NO A LA CODICIA, SÍ A LA GENEROSIDAD

Recemos por un mundo en paz y por un Perú unido

mechita-en-catedral-10

31 de julio de 2016 (Oficina de Prensa).- Ante una gran cantidad de fieles congregados, nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió la Santa Misa en la Basílica Catedral de Piura, la cual estuvo engalanada con la presencia de la Venerada Imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita que en estos días visita nuestra ciudad como parte de la peregrinación que inició semanas atrás a través de toda nuestra Arquidiócesis buscando despertar y fortalecer la fe en su Divino Hijo Jesús así como acoger todas nuestras súplicas para interceder por nosotros.

mechita-en-catedral-9Al iniciar su homilía y reflexionando en el mensaje del evangelio nuestro Pastor dijo: “El Evangelio de hoy, correspondiente al 18° Domingo del Tiempo Ordinario (ver Lc 12, 13-21), nos relata que miles de personas se agolpaban en torno a Jesús para escuchar su palabra de vida eterna, hasta pisarse los pies los unos a los otros. Entonces alguien de entre la multitud alza su voz y le pide al Señor que sea el árbitro en el litigio que tiene con su hermano: «Maestro dile a mi hermano que reparta la herencia conmigo». Por el pedido y por la forma cómo esta persona interrumpe la enseñanza de Jesús, se ve que él está más interesado en su provecho personal y en los bienes perecederos del mundo que en lo que Jesús está enseñando. El Señor se niega a entrar en este asunto: « ¡Hombre! ¿Quién me ha constituido juez entre vosotros?». Pero aunque Jesús no se interesa en las circunstancias de la disputa que hay entre los dos hermanos, tomará este hecho para exponer su doctrina sobre cómo sus discípulos debemos vivir nuestra relación con los bienes de este mundo y cuidarnos de todo tipo de codicia. Para ello nos enseña mediante la parábola del rico insensato que nuestra vida no está asegurada por nuestros bienes”.

mechita-en-catedral-12“Desde el inicio de su Pontificado, el Papa Francisco viene alertándonos sobre el daño que nos hace la codicia. La codicia es esa inclinación excesiva a favor de la posesión de riquezas materiales y que se desentiende del bien común. Es el desorden por ambicionar más y más, desorden que finalmente nos lleva a la idolatría destruyendo nuestra relación con los demás. De la codicia surge también la corrupción. El problema no es el dinero, sino nuestra actitud en torno a él. La codicia nos enferma y nos destruye porque nos lleva por el camino opuesto del Señor Jesús, quien siendo rico se hizo pobre para enriquecernos (ver 2 Cor 8, 9); quien al encarnarse nos enseñó que hay más alegría en dar que en recibir; y que la felicidad está en ser humilde y en servir. Qué triste sería que Jesús viniera hoy por nosotros y nos encontrara demasiado distraídos y absorbidos por la codicia de los bienes del mundo y despreocupados de nuestra salvación eterna. Es decir, que nos encontrara no esforzándonos por ser ricos delante de Dios por la caridad fraterna y la práctica de la misericordia”, acotó Monseñor Eguren.

Recemos por la paz del mundo

mechita-en-catedral-7En otro momento de su homilía nuestro Arzobispo exhortó a los presentes a unirse y orar para que en el mundo prevalezca la paz por encima de toda violencia: “Últimamente estamos siendo testigos de actos de crueldad, de maldad y de violencia insólitos y atroces en el mundo. Recientemente en Francia un sacerdote de 84 años de edad, el Padre Jacques Hamel fue degollado en una iglesia por dos jóvenes terroristas del estado islámico mientras celebraba la Santa Misa que es lo más santo y sagrado que hay sobre la tierra. Como bien ha dicho el Papa Francisco, el mundo está en guerra. No es una guerra de religiones porque las religiones buscan la paz. Es una guerra por el dinero, por los recursos, por el poder, por el dominio, una guerra motivada por la codicia. Cuántos cristianos, cuántos inocentes, cuántos niños asesinados o martirizados en Medio Oriente, el África y el mundo entero. Recemos por la Paz. Recemos por el descanso eterno del Padre Hamel y de todo aquellas víctimas del odio y de la codicia del ser humano”.

Mamita Meche, ayúdanos a que seamos un país unido.

mechita-en-catedral-8Finalmente nuestro Pastor invitó a todos los fieles a pedir la intersección de Nuestra Señora de las Mercedes para lograr la caridad fraterna de hijos de Dios que necesitamos: “Ante la sagrada imagen de nuestra querida «Mechita», de nuestra Madre y Patrona que hoy nos visita en Piura, le pedimos con ocasión de un nuevo aniversario de nuestra Independencia, que nos ayude a rechazar la codicia que engendra enfrentamientos y rivalidades entre hermanos, y que más bien nos ayude a vivir la caridad, la generosidad, el amor fraterno, el servicio y la misericordia como auténticos hijos suyos y discípulos de su Divino Hijo. Madre nuestra, Tú la más caritativa y generosa entre todas, enséñanos a decirle no a la codicia y sí al amor y a la generosidad”.

Al concluir la Santa Misa Monseñor Eguren agradeció especialmente a las damas y caballeros integrantes de la Hermandad de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita por el gran sacrificio que han hecho para hacer posible la presencia de nuestra Madre en medio de nosotros, brindando su tiempo y dejando de lado su descanso para mostrar así su profundo amor filial a nuestra querida “Mamita Meche”. Asimismo en este último día del mes de la Patria en que hemos celebrado el 195° Aniversario de la Independencia de nuestro país, nuestro Arzobispo junto a todos los presentes entonó las notas del Himno Nacional del Perú y pidió a nuestra Madre que nos protega siempre derramando su bendición sobre toda nuestra Nación.

mechita-en-catedral-11

mechita-en-catedral-6

mechita-en-catedral-5

mechita-en-catedral-2

mechita-en-catedral-3

mechita-en-catedral-4

domingo 31 julio, 2016