PAZ EN EL CORAZÓN, EN LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD

Pide Arzobispo de Piura en la Misa de Nochebuena

nochebuena-2016-26

24 de diciembre de 2016 (Oficina de Prensa).- En una muy concurrida Misa de Nochebuena celebrada en la Basílica Catedral de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., pidió para que el don de la paz que nos trae el Divino Niño de Belén, sea acogido por cada persona en su corazón, por las familias, y por toda la sociedad. Con emotivas palabras nuestro Pastor dijo: “El Niño de Belén nos trae la paz, aquella paz que el hombre y el mundo han esperado y anhelado por siglos con nostalgia siempre insatisfecha, como un ideal incansablemente anhelado y nunca verdaderamente alcanzado … La Navidad nos pide aprovechar esta nueva oportunidad que el Señor nos ofrece de abrir nuestro corazón a su paz. Lo haremos si acogemos en primer lugar el perdón que Dios-Padre nos ofrece en su Hijo, el cual yace hoy entre pajas en el portal de Belén. Asimismo invito a todos los matrimonios y familias a acercarse esta Nochebuena al portal de Belén, a acoger el amor de Jesús Niño para que tengan el valor de perdonarse y de reconstruir su unión matrimonial y su unidad familiar, haciendo de sus hogares cenáculos de amor. Rezo también por aquellas familias donde no falta el pan ni el bienestar pero donde quizás falta la unión y la alegría. Oro por aquellos hogares que viven pobremente y en la inseguridad del mañana como lo Sagrada Familia de Nazaret. Mi urgente llamado a las familias que disfrutan del bienestar a que no se encierren dentro de su abundancia, sino que más bien en Navidad se abran a los demás para compartir lo que tienen con otras familias a quienes les falta lo mínimo indispensable para vivir.  Rezo también por aquellas familias visitadas y angustiadas por el dolor físico o moral, probadas por la enfermedad o la miseria. A ellas les pido que no aumenten tales sufrimientos con la amargura o la desesperación, sino que sepan amortiguar el dolor con la esperanza, aquella que brota del misterio de Navidad, de tener la certeza que Dios está con nosotros y no nos abandona nunca”.

nochebuena-2016-23Más adelante nuestro Arzobispo hizo un llamado a acoger la paz del Niño Jesús en nuestra vida social y rezó por la paz mundial en especial por nuestros hermanos perseguidos por causa de su fe en Cristo en diversas partes del mundo: “Que cesen en Piura y Tumbes, así como en todo el Perú y el mundo entero, tantas formas de creciente violencia entre nosotros, causa de indecibles sufrimientos. Que se apaguen los focos de tensión, que corren el riesgo de degenerar en conflictos abiertos … En esta noche santa traemos también a nuestra memoria y oración a tanto hermanos y hermanas nuestros en la fe que en Tierra Santa, Oriente Medio, el África, Asia y en otros lugares del mundo, vivirán una Navidad en medio de persecuciones, marcados por el sufrimiento de la guerra, del terrorismo, de la muerte y el destierro, por el solo hecho de ser cristianos”.

Finalmente Monseñor Eguren pidió a María, Nuestra Señora de la Encarnación que los frutos del Año de la Misericordia no se disipen, sino que las semillas de gracia sembradas en los corazones de millones de personas fructifiquen, pidiéndole además que lleguen pronto las lluvias que tanto necesitamos para nuestra subsistencia humana, la fecundidad de nuestros campos y la vida de nuestro ganado. A continuación les ofrecemos la homilía completa que pronunció nuestro Pastor:

“Paz a los hombres que ama el Señor”

HOMILÍA DE NAVIDAD

nochebuena-2016-15Hoy la Iglesia entera, y nosotros en comunión con ella, confesamos y adoramos el Misterio de la Encarnación-Nacimiento del Hijo de Dios. Nuestra fe hoy más que nunca confiesa a Jesucristo, el Hijo unigénito del Padre, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, como Aquel que por nosotros los hombres y por nuestra salvación ha bajado del cielo y se ha encarnado de María la Virgen-Madre, para ser el Emanuel, el Dios-con-nosotros.

