctrina cristiana para saber dar razón de tu fe a todo el que te lo pida, tener un corazón misericordioso y caritativo, sensible a las necesidades de los demás, especialmente las de los más pobres y necesitados. Sólo así podrán convertirse en intrépidos testigos de Jesús y de su Iglesia en el mundo, y alcanzar la santidad”.

Finalmente Monseñor Eguren los exhortó a que “no se olviden de recurrir constantemente a la Virgen María. Ella además de ser la Madre de Dios y nuestra, es la perfecta discípula. Nadie como Ella ha sido fiel a Jesús y lo ha seguido hasta el final. Ténganla como el modelo de auténtica vida cristiana. Amen a la Virgen porque Ella siempre es el camino más seguro para conocer, amar y seguir a Cristo. Es en la escuela de María donde aprendemos a ser amigos de Jesús, es decir, donde aprendemos a pensar, sentir y actuar como otros Cristo. Ustedes que son alumnos de un colegio profundamente mariano por su tradición marista y chanelista, no dejen nunca esa profunda devoción a María, conságrenle todos los días su vida, crezcan en el amor de hijos a Ella, no dejen de rezarle el santo Rosario, ahonden en el conocimiento de Ella según lo que el Evangelio, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia no enseñan sobre la Virgen. Ámenla y hónrenla como Jesús la quiere y la honra”.

jueves 25 octubre, 2018