SAN JOSÉ ENSÉÑANOS A TRABAJAR EN LOS PLANES DE DIOS

IMG_3927-1

01 de mayo de 2015 (Oficina de Prensa).- En el día que la Iglesia celebra la memoria de San José Obrero, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa de fiesta por un aniversario más de la Parroquia “San José Obrero” de Piura. La Eucaristía fue concelebrada por el párroco R.P. Luis Arrasco. También asistieron los alumnos del Colegio Parroquial, los padres de familia, personal docente y administrativo, así como gran cantidad de fieles congregados desde muy temprano para participar de la celebración.

IMG_3913-1Al iniciar su homilía, nuestro Arzobispo, en el Día Mundial del Trabajo, pidió al Señor que no falte a nadie un trabajo digno: “En este día del trabajo en que celebramos a San José obrero, saludo a todos los trabajadores y pido de manera especial por aquellos que no tienen un trabajo digno o se encuentran desempleados. Que San José, que con su trabajo honesto y dedicado, hecho con responsabilidad, justicia y amor, mantenía su hogar, es decir a su esposa Santa María y a su hijo Jesús, les ayude a conseguir uno conforme a su dignidad de personas y de hijos de Dios, el cual les permita llevar un sustento digno a sus hogares”.

IMG_3955-1Más adelante, reflexionando sobre el evangelio del día, Monseñor Eguren dijo a los presentes: “También en este día no podemos dejar de mirar las virtudes del Protector de la Iglesia Universal, a quien el Evangelio llama “hombre justo”, es decir hombre santo, siempre dispuesto a hacer de la voluntad de Dios su alimento y su camino. Hombre consagrado a trabajar con ardor los planes de Dios. Perfecto contemplativo en la acción. Esposo ejemplar y fiel de María. Padre dedicado a la educación y cuidado del Hijo de Dios, el Señor Jesús, de quien tenía que hacer las veces de padre y por eso el Señor era llamado “el hijo del carpintero”. Hombre discreto, humilde y obediente, que hizo de Jesús y de María la razón de ser de su vida. Sí, San José vivió para ellos. Por eso hoy le pedimos: Ayúdame San José a poner a Jesús y a María en el centro de mi corazón como tú lo hiciste. Ayúdame a saber vivir con el misterio. Toda tu vida fue vivir con fe y amor, el misterio de un hijo muy singular, que era Dios y hombre; y de una esposa muy especial, inmaculada en su concepción, y virgen y madre a la vez. Ayúdame a custodiar a Jesús y a María en mi vida cristiana y en mi apostolado, a saber defenderlos y protegerlos como tú lo hiciste siempre”.

IMG_4000-1“Que San José – continuó Monseñor Eguren – nos enseñe a liberarnos de la idolatría del dinero, a ser laboriosos, honestos y justos en nuestro trabajo. Pienso por ejemplo que en su taller en Nazaret habría cobrado lo justo, no habría defraudado ni engañado a nadie haciendo un trabajo de mala calidad con malos materiales, y que habría siempre cumplido con la palabra pactada, nunca retrasando la entrega de un trabajo más allá del día ofrecido. Qué ejemplo para hacer del trabajo un camino de despliegue y realización y de contribución a una sociedad más justa, porque Cristo ha levantado la antigua maldición del trabajo desde que Él, como enseña el Concilio, “trabajó con manos de hombre”, gracias a San José”.

IMG_4023-1Al culminar su homilía nuestro Arzobispo mencionó la importancia de mantener una devoción especial a San José hasta el final de nuestro días: “Finalmente no podemos dejar de reflexionar que San José es también el patrono de la buena muerte porque murió en la mejor de las compañías: en la de Jesús y María. San José, en la hora de nuestra muerte ruega por nosotros. No permitas que muramos en pecado y en la compañía de Satanás sino más bien en gracia de Dios, en compañía de Jesús y de María”.

IMG_4035-1Antes de concluir la Santa Misa, Monseñor Eguren invitó a la comunidad parroquial a participar activamente de las actividades que se están preparando como parte del X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano, el cual se realizará el próximo mes de agosto (del 13 al 16) en nuestra ciudad. Asimismo les pidió rezar fervorosamente y encomendar a San José Obrero los esfuerzos y arduos trabajos  que se vienen realizando con miras a esta actividad, para que no falten los recursos y medios necesarios para la preparación y realización de este gran Congreso.

sábado 2 mayo, 2015