PAPA FRANCISCO CLAUSURA VIII ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS FILADELFIA 2015

13

28 de septiembre de 2015 (Oficina de Prensa/ACI).- Luego de un maratónico viaje –el más largo de su pontificado– que lo llevó a varias ciudades de Cuba y Estados Unidos en donde pronunció 26 discursos y homilías, el Papa Francisco partió de regreso a Roma. Antes de partir, el Santo Padre se encontró con el comité organizador del Encuentro Mundial de las Familias Filadelfia 2015, presidido por el Arzobispo estadounidense, Mons. Charles Chaput.

1En sus palabras el Papa dijo que estos días han sido “de mucha gracia y pido al Señor que también lo hayan sido para ustedes. Quiero que sepan que, ahora que me preparo para partir, lo hago con el corazón lleno de gratitud y esperanza”. El Pontífice agradeció a las autoridades civiles y locales de Filadelfia y dio las gracias “también a las familias que han compartido su testimonio durante el Encuentro. ¡No es nada fácil hablar abiertamente de la propia vida! Sin embargo, su sinceridad y humildad ante el Señor y ante cada uno de nosotros nos han hecho ver la belleza de la vida familiar en toda su riqueza y variedad”.

“Pido al Señor que estos días de oración y reflexión sobre la importancia de lafamilia para una sociedad sana, animará a las familias a seguir esforzándose en el camino de la santidad y a ver a la Iglesia como su segura compañera de camino, independientemente de los desafíos que tengan que afrontar”, exhortó. El Papa también resaltó la importancia de haber canonizado en Washington a Junípero Serra, quien recuerda la importancia de ser «discípulos y misioneros» del Señor.

10Francisco también se refirió a la oración interreligiosa en el Ground Zero en Nueva York, donde fue el atentado de las torres gemelas y subrayó que “tenemos la certeza de que el mal no tiene nunca la última palabra y de que, en el plan misericordioso de Dios, el amor y la paz triunfarán sobre todo”. El Santo Padre agradeció también al vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden y exhortó a las autoridades a que sean “administradores buenos y generosos de los recursos humanos y materiales que les han sido confiados”.

Antes de concluir, Francisco exhortó a no dejar que se apague el entusiasmo “por Jesús, por la Iglesia, por nuestras familias y por la familia más amplia de la sociedad (…). Quiera Dios que estos días que hemos compartido produzcan frutos abundantes y permanentes”. Tras pedir, como siempre suele hacer, que recen por él, el Papa concluyó: “¡Que Dios bendiga a América!”

Tras su discurso a las autoridades el Papa se tomó unos minutos para saludar personalmente a diversas personas y familias presentes en el aeropuerto, para luego dirigirse en el pequeño auto fiat hasta el avión de American Airlines en donde fue despedido por un grupo de obispos y autoridades locales.

26En este viaje internacional, el Papa visitó las ciudades de La Habana, Holguín y Santiago de Cuba; mientras que en Estados Unidos llegó a las ciudades de Washington D.C., Nueva York y Filadelfia. Entre los hitos más importantes de este viaje estuvieron el encuentro del Pontífice con Fidel Castro en Cuba, su visita al santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba. En Estados Unidos, el Papa visitó al Presidente Barack Obama en la Casa Blanca, canonizó al fraile franciscano Junípero Serra, rezó en el Ground Zero, pronunció dos discursos considerados históricos: uno en el Congreso de Estados Unidos y otro en la sede de la ONU en Nueva York. En Filadelfia participó de los principales eventos del Encuentro Mundial de las Familias, principal objetivo del viaje que acaba de concluir.

A continuación el texto completo de su despedida en el aeropuerto de Filadelfia:

Sr. Vicepresidente,

Distinguidas Autoridades,

Hermanos Obispos,

Queridos amigos:

Los días que he pasado con ustedes se me han hecho cortos. Pero han sido para mí días de mucha gracia y pido al Señor que también lo hayan sido para ustedes. Quiero que sepan que, ahora que me preparo para partir, lo hago con el corazón lleno de gratitud y esperanza.

