“QUE EL ESPÍRITU SANTO LOS HAGA HUMILDES, SERVICIALES Y CARITATIVOS”

Arzobispo confirma a cerca de 600 jóvenes y adultos en Lancones y Querecotillo

30 de octubre de 2019 (Oficina de Prensa).- Una gran cantidad de fieles se reunieron en el Coliseo Municipal del Distrito de Lancones, que se encuentra muy próximo a la frontera con el Ecuador, para participar en medio de un clima de profunda alegría, de la Santa Misa que presidió nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., en la que administró el Sacramento de la Confirmación a un numeroso grupo de jóvenes y adultos pertenecientes a los colegios, capillas y caseríos de esta extensa comunidad parroquial. La Eucaristía fue concelebrada por el R.P. Dergi Facundo Facundo, Administrador Parroquial de “Santo Toribio de Mogrovejo” y el R.P. José Santos Cruz Martínez, Vicario Parroquial de “San Francisco Javier” de Querecotillo, participó también el Prof. Carlos Simón Gálvez Gutiérrez, Alcalde Distrital de la zona. Posteriormente nuestro Pastor llegó hasta el Santuario donde se encuentra el “Señor de la Buena Muerte de Chocán” para confirmar a otro numeroso grupo de jóvenes y adultos que estuvieron acompañados de sus padrinos, catequistas y familiares.

En sus homilías Monseñor Eguren dijo: ««El señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar integró el mensaje» con estas palabras tomadas de San Pablo en la segunda lectura del día de hoy (ver 2 Tim 4, 6-8, 16-18) quiero comenzar mi homilía dirigida a ustedes queridos confirmados. Así como con San Pablo, el Señor al darles el día de hoy en plenitud su Espíritu los ayuda para que peleen bien el combate, corran fielmente hasta la meta y mantengan la fe. Si cooperan activamente con el Espíritu Santo que hoy reciben podrán librar con éxito el combate espiritual contra el demonio, el hombre viejo y el mundo y además seguir fielmente a Cristo, para así llegar hasta la meta que es la salvación y mantener la fe en Él y en Su Iglesia. El Espíritu Santo que hoy reciben los anima e impulsa a ser valientes apóstoles de Cristo. Anúncienlo con valor, con tu palabra y el testimonio de tu vida, de tal manera que gracias a ti muchos que no le conocen o le han olvidado, vengan a la fe en Jesucristo, para que ninguno se vea excluidos de su amor que todo lo hace nuevo”.

En otro momento y reflexionando en el mensaje del Evangelio, nuestro Arzobispo destacó que: “A la luz del Evangelio de hoy (ver Lc 18, 9-14) el Espíritu Santo que hoy reciben, los haga ser siempre cristianos humildes y sencillos, serviciales y caritativos con todos, conscientes de que sin el Amor misericordioso del Señor no somos nada. Cuídense de ser presuntuosos, arrogantes, hipócritas y soberbios como el fariseo de la parábola de hoy. Que el Espíritu Santo y María Santísima los ayude en cambio a ser siempre humildes, porque el Señor resiste a los soberbios y enaltece a los que se humillan. Ser humilde supone poner siempre al Señor y a nuestro prójimo antes que a nosotros mismos, supone reconocer nuestro pecado y nuestra necesidad de salvación. El humilde vive siempre en la verdad de Dios, de uno mismo y de los demás”.

Finalmente Monseñor Eguren les dijo: “Me alegro mucho que entre los que se han confirmado hay un buen número de adultos. A veces tenemos la idea equivocada de que porque no nos confirmamos cuando fuimos adolescentes o jóvenes, ya no debemos confirmarnos. Todo lo contrario, la Iglesia quiere que todos sus hijos se perfeccionen y lleven a plenitud el don bautismal, recibiendo el don de la confirmación que junto con la Eucaristía nos inician en la vida plena de Cristo, el hombre nuevo y perfecto. Queridos confirmados, regresen ahora a sus distritos, caseríos y centros poblados, con la alegría de llevar en sus corazones al Espíritu Santo que es el Espíritu de la Verdad y el Amor, el Espíritu que forja santos y renueva nuestra vida social en la fraternidad y en la justicia, en el servicio y la solidaridad”.

miércoles 30 octubre, 2019