nochebuena-2016-16Al entrar Dios en nuestra historia, el tiempo se ha convertido en tiempo de salvación. No más esclavos del pecado, no más dominio de Satanás y de la muerte sobre nosotros. El Niño Jesús nos trae la gracia de Dios, y con ella la libertad y la vida verdadera y eterna. Con estos dones, que son los auténticos regalos de la Navidad, el Niño de Belén nos trae la paz, aquella paz que el hombre y el mundo han esperado y anhelado por siglos con nostalgia siempre insatisfecha, como un ideal incansablemente anhelado y nunca verdaderamente alcanzado.

Por ello los ángeles proclaman a los pastores la buena noticia de que hoy nos ha nacido en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo, el Señor, y con júbilo nos cantan el primer villancico de Navidad que registra la historia: “Gloria a Dios en las alturas. Y en la tierra paz, a los hombres que Él ama” (Lc 2, 14).

nochebuena-2016-14Sí hermanos: ¡Paz! La Navidad nos pide aprovechar esta nueva oportunidad que el Señor nos ofrece de abrir nuestro corazón a su paz. Lo haremos si acogemos en primer lugar la reconciliación y el perdón que Dios-Padre nos ofrece en su Hijo, el cual yace hoy entre pajas en el portal de Belén. Cada uno de nosotros esta quebrado y herido por dentro por culpa de su propio pecado. Sólo si arrepentidos acogemos al Niño Jesús por la fe, podremos alcanzar esa paz propia, íntima y personal que tanto necesitamos. Si un bebé recién nacido lo hace todo nuevo, lo renueva todo, incluso lo viejo, cuánto más lo hará este Niño que ha nacido de Santa María, que es Dios y Hombre verdadero, y que ha venido para salvarnos del pecado (ver Mt 1, 21). Es verdad lo anunciado por Isaías: En medio de nuestras tinieblas nos ha brillado una gran luz (ver Is 9,1-3.5-6).

nochebuena-2016-12Igualmente la Navidad nos ofrece la oportunidad de acoger la paz de Jesús en el matrimonio y en la familia. Pienso especialmente en aquellos matrimonios y hogares heridos por la infidelidad, en aquellas familias donde no hay concordia sino discordia entre los esposos, donde hay incomprensión entre padres e hijos. Invito a todos los matrimonios y familias a acercarse esta Nochebuena al portal de Belén, a acoger el amor de Jesús Niño simbolizado en esas manitas que tiernamente tiende hacia nosotros, para que tengan el valor de perdonarse y de reconstruir su unión matrimonial y su unidad familiar, por medio de la paz que el Divino Niño les ofrece, haciendo de sus hogares cenáculos de amor.

nochebuena-2016-10Rezo también por aquellas familias donde no falta el pan ni el bienestar pero donde quizás falta la unión y la alegría. Oro por aquellos hogares que viven más bien pobremente y en la inseguridad del mañana como lo Sagrada Familia de Nazaret; familias que tienen una existencia difícil, que habitan en pobres casas, donde hay mucho sufrimiento escondido aunque en medio de ellas exista la sencilla alegría de los pobres. Mi urgente llamado a las familias que disfrutan del bienestar a que no se encierren dentro de su abundancia, sino que más bien en Navidad se abran a los demás para compartir lo que tienen con otras familias a quienes les falta lo mínimo indispensable para vivir.

nochebuena-2016-11Rezo también por aquellas familias visitadas y angustiadas por el dolor físico o moral, probadas por la enfermedad o la miseria. A ellas les pido que no aumenten tales sufrimientos con la amargura o la desesperación, sino que sepan amortiguar el dolor con la esperanza, aquella que brota del misterio de Navidad, de tener la certeza que Dios está con nosotros y no nos abandona nunca.

