MARÍA, AYÚDANOS A ABRIRNOS AL ESPÍRITU SANTO

Domingo de Pentecostés y Fiesta de María Auxiliadora

IMG_5574

25 de mayo de 2015 (Oficina de prensa).- El día de ayer, en el Santuario de María Auxiliadora de nuestra Ciudad, cientos de fieles de la familia salesiana de Piura se reunieron para celebrar el Domingo de Pentecostés junto a la fiesta en honor a María Auxiliadora, participando con gran devoción y piedad filial en la Santa Misa que fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, y concelebrada por el R.P. Santo Dal Ben Lava S.D.B., Inspector General de la Congregación Salesiana del Perú junto a los Padres Salesianos de la Comunidad de Piura y de la Obra Social Bosconia. 

IMG_5619En su homilía, nuestro Pastor manifestó a los presentes que “el Don del Espíritu Santo es un Don de tal valor que Jesús llega a decir en el Evangelio que “conviene que yo me vaya, porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito, el Defensor; pero si me voy se los enviaré” (Jn 16, 7). ¿Por qué es preferible la presencia del Espíritu Santo a la de Jesús? En primer lugar porque Él da testimonio de Jesús, es decir, Él nos lleva a Jesús, a creer en el Señor, a adherirle nuestra vida a Cristo, a conocerlo, a amarlo y a seguirlo. Este “testimonio” lo da el Espíritu Santo en nuestro corazón, por eso San Pablo nos ha dicho: “Nadie puede decir Jesús es el Señor, sino por el Espíritu Santo”. En segundo lugar porque la Tercera Persona de la Santísima Trinidad es la que nos guía hacia la Verdad plena, la que nos hace auténticamente libres y colma nuestra vida de felicidad y alegría. Abrirse a la Verdad nunca ha sido algo fácil porque tendemos a cerrarnos en el egoísmo de nuestro interés y por tanto en la mentira. Por eso nos cuesta tanto seguir al Señor, acoger la verdad del matrimonio único e indisoluble, valorar la pureza, admitir que la vida es sagrada e inviolable desde la concepción hasta su fin natural, ser artesanos de comunión y justicia, etc. Por eso hoy más que nunca necesitamos del Espíritu Santo que nos lleve a la Verdad consumada que es Cristo, el rostro humano de Dios y el rostro divino del hombre, en quien la vida se vuelve bella y se llena de paz”.

IMG_5655“Sintamos la presencia de Cristo resucitado – continuó diciendo nuestro Arzobispo – que hoy también sopla sobre nosotros al Espíritu Santo y nos dice: “Como el Padre me envió así también los envío yo”. El Espíritu Santo llega en forma de viento impetuoso y de llamaradas de fuego para sacarnos de nuestras comodidades, miedos y complejos; para inflamarnos de ardor por la misión evangelizadora, que consiste en anunciar y ser testigos de la victoria de la Resurrección; que el Amor es más fuerte que la muerte; que Jesús es el único Salvador capaz de sacarnos de la tristeza, del vacío y del aislamiento del pecado; que el Evangelio es el único horizonte de alegría para el ser humano y verdadero camino para construir un mundo nuevo. Abriéndonos al Espíritu lancémonos a la apasionante aventura de anunciar a Jesús en primera persona”.

IMG_5624Al explicar la relación tan cercana entre Santa María y el Espíritu Santo, Monseñor Eguren dijo: “El día de Pentecostés los Apóstoles recibieron al Espíritu Santo en compañía de María. Santa María y el Defensor son viejos conocidos. María ya lo había recibido en su Inmaculada Concepción y en la Anunciación-Encarnación. Nadie mejor que Ella sabe que el Espíritu es verdad, amor, unidad, belleza, calor, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí. Nadie mejor que Ella sabe que el Espíritu Santo es el gran artesano de la comunión, que une lo que está alejado y disperso; que es Aquel que nos da la reconciliación por la que se vencen las rupturas fruto del pecado. Por tanto, nadie mejor que Ella, que ha experimentado en sí misma la belleza y la armonía, la libertad y la santidad del Espíritu Santo en su propio ser, es quien nos puede ayudar a conocer y a abrirnos con docilidad a la acción del Paráclito en nuestra vida. Ella, junto con el Espíritu, siempre nos lleva a Jesús y nos ayuda a ser presencia viva de justicia, fraternidad, perdón, solidaridad y honestidad en nuestra vida social, porque nuestra conducta social es parte integrante de nuestro seguimiento de Cristo”.

IMG_5605Antes de finalizar la Santa Misa, los integrantes de la Asociación de María Auxiliadora (ADMA) renovaron su compromiso de vivir y difundir la devoción a Santa María según el espíritu de San Juan Bosco, participar de los sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación, rezar el Santo Rosario especialmente por el Papa, por las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por la familia salesiana, así como seguir el ejemplo de vida de Santa María.

Nuestro Arzobispo puso en manos de María Auxiliadora la organización y los frutos de santidad y apostolado del X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano a realizarse en nuestra ciudad del 13 al 16 de agosto próximo, invitando a participar a toda la familia salesiana.

lunes 25 mayo, 2015