“MARÍA AUXILIADORA ES PORTENTOSO AUXILIO PARA EL QUE CREE EN CRISTO”

Arzobispo preside Santa Misa en la Fiesta de María Auxiliadora

24 de mayo de 2019 (Oficina de Prensa).-, Una gran cantidad de fieles llenos de devoción y amor filial hacia nuestra Madre la Virgen Santísima, acudieron la mañana de hoy a la celebración de la Solemne Santa Misa en honor a la Patrona de la Familia Salesiana, la Virgen María Auxiliadora, que se realizó en su Santuario en Piura y fue presidida por nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., y concelebrada por los Padres Salesianos del Colegio Don Bosco y de la Obra Social Bosconia.

Durante su homilía Monseñor Eguren recordó que: “María Santísima, es siempre la Madre preocupada y pendiente de todos sus hijos, sobre todo cuando éstos se encuentran en peligro o atraviesan momentos de dificultad. Como solía decir San Juan Bosco: «en el cielo nos quedaremos gratamente sorprendidos al conocer todo lo que María Auxiliadora ha hecho por nosotros en la tierra». Nuestra Madre es portentoso auxilio para los que creen y siguen a Cristo. Por eso en todo momento debemos dirigirnos a Ella, sobre todo cuando el mal se cierne sobre nosotros, para pedirle que nos cubra con su manto maternal y nos libre de las insidias de nuestros enemigos”.

Prosiguiendo con su homilía nuestro Pastor dijo: “La primera lectura tomada del libro del Apocalipsis (ver Ap 12, 1-17) nos recuerda que hay una lucha entre la Mujer, que es María, y el dragón, la serpiente primordial, que es el diablo y satanás, el que engaña al mundo entero. Al ver éste último que nada podía contra María Purísima, y al verse expulsado del cielo por San Miguel y sus Ángeles, lleno de ira contra la Mujer, se fue a hacer la guerra contra el resto de su descendencia, es decir, contra nosotros que buscamos guardar los mandamientos de Dios y dar testimonio de Jesucristo. Queridos hermanos y hermanas: no olvidemos nunca que en el camino de nuestra salvación eterna, y en nuestros esfuerzos por construir la ansiada Civilización del Amor y de la Misericordia, tenemos en satanás a un gran adversario. Pero no tengamos miedo de él y jamás caigamos en el pesimismo. Jesús y María ya lo han vencido y unidos a ellos podemos nosotros vencerlo también, es decir, alcanzar la santidad y construir ese mundo nuevo, justo y reconciliado con el que todos soñamos, como Don Bosco, y que es anticipo del Reino. Que la fiesta de hoy llene siempre el horizonte de nuestra vida cristiana de esperanza y alegría”.

Al finalizar su homilía, Monseñor José Antonio hizo un fuerte llamado a todos los presentes al compromiso cristiano: “Ciertamente la hermosa fiesta de María Auxiliadora, nos impulsa a buscar refugio en nuestra Madre, a invocar su protección en la necesidad y ante los peligros, pero también nos debe impulsar a ahogar el mal en abundancia de bien. Es decir, a no pecar por omisión, porque el mal y el demonio sólo avanzan cuando los buenos no hacemos nada. María Auxiliadora nos convoca hoy a multiplicar todo el bien que podamos y que esté a nuestro alcance. Como dice el Papa Francisco: «Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y más justo». Por ello, delante de María, Auxilio de los cristianos, hagamos el firme compromiso de secundarla en su misión maternal de llevar el amor de su Hijo a los demás y a todos los ámbitos de nuestra vida familiar, eclesial y social, para que así la verdad y el amor, que en Jesús se identifican, resplandezcan más y más, y de esta manera el mundo sea más humano y más divino”.

Antes de finalizar la Santa Misa, los integrantes de la Asociación de María Auxiliadora (ADMA) renovaron ante Monseñor Eguren su compromiso de vivir y difundir la devoción a Santa María según el espíritu de San Juan Bosco, participar de los sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación, rezar diariamente el Santo Rosario, especialmente por el Papa, por las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por la familia salesiana, así como seguir el ejemplo de vida de Santa María.

viernes 24 mayo, 2019