Estoy muy agradecido a todos ustedes y también a todos los que se han empleado a fondo para hacer posible mi visita y preparar el Encuentro Mundial de las Familias. De manera particular, doy las gracias al Arzobispo Chaput y a la Arquidiócesis de Filadelfia, a las Autoridades Civiles, a los organizadores y a los muchos voluntarios y bienhechores que han colaborado de una u otra manera.

3Gracias también a las familias que han compartido su testimonio durante el Encuentro. ¡No es nada fácil hablar abiertamente de la propia vida! Sin embargo, su sinceridad y humildad ante el Señor y ante cada uno de nosotros nos han hecho ver la belleza de la vida familiar en toda su riqueza y variedad. Pido al Señor que estos días de oración y reflexión sobre la importancia de la familia para una sociedad sana, animará a las familias a seguir esforzándose en el camino de la santidad y a ver a la Iglesia como su segura compañera de camino, independientemente de los desafíos que tengan que afrontar.

20Al finalizar mi visita, quisiera también agradecer a todos los que han colaborado en la preparación de mi permanencia en las Arquidiócesis de Washington y Nueva York. Para mí fue especialmente emotivo la canonización de san Junípero Serra, que nos recuerda a todos nuestro llamado a ser discípulos misioneros. También lo fue la visita, junto a mis hermanos y hermanas de otras religiones, a la Zona Cero, lugar que nos habla con fuerza del misterio del mal. Sin embargo, tenemos la certeza de que el mal no tiene nunca la última palabra y de que, en el plan misericordioso de Dios, el amor y la paz triunfarán sobre todo.

Señor Vicepresidente, le pido que reitere al Presidente Obama y a los miembros del Congreso mi gratitud, junto con la seguridad de mis oraciones por el pueblo estadounidense. Esta tierra ha sido bendecida con grandes dones y oportunidades. Ruego al Señor para que ustedes sean administradores buenos y generosos de los recursos humanos y materiales que les han sido confiados.

12Doy gracias al Señor porque me ha concedido ser testigo de la fe del Pueblo de Dios en este País, como ha quedado manifestado en nuestros momentos comunitarios de oración y se puede ver en tantas obras de caridad. Dice Jesús en las Escrituras: «En verdad les digo que cada vez que lo hicieron con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicieron» (Mt 24,40). Sus atenciones conmigo y su generosa acogida son signo de su amor y fidelidad a Jesús. Lo son también sus atenciones para con los pobres, los enfermos, los sin techo y los inmigrantes, su defensa de la vida en todas sus etapas y su preocupación por la familia. En todos estos casos se ve que Jesús está en medio de ustedes y que el cuidado de los unos por los otros es el cuidado con que tratan al mismo Jesús.

16Ahora que los dejo, les pido a todos, especialmente a los voluntarios y bienhechores que han asistido al Encuentro Mundial de las Familias: No dejen que su entusiasmo por Jesús, por la Iglesia, por nuestras familias y por la familia más amplia de la sociedad se apague. Quiera Dios que estos días que hemos compartido produzcan frutos abundantes y permanentes; que la generosidad y el cuidado por los demás perduren. Y ya que nosotros hemos recibido mucho de Dios –dones concedidos gratuitamente, y no por nuestros méritos–, que también nosotros seamos capaces de dar gratuitamente a los demás.

Queridos amigos, los saludo a todos en el Señor y los encomiendo al cuidado maternal de María Inmaculada, Patrona de los Estados Unidos. Los tendré presentes en mis oraciones a ustedes y a sus familias, y les pido, por favor, que recen por mí. Que Dios los bendiga. ¡Que Dios bendiga a América!

Papa Francisco a presos: Cristo los busca para devolverles la dignidad de hijos de Dios

5

“He venido como pastor, pero sobre todo como hermano para compartir su situación”, expresó el Papa Francisco a los cien presos con quienes se reunió este domingo en un centro correccional de Filadelfia (Estados Unidos), donde afirmó que Jesús viene a buscarlos para “lavarles los pies”, curarles las heridas y calzarlos “de nuevo con la dignidad de los hijos de Dios”.

