«NO OLVIDEMOS QUE TODOS SOMOS RESPONSABLES DE TODOS»

Arzobispo celebra Santa Misa por el Centenario de la Reivindicación Política del Distrito de Castilla

13 de agosto de 2020 (Oficina de Prensa).- Nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., celebró la mañana de hoy la Santa Misa con ocasión del 100° Aniversario de la Reivindicación Política de Distrito de Castilla. La Eucaristía se celebró de forma privada en la Capilla Arzobispal «Nuestra Señora de las Mercedes». Estuvieron conectados virtualmente a la celebración eucarística el pleno del Concejo Municipal del Distrito encabezado por su alcalde, el Dr. José Elías Aguilar Silva, así como las principales autoridades políticas, civiles y militares de la Región.

Durante su homilía, nuestro Pastor destacó que: “Es importante conocer nuestra historia, porque si no la conocemos no podemos vivir con pasión nuestro presente y menos proyectarnos con confianza al futuro. La historia de Castilla se remonta a los orígenes de la gran cultura Tallan, aproximadamente hacia el año 500 o 600 D.C. En la época del Virreinato, el desarrollo social y económico de Castilla estuvo marcado por la formación de haciendas y fundos los cuales crecieron con los siglos. Políticamente, hacia el año 1855, Castilla formó parte del distrito de Piura, pero el 02 de enero de 1875, por Ley promulgada por el entonces presidente Ramón Castilla, el sitio de Tacalá fue elevado a la condición de distrito cambiando su nombre en 1860 por el de Castilla, en honor al insigne Presidente. Un lamentable retroceso hizo que, en agosto de 1908, Castilla retornara a formar parte de Piura, pero finalmente el 13 de agosto de 1920, es decir un día como hoy hace 100 años, el presidente Augusto B. Leguía reivindica políticamente a Castilla devolviéndole la condición de Distrito. Es por eso por lo que hoy celebramos el centenario de la reivindicación política del Distrito de Castilla. Hoy en día Castilla está integrado por su capital distrital y 09 caseríos localizados en el Valle del Medio Piura con una población superior a los 160,000 habitantes”.

En otro momento, Monseñor Eguren recalcó que: “Este aniversario nos encuentra en plena pandemia y sabemos que grande ha sido y es el sufrimiento y sacrificio de los castellanos. Pedimos en esta Misa por todos los que han fallecido en este Distrito, así como por sus acongojadas familias. Pedimos por sus enfermos, especialmente por los contagiados por coronavirus, y pedimos al Gobierno que fortalezca los servicios de salud del Distrito, que fortalezca la atención primaria y domiciliaria, así como sus centros de salud y hospitales. Hoy más que nunca debemos con ocasión de este aniversario reivindicar, es decir exigir para Castilla, una atención de salud de calidad donde todos los castellanos puedan tener la seguridad y tranquilidad que el Estado es capaz de velar por la salud de sus ciudadanos”.

Nuestro Arzobispo se refirió también a la necesidad de fortalecer más nuestro sentido de comunidad: “Uno de los grandes retos de las ciudades en el presente siglo es que no se deshumanicen, que no se conviertan en un conglomerado caótico, meramente económico, sin personalidad y sin sentido de comunidad. Cuando hay sentido de comunidad, hay respeto por las personas, por su dignidad, hay solidaridad, hay sentido del deber cívico. Este es el reto que tiene Castilla en este centenario: fortalecer su sentido de comunidad, a través de la corresponsabilidad, es decir teniendo conciencia y compromiso de sentirnos todos responsables de todos. Hay que superar el individualismo egoísta y crecer en la conciencia que el otro es mi hermano y que por lo tanto soy también responsable de él. Esto lo debemos expresar en estos momentos sobre todo con nuestra fiel observancia de las medidas de higiene, distanciamiento social, y bioseguridad, el uso riguroso de la mascarilla, evitando las aglomeraciones y comportamientos sociales irresponsables, no cayendo en acaparamiento, agio y usura de bienes, medicina y oxígeno. Asimismo, para que crezca nuestro sentido de comunidad hay que fomentar la solidaridad que es el compromiso de trabajar por el bien común, que es el bien de todos y de cada uno, comenzando por el trabajo honesto y abnegado de nuestras autoridades hasta el último castellano. Pongamos a los enfermos, a los pobres (que hoy han aumentado en número como consecuencia del desempleo), y a los vulnerables en el primer lugar de nuestras preocupaciones. Que Castilla se distinga siempre por su amor fraterno y su vida de activa caridad”.

“El sentido de comunidad, la corresponsabilidad y la solidaridad solo podrán crecer con fuerza entre nosotros si ponemos en el centro de nuestra vida a Cristo y a nuestra fe cristiana y católica. Las ciudades, como la persona, no sólo tienen cuerpo sino también espíritu. Y en ese sentido, Castilla, como ciudad fundada al calor de la fe cristiana tuvo siempre presente desde sus inicios la vida espiritual de sus habitantes. La vida de Castilla se ha identificado con su fe católica permanentemente y así tiene que seguir siendo para bien de todos nosotros, ya que la fe promueve el sentido auténtico de comunidad, de corresponsabilidad y solidaridad. Que Nuestra Señora del Tránsito y San Martín de Porres, patronos del Distrito los bendigan hoy y siempre y los cuiden de todo mal”, concluyó Monseñor Eguren.

Puede ver el video grabado de esta Santa Misa de nuestro Arzobispo Metropolitano de Piura desde AQUÍ

jueves 13 agosto, 2020