“ÉL NO SE CANSA DE PERDONAR. TÚ NO TE CANSES DE PEDIRLE PERDÓN”

Santa Misa en honor al Señor Cautivo de Ayabaca

Patrono de la Corte Superior de Justicia de Piura

cautivo-1

07 de octubre de 2015 (Oficina de Prensa).- En un clima de profundo recogimiento, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, celebró la Santa Misa en honor al Señor Cautivo de Ayabaca, patrono de la Corte Superior de Justicia de Piura, en la que participaron con mucha devoción el Dr. Juan Carlos Checkely Soria, Presidente de la Corte, los jueces y fiscales superiores, personal administrativo, trabajadores, y una gran cantidad de devotos que se dieron cita para participar de esta Eucaristía. Al culminar la Santa Misa, la Imagen del Señor Cautivo que se venera en la Corte Superior de Justicia, salió en procesión por las calles de nuestra Ciudad recibiendo el homenaje de diferentes instituciones a su paso.

cautivo-20Al iniciar su homilía nuestro Pastor destacó el mensaje que nos deja la mirada de misericordia del Señor Cautivo: “La mirada del Cautivo no es una mirada severa, ni castigadora sino más bien una mirada de compasión y de ternura, de amor misericordioso. Su mirada es ocasión preciosa para comprender que el Señor no se cansa de perdonar y por tanto podemos acercarnos con confianza a Él. Dejémonos traspasar por su mirada de amor para sentirnos abrazados por su misericordia, más aún en éste Año Jubilar. No importa lo lejos que puedas haberte ido, ni lo hondo que hayas caído, siempre hay una posibilidad de regresar y levantarse porque Él te ama y te ofrece su mano. Si el Señor Cautivo no se cansa de perdonarnos, no nos cansemos entonces de pedirle perdón. Porque aunque caigamos muchas veces en lo mismo, si nos acercamos con el corazón arrepentido y propósito de enmienda a confesarnos sacramentalmente, Él no dejará de darnos su perdón y renovarnos su amistad”.

cautivo-2Reflexionando en el Evangelio de la Misa (ver Jn 19, 1-11), Monseñor Eguren dijo: “La imagen del Señor Cautivo refleja el momento en que Jesús después de haber sido flagelado, coronado de espinas y revestido del manto de púrpura, es presentado por Pilato a la multitud como “ecce homo”, “he ahí al hombre”. Si bien el Gobernador Romano no se da cuenta del alcance de sus palabras, nosotros sí las comprendemos bien, porque creemos en el Señor y sabemos que Él es el Hombre nuevo y perfecto, que manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación, como enseña el Concilio”.

cautivo-13Finalmente nuestro Arzobispo, exhortó a los presentes a creer y seguir a Cristo porque solo así encontraremos el sentido de nuestra existencia: “Queridos hermanos, la fiesta del Señor Cautivo nos invita a renovar nuestra fe en Jesús y a decirle creo en ti como mi camino de realización, como la senda que tengo que recorrer para realmente encontrarme a mí mismo, alcanzar mi libertad, ser feliz y después de esta vida salvarme. Que los jóvenes aquí presentes comprendan bien esta verdad porque la felicidad no está en los sucedáneos que da el mundo sino en el amor al Señor y a los hermanos, ya que el ser humano no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás. En este Año de la Misericordia no cansemos de hacer el bien y practicar las obras de misericordia corporales y espirituales”.

cautivo-19

cautivo-3

cautivo-17

cautivo-4

cautivo-16

cautivo-18

cautivo-22

cautivo-6

cautivo-14

cautivo-8

cautivo-7

cautivo-11

cautivo-21

cautivo-9

cautivo-10

cautivo-12

viernes 7 octubre, 2016