2El Santo Padre fue recibido en el Instituto Correccional Curran-Fromhold por el Arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput. Durante el evento, el Pontífice estuvo sentado en una silla de madera elaborada por los propios presidiarios. Según se informó, en el encuentro estuvieron presos de diferentes denominaciones religiosas, muchos de ellos condenados por violación, asesinato, tráfico de drogas, entre otros delitos. Sin embargo, fueron elegidos para participar debido a su buen comportamiento en la cárcel. También participaron familiares de las víctimas y trabajadores penitenciarios. Según el protocolo establecido para el evento, los reclusos solo podían darle la mano al Papa cuando los saludó uno por uno. Sin embargo uno de ellos casi al final, se atrevió a pedirle un abrazo al Papa y se vivió esta conmovedora escena. Luego otros reclusos hicieron lo mismo.

9En su discurso, Francisco reflexionó sobre el pasaje evangélico del lavado de pies que hizo Cristo a sus discípulos antes de la Última Cena. Recordó que en aquel tiempo se acostumbraba lavar los pies “porque no existían caminos asfaltados” y todos se lastimaban “con alguna piedra o producían alguna herida”. “Ahí lo vemos a Jesús lavando los pies, nuestros pies, los de sus discípulos de ayer y de hoy. Todos sabemos que vivir es caminar, vivir es andar por distintos caminos, distintos senderos que dejan su marca en nuestra vida”, señaló.

En ese sentido, Francisco dijo a los presos que “por la fe sabemos que Jesús nos busca, quiere sanar nuestras heridas, curar nuestros pies de las llagas de un andar cargado de soledad”. “Jesús no nos pregunta por dónde anduvimos, no nos interroga qué estuvimos haciendo (…). Él viene a nuestro encuentro para calzarnos de nuevo con la dignidad de los hijos de Dios. Nos quiere ayudar a recomponer nuestro andar, reemprender nuestro caminar, recuperar nuestra esperanza, restituirnos en la fe y la confianza”, afirmó.

El Papa señaló que “todos tenemos necesidad de ser purificados”. En ese sentido, dijo que “es penoso constatar sistemas penitenciarios que no buscan curar las llagas, sanar las heridas, generar nuevas oportunidades. Es doloroso constatar cuando se cree que solo algunos tienen necesidad de ser lavados, purificados no asumiendo que su cansancio y su dolor”.

8Francisco dijo a los presentes que en “este momento de la vida de ustedes solo puede tener una finalidad: tender la mano para volver al camino, tender la mano que ayude a la reinserción social. Una reinserción de la que todos formamos parte, a las que todos estamos invitados a estimular, acompañar y generar. Una reinserción buscada y deseada por todos”. “Quiero animarlos a tener esta actitud entre ustedes con todas las personas que de alguna manera forman parte de este instituto. Sean  forjadores de camino, sean forjadores de nuevos senderos”, alentó.

Finalmente, el Papa se acercó a cada uno de los presos para saludarlos y charlar brevemente. Incluso algunos se animaron a levantarse para abrazar a Francisco, quien también saludó a los familiares de las víctimas y trabajadores penitenciarios.

Antes de irse, el Pontífice agradeció nuevamente por la silla y bendijo los rosarios que les fueron regalados a los presidiarios.

https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-francisco-visita-a-los-presos-del-instituto-correccional-curran-fromhold-de-filade-47089/

Cardenal O’Malley a familias: Si quieren evangelizar necesitan estas dos cualidades

23

Miles de católicos se han desplazado hasta Filadelfia para el Encuentro Mundial de las Familias. En el marco de este evento, el Arzobispo de Boston, Cardenal Sean O’Malley, les ha dado un claro mensaje: no sean aguafiestas.

25“La belleza y la alegría son las herramientas más poderosas para la evangelización”, afirmó el Cardenal O’Malley durante discurso de apertura del Encuentro Mundial de las Familias el pasado 25 de septiembre. “Juntos queremos soñar un mundo donde la belleza de la vida familiar atraiga a las personas para que se entreguen en el matrimonio, para que construyan una iglesia doméstica y que se construya la civilización del amor”.

