“NUNCA SOMOS MÁS GRANDES QUE CUANDO ESTAMOS DE RODILLAS ANTE DIOS”

Solemnidad de la Epifanía del Señor

a

03 de enero de 2016 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió en la Basílica Catedral de nuestra ciudad, la Santa Misa por la Solemnidad de la Epifanía del Señor, ante gran cantidad de fieles que acudieron para participar de esta fiesta en la que celebramos la manifestación de Jesús como el Hijo de Dios y Salvador del mundo.

iNuestro Pastor inició su homilía resaltando el ejemplo de los Reyes Magos que nos enseñan a ponernos en búsqueda y a tener una actitud humilde para acercarnos a quien es la respuesta a nuestros anhelos más profundos, Jesús: “Fiesta de la Epifanía, fiesta de la adoración de los Reyes Magos al Niño Dios. Fiesta de los pueblos gentiles que reconocen y acogen al Señor Jesús como su Salvador. Nunca dejarán de sorprendernos estos hombres que movidos por una estrella y su hambre interior de infinito se lanzan a la apasionante aventura de buscar al Salvador, y cuando lo encuentran en brazos de su Madre María, en la compañía de San José su padre custodio, lo adoran como a Dios con su incienso, como a Rey con su oro y como a hombre verdadero con su mirra”.

1.gMonseñor Eguren se refirió también a los singulares personajes del Evangelio, los tres Reyes Magos, sabios hombres de ciencia que se ponen en camino para encontrar al Rey de los judíos, destacando de ellos la profunda inquietud que los alienta a iniciar viaje hacia Belén para encontrar las respuestas fundamentales de sus vidas: “Los Reyes Magos nos enseñan a perseverar en el camino de la fe y a nunca desfallecer a pesar de los problemas que puedan surgir. Nos enseñan a buscar a Dios sin cansarnos y menos desanimarnos. Nos enseñan que sólo los humildes son capaces de encontrar y conocer a Jesús, y que ese encuentro llena la vida de alegría y de aquella luz que es capaz de disipar las tinieblas del pecado y del mal. Los Reyes Magos nos enseñan que nunca somos más grandes que cuando estamos de rodillas ante el Señor para adorarlo. Sí hermanos, ojalá seamos como ellos: personas con un corazón inquieto, en búsqueda constante del Señor, capaces de percibir los signos de Dios, su lenguaje callado y sencillo; personas valientes a quienes les importa más encontrar la verdad que el qué dirán de las gentes. Por todo ello sus imágenes siempre están en las representaciones de cualquier nacimiento por humilde que éste sea”.

1.nEn otro momento nuestro Arzobispo reflexionando en torno a la Fiesta que celebramos dijo: “Este día de Epifanía en que Jesús se nos manifiesta en brazos de su Madre María, como la Luz que viene a iluminar las tinieblas de nuestro pecado, preguntémonos a modo de examen de conciencia: ¿Tenemos la humildad de los Reyes Magos o la arrogancia y autosuficiencia de Herodes y de los sumos sacerdotes? ¿Mi vida es un postrarme continuamente ante el Señor y los demás para amarlos o es un quedarme muy cómodamente instalado en el palacio de mi autosuficiencia, de mi orgullo? ¿Jesús es mi Señor y mi Salvador de quien me descubro necesitado, o es más bien una amenaza para mi egoísmo, para mis planes, para mi ambición? ¿Me dejo iluminar por Jesús como los Reyes Magos o prefiero las tinieblas de mi pecado, de mi mentira, de mis maquinaciones e intrigas?”.

1.cFinalmente Monseñor Eguren elevó su oración al Padre, para que en este Año 2016, especialmente dedicado a la misericordia, nuestra respuesta a Dios sea siempre siguiendo el ejemplo de los reyes magos, dejándolo todo y dejándonos llevar por el deseo de buscarlo y encontrarle en cada uno de nuestros hermanos más necesitados: “Deseo que la luz de la misericordia divina que resplandece en Jesús, el Hijo de Dios que ha nacido de Santa María, brille sobre todos nosotros a lo largo del Año Nuevo. Y que a su vez, por las obras de misericordia que realicemos en el año 2016, cada uno de nosotros sea un reflejo de la luz divina en la vida de nuestros hermanos más pobres, indefensos y necesitados”.

h

1.l

1.j

1.b

1.k

1.f

1.m

k.1a

1.d

domingo 3 enero, 2016