“NO HAY IGLESIA JOVEN SIN JESÚS”

06 de agosto de 20198 (Oficina de Prensa).-  Cerca de 1500 jóvenes pertenecientes a los grupos de catequesis y de pastoral juvenil de las Parroquias “Nuestra Señora de Las Mercedes” de La Arena, “San Francisco de Asís” de Bernal, “San Jacinto” de Vice, “San Juan Bautista” de Catacaos, “San Martín de Tours” de Sechura y “San Silvestre” de la Unión, se reunieron una vez más en el Coliseo Municipal del Distrito de Bellavista – La Unión (Bajo Piura) con los sacerdotes de esta Vicaría Foránea, para participar del II Encuentro – Conversatorio que bajo el lema: “No hay Iglesia joven sin Jesús”, organizó la pastoral juvenil del Bajo Piura. A lo largo de todo el día, mediante charlas, testimonios y una interesante rueda de preguntas, los participantes tuvieron la oportunidad de reflexionar y cuestionarse sobre la necesidad del encuentro personal con el Señor Jesús para poder responder a la llamada particular que Él le hace a cada joven como camino de santidad y felicidad.

Refiriéndose a este II Encuentro, el R.P. David Ancajima, coordinador general del evento, nos manifiesto que: “Hemos querido seguir el pedido de nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio, de ser pastores que salgan al encuentro de los fieles. El pueblo de Dios quiere ver en sus sacerdotes a un Jesús viviente, a un hombre de Dios y los jóvenes no son ajenos a esto. Los jóvenes más que buscar en el sacerdote a un amigo que les escuche, que sea su confidente y que les preste toda su atención, buscan a un hombre de Dios. Esta figura de Jesús es la que buscan los jóvenes en nosotros sacerdotes: que seamos entregados como el maestro, fieles a nuestro ministerio, hombres de oración y siempre prestos a servir. Con este segundo conversatorio, también hemos querido responder a la llamada que nos hace nuestro querido Papa Francisco a crear espacios donde las voces de los jóvenes sean escuchadas, porque la escucha hace posible un intercambio de dones en un contexto de empatía y al mismo tiempo, pone las condiciones para un anuncio del Evangelio que llegue verdaderamente al corazón, de modo incisivo y fecundo”.

Paola Amaya Antón, es una joven de la Parroquia San Francisco de Asís Bernal que nos comenta su experiencia: “Me desperté ese sábado desde muy temprano y con muchas ganas a este encuentro donde se nos había indicado podríamos resolver las dudas que teníamos sobre la Iglesia y mantener un acercamiento con nuestros sacerdotes. Mi sorpresa fue grande al ver no solo a uno, sino a ocho sacerdotes que hicieron un alto en sus múltiples actividades en sus parroquias y vinieron a encontrarse con nosotros y a resolver nuestras dudas. Se habló sobre la santidad, las redes sociales, la castidad, la eutanasia, la familia y en definitiva el mensaje que nos traían se resumía en una sola palabra: Amor, el infinito amor del Señor hacia nosotros, sus hijos.  Recuerdo que uno de los sacerdotes nos decía que la Iglesia joven no existe si no está Jesús en el medio. También comprendimos que son ellos, los sacerdotes, quienes anuncian el evangelio, dejan incluso a su familia y se entregan a la misión, sacrifican mucho y a pesar de todo los criticamos, pero ellos siempre van a estar ahí, siempre tendrán una palabra de aliento y un concejo acertado. Vi a todos esos sacerdotes, muchos de ellos muy jóvenes como nosotros, y me pensé que definitivamente somos muy afortunados de tenerlos, así como a nuestro querido Monseñor José Antonio, que siempre está pendiente y preocupado por nosotros los jóvenes. Después de todo este día estoy convencida de que definitivamente la iglesia no es para nada aburrida».

Abel Sandoval Nunura, es un joven perteneciente a la Parroquia San Martín de Tours de Sechura, él nos comenta que: “Esta ha sido un experiencia enriquecedora, siento mucha alegría y gratitud por este tiempo que Dios nos ha regalado con todos estos sacerdotes. Han sido momentos muy esperanzadores y un tiempo nutrido de mucha sabiduría. Hemos aprendido muchas cosas que ignorábamos y la vez nos hemos dado cuenta que la Iglesia siempre será esa madre y maestra que necesita todo hombre, en especial nosotros que estamos emprendiendo un nuevo camino. La cercanía de cada uno de los sacerdotes de nuestras parroquias nos manifiesta que no estamos huérfanos y que Dios nunca nos abandona, al contrario que nos da varios padres espirituales para que nos guíen. Ellos son y serán, como diría el Santo Cura de Ars «El amor del corazón de Cristo», porque el sacerdocio es de Cristo y es Él quien les ha llamado y ha acogido su Sí generoso para convertirlos en mediadores entre el Señor y los hombres. Fue muy emocionante cuando al final del encuentro todos los jóvenes les hemos dicho a nuestros queridos sacerdotes que cuentan con nuestras oraciones y con nuestra disponibilidad para la acción pastoral en la vicaría. Les hemos pedido que recen por nosotros porque queremos ser jóvenes santos que defiendan la fe, como lo han hecho muchos otros jóvenes antes”.

Cabe destacar que este tipo de encuentros buscan generar lazos de amistad y unidad entre jóvenes y sacerdotes con el fin de fortalecer la misión evangelizadora y el anuncio del Kerigma en las respectivas parroquias, mostrando el rostro de Jesús que es siempre joven en la Iglesia, reconociendo que los jóvenes son el “Ahora de Dios” y que se les ha confiado estos tiempos a pesar de sus fragilidades y pequeñeces, en compañía del sacerdote, como el buen pastor que cuida de su rebaño.

martes 6 agosto, 2019