MÁS DE 30,000 PIURANOS Y TUMBESINOS ESTUVIERON CON EL PAPA FRANCISCO

Santo Padre animó a todos a no dejarse robar la Esperanza

30 de enero de 2018 (Oficina de Prensa).- Aquel memorable sábado 20 de enero, día histórico en que el Papa Francisco celebró la Santa Misa en la playa de Huanchaco – Trujillo junto a los miles de fieles provenientes de todos los pueblos del Norte del Perú, quedará grabado en la mente y el corazón de los más de 30,000 piuranos y tumbesinos que peregrinaron al encuentro del Santo Padre para expresarle su adhesión y afecto filial, una experiencia de fe que ha renovado en todos ellos la esperanza y el amor.

Piura y Tumbes estuvieron presentes

Los días previos, delegaciones de las diferentes parroquias, así como hermandades, asociaciones de fieles e instituciones públicas y privadas provenientes de Piura, Sullana, Paita, Bajo Piura, Talara y Tumbes partieron con gran expectativa hacia la ciudad de Trujillo, muchos de ellos en buses contratados, otros por medios propios, pero todos guiados y acompañados por la venerada imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita, patrona de nuestra Arquidiócesis.

El viernes 19, conforme iban llegando a la explanada de Huanchaco nuestros peregrinos que vestían polo celeste, se fueron ubicando y acampando en la playa. Durante la noche, a pesar del cansancio, la lluvia y las incomodidades, todos participaron con alegría de la vigilia de oración que los preparaba para recibir al Santo Padre al día siguiente.

Cabe resaltar que entre los peregrinos estuvieron 60 hermanos damnificados provenientes del Caserío Santa Rosa del Distrito de Cura Mori (Bajo Piura), quienes quisieron estar presentes representando a los miles de damnificados de nuestra Arquidiócesis a consecuencia de las lluvias e inundaciones producto del Fenómeno del Niño Costero de marzo de 2017.

El día sábado 20, poco antes de las 10.00 am, se produjo un júbilo desbordante entre los miles de fieles al ver al Santo Padre ingresar a la explanada. El Papa Francisco en el papamóvil recorrió el lugar durante largos minutos, saludando y bendiciendo a todos los presentes. A lo largo de su recorrido por el campo papal Su Santidad arrancó vivas y aplausos de todos los peregrinos.

No se dejen robar la Esperanza

Durante su homilía el Santo Padre mostró a los pueblos del Norte su cercanía ante lo que fue el paso del Fenómeno del Niño Costero: “Ustedes al igual que los apóstoles, conocen la bravura de la naturaleza y han experimentado sus golpes. Así como ellos enfrentaron la tempestad sobre el mar, a ustedes les tocó enfrentar el duro golpe del Niño Costero, cuyas consecuencias dolorosas todavía están presentes en tantas familias, especialmente en aquellas que todavía no pudieron  reconstruir sus hogares. También por eso quise estar y rezar aquí con ustedes”.

Asimismo el Papa Francisco evidenció cómo el alma de una comunidad se mide en cómo logra unirse para enfrentar momentos difíciles de adversidad y mantener la esperanza: “Sé que en momentos de oscuridad, cuando sintieron el golpe del Niño, estas tierras supieron ponerse en movimiento y estas tierras tenían el aceite para ir corriendo y ayudarse como verdaderos hermanos. Estaba el aceite de la solidaridad, de la generosidad que los puso en movimiento y fueron al encuentro del Señor con innumerables gestos concretos de ayuda”.

“Los peruanos en este momento de la historia no tienen derecho a dejarse robar la esperanza. En Jesús, tenemos el Espíritu que nos mantiene unidos para sostenernos unos a otros y hacerle frente a aquello que quiere llevarse lo mejor de nuestra familias”, nos dijo el Santo Padre.

Testimonios de los peregrinos

Aquí algunos de los testimonios de peregrinos que han visto renovada su fe en Cristo al participar de este histórico acontecimiento.

“Estamos totalmente emocionados de haber podido encontrarnos con Su Santidad. Nos ha hablado con mucha humildad de unión, fraternidad y amor. Este encuentro nos ha dejado un gran mensaje, el que sigamos a Jesús, porque con Él lo podemos todos, sin Él no hacemos nada, es Él quien en las dificultades nos levanta y nos renueva”. (Consuelo Tume de la Parroquia Santísimo Sacramento de Piura)

“La peregrinación al encuentro del Papa Francisco fue un don que Dios me ha concedido. Cumplí 18 años en plena visita papal, y fue el mejor regalo conocer al sucesor de Pedro, tenerlo a un metro, casi tocándolo. Este encuentro ha fortalecido mi vocación al sacerdocio y regreso con un espíritu renovado para seguir respondiendo al llamado que Dios me ha hecho por su infinita misericordia”. (Seminarista de la Arquidiócesis de Piura)

“Es una enorme gracia de Dios haber podido estar con el Santo Padre. Hemos fortalecido nuestro matrimonio. Estábamos pasando por un momento difícil en nuestra relación, pero tras escuchar al Papa estamos decididos a no dejarnos vencer, y con la ayuda del Señor seguir juntos por nuestra familia”. (Esposos Ana y Percy Palacios Huamán de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Castilla)

martes 30 enero, 2018