El Cardenal habló durante el Encuentro Mundial de las Familias, una reunión internacional organizada para animar y fortalecer a las familias de todo el mundo. El Papa Francisco celebrará la misa final del encuentro que tiene como lema “El amor es nuestra misión: Una familia verdaderamente viva”. El encuentro también incluyó presentaciones, testimonios, música y otros eventos. El mismo día de la intervención del Cardenal O’Malley, participó el pastor evangélico Rick Warren.

“Las familias llenas de alegría están basadas en el amor de Dios”; dijo Warren y añadió que podemos amar porque estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, que es amor. El pastor también describió a las familias auténticamente felices como especialmente conscientes del propósito de ser como Cristo y de realizar la misión que Dios les ha encomendado.

24En su discurso, el Cardenal O’Malley también destacó la llamada de ser discípulos misioneros. “La decisión fundamental del amor nace de un encuentro con Dios vivo, que primero nos ha amado”, dijo. “Por ese encuentro podemos ver el mundo a través de los ojos de Dios y reconocer los que es realmente bello e importante en la vida”. Nuestra respuesta a ese encuentro es cómo vivimos nuestro ser discípulos, afirmó el Cardenal. “El Papa Francisco ha explicado que nuestra llamada a ser discípulos es una llamada a ser misioneros. Seremos fieles a nuestra misión como familias en Cristo sólo si invitamos a otros a ser parte de esa misión, ayudando a otras familias a alcanzar lo que realmente son”.

6La familia es fundamental en el logro de este objetivo, dijo el Cardenal O’Malley. “En el plan de Dios, la familia es la escuela de amor donde aprendemos a donarnos a nosotros mismos”. Por eso subrayó que “el matrimonio en el plan de Dios es el santuario de amor” y “las familias son misioneros, que pasan la fe a las nuevas generaciones”. “Los padres no sólo enseñan el Evangelio a sus hijos, sino que de sus propios hijos ellos reciben el mismo Evangelio, que viven profundamente. Una familia así se convierte en evangelizadora de otras muchas”.

Las familias que viven esta misión “cambian el curso de la historia”, indicó el Purpurado. “Ellos abren la puerta que permite a la luz de Dios entrar en el mundo y su testimonio nos ayuda a abrirnos a la vida”. “Si la familia hace su trabajo como debe, esta transforma a las masas en comunidades, dijo el Cardenal. Una masa de gente es un grupo de personas que han unido las circunstancias o los intereses comunes, pero generalmente no hay interés en el bien del otro, explicó, mientras que una comunidad se ocupa del bienestar de los otros miembros”.

22Además recordó la parte del Evangelio en la que una multitud de gente no permite al paralítico ver a Jesús, mientras que su comunidad, sus amigos, les llevan a él a encontrarse con Cristo bajándole desde el tejado. “La multitud siempre expulsa. Mientras que la comunidad te lleva más cerca de Cristo”. “Nosotros habitamos los nuevos territorios de misión de la Iglesia. Necesitamos encontrar un modo de llevar el Evangelio a nuestro mundo contemporáneo”, dijo el Cardenal O’Malley. “Nuestra tarea es cambiar la multitud en comunidad. Ese es el fin de nuestra evangelización, y debe comenzar en nuestras familias”.

Papa Francisco desafía a las familias a responder esta pregunta para medir su amor

19

La santidad y el amor están ligadas a los pequeños gestos que se aprenden en el hogar, afirmó el Papa Francisco en la Misa de clausura del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia (Estados Unidos), en una homilía donde invitó a los padres y madres a preguntarse si en su casas “¿se grita o se habla con amor y ternura?”. “Es una buena manera de medir el amor”, afirmó.

15Francisco presidió una multitudinaria Misa con más de un millón de personas, según indicó la prensa local, un hecho que marca un hito en la historia de la ciudad, donde nunca antes se había congregado una cantidad similar de gente. “Somos muchos los que participamos en esta celebración y esto es ya en sí mismo algo profético, una especie de milagro en el mundo de hoy”, afirmó el Santo Padre.

En su homilía, el Pontífice expresó su deseo de que “ojalá cada uno de nosotros se abriera a los milagros del amor para el bien de su propia familia y de todas las familias del mundo, y estoy hablando del milagro de amor, y de esa manera poder así superar el escándalo de un amor mezquino y desconfiado, encerrado en sí mismo e impaciente con los demás”. En ese sentido, señaló, “les dejo como pregunta para que cada uno responda porque dije la palabra impaciente. En mi casa, ¿se grita o se habla con amor y ternura? Es una buena manera de medir nuestro amor”.

