“MARÍA ES NUESTRA MADRE Y PROTECTORA”

Arzobispo celebra Misa de Fiesta en honor a la Virgen María Auxiliadora

24 de mayo de 2018 (Oficina de Prensa).- Como es tradicional, el Santuario de la Virgen María Auxiliadora de nuestra ciudad, se vio colmado de fieles que participaron con gran devoción y amor filial de la Solemne Santa Misa de fiesta en honor a la Patrona de la Familia Salesiana, que fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura y concelebrada por el R.P. Manuel Cayo, S.D.B., Inspector Provincial para el Perú junto a los sacerdotes salesianos del Colegio Don Bosco y de la Obra Social Bosconia.

Al iniciar su homilía nuestro Pastor dijo: “Esta fiesta de María Auxiliadora nos recuerda que, si bien nuestra Madre está en el cielo, Ella no se desentiende de nosotros ni de nuestro destino. Al contrario, desde el cielo Ella nos cuida con amor, nos cubre con su manto maternal y escucha el clamor de sus hijos e hijas. El Señor es tan bueno que sabiendo que somos débiles y flaqueamos, nos ha querido entregar a su Madre para que la tengamos a Ella como auxilio en nuestro camino de fe, y acudamos a Ella sobre todo en los momentos difíciles y en los que tenemos que ir cuesta arriba, para que junto a Ella encontremos consuelo, no vacilemos, no perdamos el ánimo ni la tranquilidad de corazón, y sobre todo nos de fortaleza para perseverar hasta el final”. 

En otro momento, reflexionando sobre el mensaje del evangelio, Monseñor Eguren dijo: “El Evangelio de hoy nos muestra el pasaje de las Bodas de Caná, donde Jesús realizó su primer milagro. Esto nos enseña que si hay algo que define a la Virgen María es su ser Madre, de Cristo y de Su Iglesia. Frente a su Hijo, María intercede siempre en favor nuestro como lo hizo con los novios de la boda: “No tienen vino”. Ella constantemente sale a nuestro encuentro para auxiliarnos y ruega al Señor por nuestras necesidades. Por ello María nos habla como Madre y nos exhorta a la obediencia en la fe a su Hijo: “Haced lo que Él os diga”. Nadie como Ella ha creído, se ha fiado y seguido al Señor. Ella sabe que en ese camino de obediencia y fidelidad a Cristo esta la verdadera libertad, la mayor felicidad y la vida plena que todos anhelamos”.

“Que esta fiesta que celebramos año a año sea una ocasión maravillosa para renovar nuestro amor a María Auxiliadora y elevar nuestra mirada confiada hacia Ella. No nos cansemos de mirarla y de consagrarle nuestra vida, de confiarnos a Ella como un hijo pequeño se confía a la protección de su madre. No dejemos de rezarle todos los días el santo rosario. Busquemos amarla como Jesús la ama y honrarla como Jesús la honra”, concluyó nuestro Arzobispo.

Antes de finalizar la Santa Misa, los integrantes de la Asociación de María Auxiliadora (ADMA) renovaron ante nuestro Arzobispo su compromiso de vivir y difundir la devoción a Santa María según el espíritu de San Juan Bosco, participar de los sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación, rezar el Santo Rosario especialmente por el Papa, por las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por la familia salesiana, así como seguir el ejemplo de vida de Santa María.

jueves 24 mayo, 2018