PIURANOS Y TUMBESINOS PIDIERON A NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES Y A SAN MIGUEL ARCÁNGEL PROTEJAN Y GUARDEN AL PAPA FRANCISCO

Arzobispo presidió intensa Jornada de Oración por el Santo Padre

07 de octubre de 2018 (Oficina de Prensa). – En el día en que la Iglesia Universal celebró la memoria de San Francisco de Asís, se llevó a cabo en nuestro país una Jornada de Oración por el Papa Francisco y toda nuestra Arquidiócesis se unió a esta hermosa iniciativa.

Días previos, nuestro Arzobispo invitó a todos fieles de nuestra Arquidiócesis a rezar intensamente a Dios para que proteja y bendiga siempre al Santo Padre, nuestro querido Papa Francisco: “No olvidemos que es nuestro deber rezar siempre por el Vicario de Cristo en la tierra, ya que, según la sabia y bella expresión de San Ambrosio, «donde está Pedro, allí está la Iglesia, y donde está la Iglesia, no hay muerte, sino vida eterna»; y en el caso del Pedro de hoy que es Francisco, agradezcamos el don de su vida y de su ministerio petrino, así como su infatigable labor por proclamar la verdad de Cristo, de la Iglesia y del Hombre, que constituyen fuente de renovada esperanza para la Iglesia y para el mundo de hoy”.

Respondiendo a esta invitación, los fieles católicos de Piura, Sullana, Bajo Piura, Paita, Talara y Tumbes se reunieron las parroquias, iglesias e instituciones para orar por el Papa Francisco, sobre todo a través de la adoración al Santísimo Sacramento, el rezo del Santo Rosario y participando de las Misas del día que se ofrecieron especialmente por el Santo Padre.

Ese día, nuestro Arzobispo celebró la Santa Misa en la histórica iglesia de “San Francisco” de nuestra ciudad, al final de la cual rezó por el Papa Francisco junto con todos los fieles presentes la siguiente oración: “Señor Jesús, Buen Pastor de la Humanidad, que confiaste a Pedro y a sus sucesores la misión de fortalecer a los hermanos en la fe y de iluminarles en la escucha de la Palabra. Te pedimos que tu Espíritu de Sabiduría ilumine al Papa Francisco en su misión de Sucesor de Pedro. Que tu misericordia le proteja de todo mal y lo conforte. Que el testimonio y la adhesión de tus fieles le anime en su misión, y que la tierna presencia de María Santísima sea para él señal de tu amor. Que él sea fuerte en la fe, audaz en la esperanza y celoso en la caridad. Tú que vives y reinas con el Padre, en la unidad del Espíritu Santo. Amén”.

domingo 7 octubre, 2018