“QUE CON LA CONFIRMACIÓN, LA SANTA MISA SE CONVIERTA EN EL CENTRO DE TU VIDA CRISTIANA”

06 de junio de 2018 (Oficina de Prensa).- 280 jóvenes recibieron el sacramento de la Confirmación de manos de nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., durante la Santa Misa celebrada en el coliseo del Colegio Don Bosco de nuestra ciudad. La Eucaristía fue concelebrada por el Vicario General de nuestra Arquidiócesis, Monseñor Luciano Maza Huamán y el R.P. Pedro Da Silva Guerra, responsable de la preparación de los confirmandos. Los jóvenes estudiantes pertenecientes a los colegios “Nuestra Señora de Lourdes”, “San Gabriel”, “San José de Tarbes”, “Salesiano Don Bosco” y al Oratorio Salesiano “María Auxiliadora”, estuvieron acompañados de sus padres, padrinos, familiares y catequistas.

Al iniciar su homilía nuestro Pastor les dijo: “El Espíritu Santo que ustedes van a recibir hoy en plenitud con la riqueza de sus siete dones, es quien los conducirá hacia el bien, el amor y la verdad que tienen un rostro y nombre propios: Jesucristo, nuestro Señor. La misión del Espíritu Santo en nuestra vida es la de llevarnos al encuentro con Cristo. A partir de hoy ustedes jóvenes tendrán que ser dóciles a la acción del Espíritu que busca llevarlos a Jesús y en Él a la verdad que los hará libres, al amor que colmará sus vidas de sentido y al bien que hará cosas maravillosas no solamente en sus vidas sino sobre todo en la vida de los demás”.

“Por tu confirmación -continuó Monseñor Eguren- te comprometes a ser testigo vivo de Jesús con tu palabra y tu ejemplo de vida. Este es un primer desafío de tu confirmación que te hace miembro pleno de la Iglesia y te asocia a su misión, la misión de dar testimonio de Jesús. Para ello cuentas con la fuerza y compañía del Espíritu Santo. Y lo que mantendrá viva la presencia del Espíritu en ti será tu participación constante y activa en la Santa Misa”.

Es muy importante perseverar en la Misa dominical, porque es el memorial que hace sacramentalmente presente y actual la pasión, muerte y resurrección de Cristo, porque es ahí donde Jesús nuestro Señor se hace realmente presente entre nosotros renovándonos su amistad, entregándonos su Cuerpo y su Sangre como alimento de vida eterna, como fuente de luz y de fortaleza. Por ello que la Santa Misa se convierta en el centro de tu vida cristiana, y seas consciente que sin la Eucaristía del domingo no puedes ser cristiano, la fe decae, la esperanza se vuelve débil y el testimonio del amor se vuelve inconsistente. Que con la permanente intercesión de la Virgen María Auxiliadora de los cristianos y de San Juan Bosco puedan ser fieles a Jesús y perseverar en su amistad con Él”, concluyó Monseñor Eguren.

miércoles 6 junio, 2018