“SANANDO A TUMBES”

Parroquias adquieren importantes medicamentos para pacientes con COVID-19

11 de agosto de 2020 (Oficina de Prensa).- Siguiendo el pedido de nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., que ha venido animando y alentando a los sacerdotes a que atiendan según sus posibilidades y de la manera más solícita posible a los enfermos, pobres y vulnerables de nuestra Iglesia particular, los sacerdotes y las Parroquias de Tumbes, han desarrollado una Campaña de Solidaridad que bajo el lema “Al Covid, Medicina” logró recaudar los fondos necesarios para poder adquirir una importante cantidad de medicamentos para el tratamiento de los pacientes contagiados de Coronavirus que se encuentran internados en los hospitales de Tumbes.

Entre los medicamentos adquiridos y que han sido entregados al Dr. Harold Burgos Herrera, Director Regional de Salud de Tumbes, destacan el Meropenem, que es un antibiótico de amplio espectro, utilizado para tratar una gran variedad de infecciones, así como el Propofol, que es un agente anestésico intravenoso utilizado mayormente para sedación de los pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos. Este tipo de medicamentos especiales han sido adquiridos en el extranjero, dado que actualmente escasean en el Perú, y son vitales en el tratamiento de quienes se encuentran bajo ventilación mecánica o intubación traqueal.

Con esta importante donación las Parroquias de Tumbes, gracias a la solidaridad de muchas personas e instituciones de buena caridad, han contribuido a salvar la vida de enfermos por Coronavirus que, gracias a Dios, ya se vienen recuperando en esta Región.

Respecto a este importante donativo, el R.P. Jimmy Coveñas Pacheco, Vicario Episcopal de Tumbes, nos comenta: “Nosotros como Sacerdotes de la Vicaría de Tumbes vemos a diario la realidad que se vive en los hospitales y centros de salud de nuestra Región, donde muchas veces la falta de medicamentos es la diferencia entre la vida y la muerte. Por eso, y tras recoger las recomendaciones de diferentes profesionales de la salud y animados por nuestro Arzobispo, decidimos impulsar esta campaña para dotar de medicinas a nuestros hermanos contagiados de Coronavirus y ayudarles a nuestros médicos a salvar vidas. Ellos nos indican que estos medicamentos han llegado en un momento preciso y en medio de una necesidad muy grande. Me siento profundamente contento y emocionado porque quienes fueron los primeros en responder a nuestro llamado de ayuda fueron nuestros hermanos que menos tienen, que llegaban con su monedita y la ofrecían sin vacilar para ayudar a otro hermano en necesidad, gracias a ellos y a muchas personas e instituciones, ha sido posible lograr este objetivo. Estoy muy agradecido por la generosidad de la gente y aprovecho para hacer llegar un mensaje a todos nuestros hermanos enfermos y a sus familias, para recordarles que no están solos, el Señor y nosotros estamos con ustedes. Les recuerdo que no hay que perder la esperanza, ni la confianza en Dios, porque es Él quien nos ha defendido siempre del mal y también ahora nos defenderá de esta pandemia”.

Cabe destacar que a toda esta importante ayuda entregada por las Parroquias de Tumbes, se suma la incansable labor de los sacerdotes, las comunidades de vida consagrada, los movimientos eclesiales y grupos de laicos que siguen donándose generosamente en la atención y ayuda a quienes más lo necesitan, ya sea con la entrega de alimentos para aliviar el hambre de las familias que no tienen qué comer o que han perdido sus trabajos, o también con medicinas y oxígeno para quienes ven su vida peligrar a causa de esta pandemia.

martes 11 agosto, 2020