Vivamos un Pentecostés continuo

Vivamos un Pentecostés continuo12 de mayo (Oficina de Prensa).- “Hoy día celebramos la efusión del Espíritu Santo sobre la Iglesia naciente, cincuenta días después de la Resurrección de Cristo. Hoy día celebramos el cumplimiento de la promesa que el Señor Jesús hiciera a sus Apóstoles antes de ascender al cielo: «Recibiréis el Espíritu Santo y seréis mis testigos» (ver Hch 1,8)… El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad, es el amor entre el Padre y el Hijo, es el principio vital que anima y une a la Iglesia de Cristo”, manifestó Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura durante la Santa Misa celebrada en la Basílica Catedral de Piura, ayer por la noche.

Ante la presencia numerosa de madres de familia y de las delegaciones de los movimientos eclesiales y nuevas comunidades, Mons. Eguren expresó: “Hoy, solemnidad de Pentecostés, celebramos también el día de los Movimientos Eclesiales y el Día de la Madre…Los Movimientos son la respuesta suscitada por el Espíritu Santo a los desafíos del tercer milenio…Les pido que siempre en comunión con el Papa y el Obispo diocesano, pongan sus carismas al servicio de la edificación de la Iglesia y a dar un nuevo impulso apostólico a la comunidad eclesial. Contribuyan a la formación de personalidades cristianas maduras, conscientes de su identidad bautismal y de su vocación y misión en la Iglesia y en el mundo.

Vivamos un Pentecostés continuoA todas nuestras Madres, les deseo un feliz día. Que siguiendo el ejemplo de Santa María, modelo de toda madre, sean en medio de sus familias, las grandes aliadas del Espíritu Santo, para que así sus hogares sean auténticos cenáculos del amor cristiano y santuarios donde la vida sea amada, acogida y defendida desde la concepción hasta su fin natural…Ofrezco esta Santa Misa por sus intenciones y necesidades así como por todas nuestras madres a quien el Señor ya llamó a su presencia”.

Durante su homilía dijo: “Precisamente, en el Evangelio de hoy el Señor Jesús indica una de esas obras maravillosas del Espíritu Santo: el perdón de los pecados. Si el pecado es muerte porque destruye el amor de Dios en el corazón del hombre, hiere nuestra naturaleza y atenta contra la solidaridad humana, el perdón de los pecados, acción del Espíritu Santo sobretodo en el sacramento de la reconciliación, transforma el corazón humano lo purifica, lo reconcilia, lo pacifica, y le infunde el amor y haciéndonos capaces de ser instrumentos de paz, justicia y reconciliación en el mundo de hoy. Por eso hoy y siempre debemos suplicar su presencia: «Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor».

Vivamos un Pentecostés continuoMás adelante: “Como el viento que no vemos pero que sí sentimos, el Espíritu Santo realiza en nuestras vidas, con nuestra activa cooperación, efectos asombrosos imposibles para las solas fuerzas humanas. San Pablo nos ofrece en su carta a los Gálatas una lista de ellos: «El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí» (Gal 5, 25). Pero el más grande de todos los efectos que el Espíritu Santo realiza en nuestras vidas es la salvación del pecado y de toda esclavitud que somete al hombre”.

“Finalmente no olvidemos que la que atrae con su oración la presencia viva del Espíritu Santo sobre los apóstoles es Santa María. Por tanto no puede haber verdadera vida en el Espíritu sin la piedad filial mariana, sin la devoción de hijos a Aquella que es Madre de Cristo y de la Iglesia. María nos enseña a ser dóciles a las mociones del Espíritu Santo y a vivir siempre bajo su acción, como Ella que desde su Inmaculada Concepción, en la Anunciación – Encarnación y a lo largo de toda su vida siempre fue la fiel cooperadora del Espíritu de la Verdad y del Amor”.

Entre los Movimientos que estuvieron presentes en la celebración eucarística se encuentran: Cursillos de Cristiandad, Catequesis Familiar, Bodas de Caná, Movimiento de Vida Cristiana, Movimiento de Renovación Carismática, Movimiento Juan XXIII, Camino Neocatecumenal, Obras Misionales Pontificias, Legión de María, Unión Eucarística Reparadora, Asociación de la Cruz, entre otros.

lunes 12 mayo, 2008