PIURANOS Y TUMBESINOS: BAUTIZADOS Y ENVIADOS

El Mes Misionero Extraordinario se viene viviendo activamente en nuestra Arquidiócesis

26 de octubre de 2019 (Oficina de Prensa).- Durante este Mes Misionero Extraordinario que estamos viviendo en toda la Iglesia Universal, los piuranos y tumbesinos, animados por nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., vienen participando activamente de una serie de actividades dirigidas a despertar en ellos el ardor por la misión evangelizadora. Se están realizando debates, marchas, conferencias, encuentros vicariales, jornadas de formación y oración, tanto en las parroquias, comunidades, colegios y universidades, con la finalidad de involucrar de manera especial a las familias. Los misioneros han salido a los caseríos, centros poblados y asentamientos humanos, han visitado hogares, mercados, plazas, hospitales y cárceles para llevarles a todos la buena noticia del Evangelio. Los jóvenes y los niños de Piura, Castilla y 26 de Octubre también han demostrando gran entusiasmo al participar de estas actividades, éste es el caso de los integrantes de la Pastoral Juvenil quienes se reunieron para recorrer junto con la Cruz Misionera las diferentes parroquias de nuestra ciudad, rezando el Santo Rosario y ofreciéndolo por la Paz del Mundo a lo largo de todos los recorridos. También los pequeños que forman parte de los programas de primera comunión de la Parroquia “Nuestra Señora del Tránsito” del Distrito de Castilla, animados por su párroco el R.P. Pedro Talledo Nizama, y acompañados de sus catequistas y padres de familia organizaron un vistosa Corso Misionero Infantil que recorrió las diferentes calles del distrito. Con profunda alegría, más de 500 niños, portando hermosas pancartas elaboradas por ellos mismos y entonando lindos cánticos, salieron desde muy temprano a animar a los vecinos castellanos a unirse a la gran misión evangelizadora, durante su recorrido tocaban las puertas de las casas, regalándoles a otros niños como ellos una cometa o una antorcha con textos bíblicos, haciéndoles presente que el Señor les llama a vivir la alegría de ser su hijos en la Iglesia.

En la Vicaría Episcopal del Bajo Piura, los sacerdotes de Catacaos, La Arena, Vice, Sechura, La Unión y Bernal se reunieron junto a cientos de fieles de sus respectivas jurisdicciones parroquiales y salieron en peregrinación con ellos hasta el distrito de Bernal, donde acompañados de la venerada imagen del Señor de los Milagros, “El Gran Misionero del Perú”, participaron de una multitudinaria Santa Misa en el Estadio Municipal de Bernal. El R.P. George Kurian Vellaringatu, C.M.I., misionero de la India que realiza su labor como párroco en la Unión, nos comenta que: «Debemos estar muy contentos por este tiempo especial que el papa Francisco ha regalado a la iglesia. Los fieles del Bajo Piura siempre han demostrado que su fe es muy importante en su día a día, saben muy bien que Cristo los acompaña y protege a ellos y a sus familias en cada una de sus jornadas, desde los pescadores del mar de Sechura hasta los ganaderos y agricultores de Bernal, todos son muy conscientes de que se han convertido en misioneros en virtud de su propio bautismo y han querido participar de este tiempo de misión junto a sus hijos y así por ejemplo dar testimonio con empeño del Evangelio de la Creación, apoyando y protegiendo la naturaleza, reconociendo que ella es una expresión del amor de Dios por su pueblo, al que ha encomendado la naturaleza en toda su riqueza con el fin de difundirla y construir el Reino de Dios”.

En la Vicaría Episcopal de Talara, los sacerdotes de Pariñas, Talara Alta, Negritos, Los Órganos y Máncora han organizado intensas jornadas de oración y adoración al Santísimo Sacramento. Los misioneros de las diferentes parroquias de estas zonas salieron a visitar las periferias de sus pueblos para catequizar a los pobladores y junto con los sacerdotes preparar a cientos de niños y adultos para que reciban el bautismo. El R.P. Jesús Valero Saéz, nos comenta que: “Cada bautizado es un enviado y cada uno debe responder a su llamada concreta. La misión del enviado no es diferente de la misión de Jesús mismo quien estuvo entre nosotros para anunciarnos la buena nueva del Reino. Él nos dijo: «Como me envió el Padre, yo también los envío a ustedes» Se trata de una continuidad que transforma al enviado en una voz y en una misión. Y esa misión comienza con un encuentro personal con Cristo en su Iglesia, de ahí la importancia de mantener siempre vigente el impulso misionero que nace de nuestra misma adhesión de fe a Jesucristo. Esta fe, que recibimos para vivirla en comunidad, es una riqueza que debemos dar gratuitamente, comunicarla y anunciar a todos nuestros hermanos, principalmente a aquellos que aún no le conocen o que siendo bautizados se han alejado de la Iglesia; este es el sentido de la misión, que responde al deseo de Dios de que todos los hombres se salven”.

De esta manera, nuestra Arquidiócesis quiere unirse al pedido de nuestro querido Papa Francisco en este Mes Misionero Extraordinario, promoviendo iniciativas e intensificando de manera especial la oración, que es el alma de toda misión, el anuncio del Evangelio, la reflexión bíblica y teológica sobre la misión, las obras de caridad cristiana y acciones concretas de colaboración y solidaridad, para que de este modo se despierte en nosotros el entusiasmo misionero y nunca nos lo roben.

 

sábado 26 octubre, 2019