PRONUNCIAMIENTO DEL SEÑOR ARZOBISPO METROPOLITANO ANTE LA ACTUAL SITUACIÓN DEL PAÍS

  1. Antes los difíciles momentos por los que atraviesa nuestra Patria, y estando cercana la Semana Santa, hago una invocación a todos los fieles cristianos de la Arquidiócesis de Piura y Tumbes para que elevemos con confianza nuestras oraciones a Jesús, Señor de la Historia, para rogar por nuestro querido Perú. Pidamos especialmente para que ilumine en estos momentos a nuestros gobernantes, y a todos los peruanos nos conceda tranquilidad de ánimo y la más firme voluntad de mantenernos unidos por la esperanza.
  1. Asimismo hago un llamado para que se respeten los procedimientos que prevé la Constitución y las Leyes del Perú para una ordenada transición del poder ya que vivimos en un Estado de Derecho y en democracia.
  1. Reitero lo que pronuncié el 04 de enero pasado durante mi homilía con ocasión de la Misa por el 197° aniversario del Grito Libertario de Piura: “La corrupción es el principal enemigo y mal que aflige al Perú… La corrupción es la peor plaga social que puede haber… Es un mal tan corrosivo y dañino como el peor de los crímenes… Es un pecado gravísimo que asecha sobre todo a la persona que posee autoridad sobre los demás… Sin hombres nuevos no habrá un Perú nuevo… Hoy en día urge una formación moral de la persona fundada en principios firmes y sólidos… La formación cristiana coadyuva a lograr este fin de manera decisiva”.
  1. En esa misma ocasión afirmaba también: “Se hace necesario un renacimiento de la política en el Perú, es decir una nueva generación de políticos inspirados por altos y nobles ideales de amor al Perú que antepongan los sagrados intereses de la Patria a los suyos, que comprendan y vivan el poder como servicio”.
  1. Hoy más que nunca recordemos y hagamos nuestras las palabras del Papa Francisco durante su reciente visita a nuestra Patria: “Hermanos peruanos, tienen tantos motivos para esperar, lo vi, lo «toqué» en estos días. Por favor cuiden la esperanza, que no se la roben. No hay mejor manera de cuidar la esperanza que permanecer unidos, para que todos estos motivos que la sostienen, crezcan cada día más”.[1]

Que Dios bendiga al Perú.

San Miguel de Piura, 21 de marzo de 2018.

[1] S.S. Francisco, Saludo al Final de la Misa en Las Palmas (Lima), 21-I-2018.

jueves 22 marzo, 2018