Unidad, fraternidad y diálogo en V Conferencia General en Aparecida

Santa Misa21 de mayo (Oficina de prensa).- La jornada de trabajo dio inicio con la Santa Eucaristía presidida por Monseñor Néstor Rafael Herrera Heredia, Obispo de Machala, Ecuador. Con él concelebraron, Monseñor Raúl Eduardo Vela, Arzobispo de Quito y Antonio Arregui Yarza, de Guayaquil.

Inspirándose en el pasaje del Evangelio proclamado: "Les he dicho estas cosas, para que encuentren paz en Mí. En el mundo pasaran dificultades, pero tengan valor: Yo he vencido al mundo" resaltó que, si bien, además de la propia limitación que experimentan los discípulos, asecha el temor por las situaciones complejas que enfrenta la tarea evangelizadora hoy, las palabras de Jesús vienen a confortar a sus seguidores para no dejarse vencer por el temor.

Asimismo, desde el testimonio del apóstol San Pablo que dialogaba con valentía acerca del Reino de Dios e intentaba convencer a sus oyentes, llamó la atención sobre la necesidad de imitar esta actitud evangelizadora "tanto para transmitir la fe cuanto para afrontar situaciones nuevas o de conflicto".

Terminada la celebración eucarística, los participantes de la V Conferencia General, se desplazaron hasta sus lugares de encuentro para continuar con la primera parte de la jornada de este día.

Diálogo con la prensaPosteriormente se realizó el Diálogo con la prensa en la misma línea de análisis de perspectivas temáticas. En esta oportunidad participaron: Monseñor Fausto Gabriel Trávez, OFM, Vicario Apostólico de Zamora, Ecuador y la Hermana María de los Dolores Palencia, HSJL, Primera Vicepresidenta de la Conferencia Latinoamericana de Religiosos – CLAR.

Monseñor Fausto Trávez, resaltó el ambiente de unidad, de fraternidad y de diálogo que se ha experimentado en esta V Conferencia General, garantizando el respeto y el entendimiento entre los participantes y confirmándose en la comunión litúrgica como una fuerza permanente. Cada grupo ha trabajado de manera muy extensa, contando con invitados, peritos y obispos que, en comunión, están construyendo la Iglesia desde sus respectivas responsabilidades.

Enfatizó la amplia perspectiva de Evangelización, en donde la formación de los cristianos va desde las cosas básicas de la vida: “Desde como alimentarse y el aseo, hasta la catequesis, pasando por la educación del medio ambiente y de la naturaleza”. Al mismo tiempo, rescató que ser misioneros es aprender antes que enseñar: “Debemos insertarnos, asumir su cultura, para desde ellos y con ellos ayudar a construir un sentido nuevo de la vida. Pero con los valores y virtudes de ellos: La unidad, el perdón, la ayuda mutua“.

Por su parte, la Hermana María Dolores señaló como las preocupaciones y expectativas de la vida religiosa femenina han estado presentes en esta V Conferencia: “Nuestra vida es una manera de vivir el cristianismo. Es un aporte a la iglesia y a la construcción de un mundo basado en valores evangélicos”, “Nosotras mostramos el rostro materno de Dios. Estamos con los que más sufren. No somos parte de la jerarquía. Somos carisma, somos anuncio, somos testimonio”, destacó.

lunes 21 mayo, 2007