nochebuena-2016-3Finalmente aprovechemos el regalo de Navidad acogiendo la paz que el Niño Jesús nos trae en nuestra vida social. Que cesen en Piura y Tumbes, así como en todo el Perú y el mundo entero, tantas formas de creciente violencia entre nosotros, causa de indecibles sufrimientos. Que se apaguen los focos de tensión, que corren el riesgo de degenerar en conflictos abiertos. Que se consolide la voluntad de decisiones pacíficas, respetuosas de las legítimas aspiraciones de los hombres y de los pueblos.

nochebuena-2016-8En esta noche santa traemos también a nuestra memoria y oración a tanto hermanos y hermanas nuestros en la fe que en Tierra Santa, Oriente Medio, el África, Asia y en otros lugares del mundo, vivirán una Navidad en medio de persecuciones, marcados por el sufrimiento de la guerra, del terrorismo, de la muerte y el destierro, por el solo hecho de ser cristianos.

Nuestra mirada final es hacia María Santísima porque como canta el poeta, hoy en los brazos de la Luna, María, yace el Sol, Jesús. Por ello le rezamos junto con San José su casto y fiel esposo:

¡Aquí nos tienes! ¡Míranos, Oh Madre de Bondad, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, porque también somos hijos tuyos, hijos de tu gran fe! En este día en que has derramado la Luz del mundo en nuestras vidas, te decimos: ¡Ruega por nosotros a tu Hijo muy querido!

nochebuena-2016-9Ruega por nuestras familias; por nuestros padres; por nuestros hijos, por nuestros hermanos.

Ruega por los niños por nacer para que como tú adorado Jesús, vean la luz del día. Protégelos de todo mal, especialmente de los nuevos “Herodes” que quieren matarlos por medio del abominable crimen que es el aborto.

Ruega por nuestros jóvenes en busca de sentido; por las personas que no tienen trabajo; por los pobres que padecen hambre y no tienen techo.

nochebuena-2016-18Ruega por nuestros enfermos, por nuestros ancianos y por cuántos están solos y sin esperanza.

Ruega por las víctimas de la injusticia y de la violencia. Ruega por los desterrados e inmigrantes que a semejanza tuya en la huida a Egipto han dejado hogar, tierra, casa, cultura, por culpa de las guerras y las persecuciones.

Ruega por los pecadores y por los que seducidos por los sucedáneos de este mundo han perdido el horizonte de la fe y de la vida verdadera. Que encuentren en tu Hijo recién nacido motivos de esperanza, de conversión, de vida nueva.

nochebuena-2016-22Ruega para que lleguen las lluvias que tanto necesitamos para nuestra subsistencia, para la fecundidad de nuestros campos y la vida de nuestro ganado.

Ruega finalmente por este Perú que es tuyo y de tu Hijo desde sus orígenes. Por este Perú que urgentemente necesita una Nueva Evangelización y una nueva floración de santidad.

Ruega por los responsables del gobierno de la Nación y por los que rigen nuestra sociedad, para que con rectitud, honestidad y entrega generosa conduzca al pueblo peruano por los caminos del Plan de Dios y así podamos ver hecha realidad la ansiada Civilización del Amor en nuestra Patria.

Estamos aquí, ante Ti, ¡Oh Santa María de la Encarnación!, para pedirte que los frutos del Año de la Misericordia no se disipen, sino que las semillas de gracia sembradas en los corazones de millones de personas fructifiquen, porque “es tiempo de mirar hacia adelante y de comprender cómo seguir viviendo con fidelidad, alegría y entusiasmo, la riqueza la misericordia divina”.[1]

Estamos aquí, ante Ti, ¡Nuestra Señora de la Encarnación! para proclamar contigo que la salvación está sólo y enteramente en tu Hijo, el Dulce Señor Jesús.

Que así sea. Amén.

San Miguel de Piura, 25 de diciembre de 2016.
Misa de Nochebuena 
Solemnidad de la Natividad del Señor

[1] S.S. Francisco, Carta Apostólica Misericordia et misera, n. 5.

nochebuena-2016-20

nochebuena-2016-19

nochebuena-2016-24

nochebuena-2016-13

nochebuena-2016-5

nochebuena-2016-4

nochebuena-2016-2

nochebuena-2016-1

nochebuena-2016-21

Sábado 24 Diciembre, 2016