14El Santo Padre explicó que “la fe abre la ‘ventana’ a la presencia actuante del Espíritu y nos muestra que, como la felicidad, la santidad está siempre ligada a los pequeños gestos” que se aprenden en el hogar; “gestos de familia que se pierden en el anonimato de la cotidianidad pero que hacen diferente cada jornada”, como preparar el plato caliente para quien llega a cenar, “la bendición antes de dormir y el abrazo al regresar de una larga jornada de trabajo”. “El amor se manifiesta en pequeñas cosas, en la atención mínima a lo cotidiano que hace que la vida siempre tenga sabor a hogar. La fe crece con la práctica y es plasmada por el amor. Por eso, nuestras familias, nuestros hogares, son verdaderas Iglesias domésticas. Es el lugar propio donde la fe se hace vida y la vida crece en la fe”, afirmó.

17Francisco dijo que Jesús “invita a no impedir esos pequeños gestos milagrosos”, sino a provocarlos y despertar todos estos pequeños gestos, “signos de su presencia viva y actuante en nuestro mundo”. “¿Cómo estamos trabajando para vivir esta lógica en nuestros hogares, en nuestras sociedades? ¿Qué tipo de mundo queremos dejarle a nuestros hijos?”, preguntó el Papa. El Espíritu “Nos invita y desafía a responderla con la gran familia humana”, señaló.

Cuidado con la perversión de la fe

En su homilía, el Pontífice también reflexionó sobre el peligro de caer en la tentación de poner en duda la obra del Espíritu y creer que “la misma no tiene nada que ver con aquellos que ‘no son parte de nuestro grupo’, que no son ‘como nosotros’”. Advirtió que esta “es una tentación peligrosa. No bloquea solamente la conversión a la fe, sino que constituye una perversión de la fe”.

21Explicó que había gente para quienes “la apertura de Jesús a la fe honesta y sincera de muchas personas que no formaban parte del pueblo elegido de Dios, les parecía intolerable. Los discípulos, por su parte, actuaron de buena fe, pero la tentación de ser escandalizados por la libertad de Dios que hace llover sobre ‘justos e injustos’, saltándose la burocracia, el oficialismo y los círculos íntimos, amenaza la autenticidad de la fe y, por tanto, tiene que ser vigorosamente rechazada”.

En ese sentido, Francisco recordó que Dios quiere que todos “participen de la fiesta del Evangelio”. “No impidan todo lo bueno, dice Jesús, por el contrario, ayúdenlo a crecer”, invitó.

Antes de culminar la Eucaristía, el Arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, agradeció al Santo Padre y afirmó que “esta ha sido una semana de hermandad y de bendiciones, una visita papal dedicada a la belleza de la familia”.

4El Prelado dio gracias también a todos los que ayudaron al éxito del encuentro y aseguró que “ninguno de nosotros olvidará estos días por el resto de nuestras vidas”. “Filadelfia tiene un gran corazón, y hoy está lleno de gratitud, con confianza en cada uno como hijos de un Dios amoroso, y con la esperanza de que hoy comenzará un nuevo espíritu en nuestra ciudad y en nuestra Iglesia”, expresó.

Asimismo, el Presidente del Pontificio Consejo de las Familias, Mons. Vincenzo Paglia, destacó que en Filadelfia han participado familias de todos los continentes, formando “un pueblo de familias”, “sanas o menos sanas, pero todas unidas por Jesús, por el Evangelio”. Finalmente, el Prelado anunció que el próximo Encuentro Mundial de las Familias será en Dublín (Irlanda), en 2018.

A continuación les ofrecemos un link a través del cual podrán acceder a la homilía completa del Santo Padre durante la Misa de Clausura del VIII Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia:

https://www.aciprensa.com/noticias/papa-francisco-preside-misa-de-clausura-del-viii-encuentro-mundial-de-las-familias-2015-60420/

lunes 28 septiembre, 2015