PAPA FRANCISCO RECIBIRÁ A OBISPOS PERUANOS EN VISITA “AD LIMINA APOSTOLORUM”

Arzobispo de Piura lleva el saludo y pide la bendición del Papa para el pueblo piurano y tumbesino  

15 de mayo de 2017 (Oficina de Prensa).- La totalidad de los Obispos del Perú se encuentra estos días en la ciudad de Roma realizando la visita “Ad Limina Apostolorum”. La mañana de hoy los obispos peruanos concelebrarán la Santa Misa, la cual será presidida por Monseñor Salvador Piñeiro, Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana. La celebración eucarística tendrá lugar en el altar mayor de la Basílica de San Pedro. Posteriormente el Santo Padre los recibirá en audiencia, en el Palacio Apostólico, a las 10.00am En esa oportunidad el Pontífice dirigirá un saludo y mensaje a los Obispos que lo visitan y al pueblo peruano. La visita al centro de la cristiandad por los obispos del orbe tiene lugar cada cinco años, aunque en esta oportunidad se ha prolongado desde la última vez que se realizó en mayo de 2009.  

Nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., y los Obispos del Perú mantendrán reuniones de trabajo y coordinación en los diferentes Dicasterios de la Curia Romana y visitarán piadosamente las tumbas de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. Durante su entrevista personal con el Papa Francisco, Monseñor Eguren pedirá al Santo Padre la bendición apostólica para Piura y Tumbes. La visita se prolongará hasta fin de mes. Acompañemos a nuestro Pastor y a los Obispos del Perú con nuestras oraciones y pidamos por los frutos de la Visita Ad Limina para que ella redunde en bien de nuestra Región.

Se conoce por visita Ad Limina Apostolorum, la visita obligatoria que tienen que hacer los obispos del mundo a Roma para dar cuenta del estado moral y espiritual de su diócesis y todo lo relacionado con su gobierno. El nombre viene del latín y significa “Los umbrales de los Apóstoles”, refiriéndose a los apóstoles San Pedro y San Pablo. Esta visita se encuentra  contemplada en los cánones 399 y 400 del Código de Derecho Canónico, su objetivo principal es el de informar al Papa sobre el estado de la diócesis que gobiernan, así como mostrar su explícita adhesión y obediencia hacia el sucesor de San Pedro, reconociendo de una manera palpable su jurisdicción universal, dando también cuenta de la disposición de las Iglesias particulares de recibir consejos y advertencias y de esta manera estar estrechamente unidas a los miembros de la Iglesia Universal con su cabeza visible.

No es, por consiguiente, un simple acto jurídico-administrativo, consistente en el cumplimiento de una obligación ritual, protocolaria y jurídica, sino algo más profundo, que expresa, por una parte, la unidad de la Iglesia -fundada por el Señor sobre los Apóstoles y edificada sobre Pedro, su cabeza- con el mismo Jesucristo como piedra maestra angular y su «evangelio» de salvación para todos los hombres, y, por otra, tiende a consolidar esta unidad -fundada sobre la misma fe, esperanza y caridad- mediante el encuentro personal de cada obispo con el Sucesor de Pedro, Obispo de Roma, custodio del depósito de la verdad transmitida por los Apóstoles. La Visita Ad Limina permite también dar a conocer mejor y a apreciar el inmenso patrimonio de valores espirituales y morales que toda la Iglesia, en comunión con el Obispo de Roma, ha difundido por todo el mundo.

Lunes 15 Mayo, 2017