“QUIERO SER UNA SANTA CARMELITA”

Profesa Perpetuamente la Primera Carmelita Piurana

09 de julio de 2017 (Oficina de Prensa).- Con estas sentidas palabras que reflejan los profundos anhelos de su corazón, Sor María Leticia de San José, profesó sus votos perpetuos en la Orden de las Carmelitas Descalzas, constituyéndose en la primera vocación piurana de votos perpetuos del Monasterio de “Santa Teresita del Niño Jesús” en Piura. La Santa Misa se celebró en la tradicional iglesia de Nuestra Señora del Carmen de nuestra ciudad, y fue presidida por nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. Concelebraron la Eucaristía varios sacerdotes entre los cuales se encontraban el P. Eduardo Centeno Jara O.C.D., Superior de la Comunidad “San Francisco” de los Padres Carmelitas Descalzos en Trujillo, quien llegó expresamente para esta ocasión. También concelebraron la Santa Misa los sacerdotes, José Eddy Sandoval Purizaca, párroco de la Parroquia San Miguel Arcángel Catedral, Jorge Olaya Rivera, encargado de la iglesia del Carmen, Santiago Villarino Matellán, Rector del Seminario “San Juan María Vianney” de Piura, y el Padre Miguel Medina Pacherre, Administrador del Arzobispado de Piura, entre otros. También estuvieron acompañando a Sor Leticia en tan importante momento de su vida, sus hermanas carmelitas descalzas presididas por la Madre María Guadalupe del Niño Jesús, Superiora del Monasterio de Piura, la Madre María de Jesús, Vicaria del Monasterio “San José” de Cañete y la Madre Madre Antonia del Espíritu Santo, Priora del Monasterio de “San José y Santa Teresita” de Cajamarca, sus familiares, y numerosos fieles y bienhechores de la Orden del Carmen.

Durante su homilía nuestro Arzobispo dijo: “Querida Leticia, tu nombre significa «alegría», «la que trae alegría». Por tu santidad y fidelidad se siempre la alegría del Sagrado Corazón de Jesús, tu Esposo, así como de tus hermanas carmelitas y de todos los que te conozcan. Y para ello, como bien lo has escogido en tu nombre de religión, edúcate siempre en la escuela de María, para que así seas siempre toda de Jesús, y como te enseña tu Madre Fundadora, la gran Santa Teresa, toma siempre por abogado al glorioso San José encomendándote siempre a él. Así serás en todo momento fiel a tu vocación de carmelita descalza”.

En otro momento de su homilía Monseñor José Antonio añadió: “Tu profesión perpetua en la Orden del Carmen, se realiza al comienzo de la novena en honor a Nuestra Señora del Carmen, y en el día en que se cumplen diez años del arribo de las carmelitas a Piura. Nunca te olvides que si bien es un gran privilegio ser la primera vocación piurana que profesa perpetuamente en el joven monasterio carmelitano de Piura, es también una gran responsabilidad porque lo que tú seas serán las que vengan detrás de ti. De otro lado tú sabes muy bien para qué se ingresa a la Orden del Carmen: se viene a orar y a sacrificarse por las almas. Al Carmelo se viene para orar por las almas para que no se pierdan. «Daría gustosa mil vidas por salvar una», escribía Santa Teresa de Jesús en su Camino de Perfección. A lo que Santa Teresita del Niño Jesús añadía: al Carmelo se viene a orar por los sacerdotes, para que estén a la altura de su misión de ser la sal de la tierra. Por ello te pido que de ahora en adelante secundes con todo el amor de tu corazón a tu Madre, Nuestra Señora del Carmen, en su gran misión de salvar a las almas y de lograr que los sacerdotes seamos santos”.

Finalmente nuestro Arzobispo dijo: “En la ceremonia de tu profesión perpetua hay varios símbolos muy hermosos entre los cuales sólo quiero destacar dos: el cirio encendido y la corona de flores con la cual serás coronada. Que el cirio encendido te recuerde a las «vírgenes prudentes» del Evangelio. Ten siempre lleno tu corazón con el aceite del amor a Jesús y a Su Iglesia, con el aceite de la fidelidad y de la santidad. Recuerda que en compañía de María y de San José deberás todos los días cooperar con la gracia de Dios para ahondar y crecer en el «hágase» que hoy le das a Jesús para siempre. Cada día debe ser ocasión para ti para crecer en tu amor a Jesús y a tus hermanas de comunidad, para que así cuando el Esposo llegue, teniendo tu lámpara encendida, puedas entrar al banquete de bodas y recibir de Él la corona de la Vida”.  

Al finalizar la Eucaristía, Monseñor Eguren agradeció a los padres y familiares de Sor María Leticia de San José por la contribución de sangre que hacían a la Iglesia y les aseguró que el Señor, que no se deja ganar en amor, sabrá recompensar con creces la entrega que hacían de su hija. Asimismo agradeció a las Madres Carmelitas Descalzas por su presencia en Piura y les dijo que vean en este primer fruto vocacional una señal amorosa de Jesús que las confirma en su presencia en Piura, y que valió la pena dejar Cañete para arriesgarlo todo por santificar y evangelizar estas cálidas tierras del Norte del Perú. Esta profesión se realizó en el marco de la conmemoración del X Aniversario de fundación del Monasterio de “Santa Teresita del Niño Jesús” de nuestra ciudad.

 

 

Domingo 9 Julio, 2017