“QUE LOS DEMÁS PUEDAN VER EN TI, A CRISTO RESUCITADO”

Arzobispo confirma a jóvenes en el caserío Nuevo Tallán

19 de febrero de 2019 (Oficina de Prensa).- En la capilla “Santa Rosa de Lima” del caserío Nuevo Tallán que se encuentra ubicado en el Km. 960 de la carretera Piura – Chiclayo y que pertenece a la jurisdicción de la Parroquia de “San Martín de Porras”, nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., administró el sacramento de la confirmación a un grupo de 110 jóvenes provenientes de los caseríos Nuevo Tallán, San Pablo, Almirante Grau, Sinchao Chico, Cristo Viene, El Tabanco y Mala Vida. A su llegada nuestro Arzobispo fue recibido por niños, adultos y ancianos con fuertes palmas y en medio de emotivas muestras de alegría, los pobladores hondeaban vistosas pancartas con frases de bienvenida y de agradecimiento por la visita. La Eucaristía fue concelebrada por el R.P. Alex Abad Acha, Párroco de la zona, estuvieron presentes también en la celebración el Señor Leonardo Macalupú Zapata, Alcalde del Distrito de El Tallán quien estuvo acompañado de la plana de regidores del municipio, asimismo acompañaron a los confirmados sus familiares, amigos y catequistas. Cabe destacar que en el caserío Nuevo Tallán se encuentran reubicadas numerosas familias provenientes del Distrito El Tallán (Bajo Piura), quienes resultaron damnificadas y perdieron sus hogares y tierras de cultivo a consecuencia de las fuertes lluvias e inundaciones que afectaron nuestra Región el año 2017.

Conozcan, amen y sigan más a Cristo

Al iniciar su homilía, nuestro Pastor agradeció emocionado las muestras de simpatía y cariño de todos los pobladores, y dirigiéndose a los jóvenes confirmandos les dijo: “Hoy dan un paso muy importante en sus vidas. Reciben el sacramento de la Confirmación que los hace adultos en la fe, es decir, esa semilla de la vida cristiana que recibieron en el bautismo llega hoy a su plenitud. El Espíritu del Señor desciende sobre ustedes con sus siete dones, unos más orientados a la inteligencia, otros más hacia la voluntad y los sentimientos, para que llenos de ese Espíritu de verdad y amor puedan conocer, amar y seguir más plenamente a Cristo. El Espíritu Santo es la fuente de todo lo bueno que hay en la vida, y donde Él está fluye la verdad y el amor, crece la unidad, el entendimiento y la fraternidad. Queridos jóvenes, sean siempre dóciles a la acción del Espíritu Santo, invóquenlo y pídanle que los guíe a Jesucristo, quien es la Verdad que los hará libres y al Amor que llenará sus corazones de plenitud”.

Trabajen por la justicia social y pongan toda su confianza en Dios

En otro momento de su homilía y reflexionando en el mensaje del Evangelio (ver Lc 6,17.20-26), Monseñor Eguren les recordó que: “En el Evangelio de hoy se nos dice «Dichosos los pobres, porque vuestro es el reino de Dios». Como no dice el Papa Francisco, «la injusticia es la raíz perversa de la pobreza. El grito de los pobres es cada día más fuerte pero también menos escuchado, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos pero más ricos». Por ello el cristiano debe hacer todos los esfuerzos posibles para que se viva la justicia social y de esta manera los pobres tengan lo necesario para una vida humana digna. Pero los pobres son también aquellos que ponen su confianza en el Señor. El Espíritu Santo que hoy recibes, te ayudará en ambas misiones: trabajar por la justicia social y poner tu confianza en el Señor y no en el dinero o en las cosas del mundo. Pongan toda su confianza en el Señor, abandónense a Él, hagan de Dios lo más importante de su vida, lleven un estilo de vida como el de Jesús, y así viviendo como Cristo sepan amar a todos y compartir con todos lo mucho o lo poco que puedan tener”.

Esfuércense por ser siempre como Jesús

“El camino de ser discípulo y misionero de Jesús -continuó nuestro Arzobispo- no es fácil. No estarás exento de que te critiquen, te insulten, te excluyan, te persigan y te rechacen, pero dichoso tú cuando te pase todo esto porque tu recompensa estará en el cielo. El mundo nos persigue de manera muy sutil, buscándonos seducir con el ansia de poder, del tener, del placer, nos quiere hacer caer presentándonos una falsa libertad que sólo nos esclaviza. Jesús les pide ser fieles, esfuércense por ser buenos cristianos, por rechazar la tentación, por no sucumbir al pecado. Por ello hoy envía el Espíritu Santo en tu ayuda, para darte esa fuerza que necesitas para no ceder, ni tener miedo. El Espíritu te dará la fortaleza y el coraje que necesitas para perseverar, y si en algún momento sientes duda, entonces sólo pregúntate: ¿Jesús qué harías Tú si estuvieras en mi lugar? Y si el Señor no lo haría, no lo hagas tú tampoco, porque entonces eso no es bueno ni para ti, ni para los demás. Esfuérzate siempre por ser como Jesús”.

Lleven una vida renovada en el amor del Señor

“Queridos jóvenes, ahora se espera de ustedes que los demás puedan ver al Resucitado en sus vidas. Esto será cuando te vean y te escuchen diciendo la verdad, cuando obres el bien, cuando seas justo con tus hermanos, cuando seas puro de pensamiento y obra, cuando practiques la caridad y hagas obras de misericordia con quien las necesite, cuando seas obediente a tus padres, cuando muestres responsabilidad en tus tareas sea en el instituto o colegio donde estudies o en el trabajo. Siempre debes anunciar y dar testimonio de Jesús. Recuerden que las personas de hoy quieren ver al Resucitado en nosotros y quieren ver las señales de la resurrección de Cristo en nuestras vidas, en una vida realmente nueva y renovada en el amor de Jesús. A partir de hoy demuestra con tu vida cristiana, coherente y santa que Jesús ha resucitado”.

martes 19 febrero, 2019