“SÓLO EL SACERDOTE SANTO ES EL QUE VALE”

Un nuevo sacerdote de los Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción 

07 de septiembre (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy una gran cantidad de fieles participaron de la Santa Misa de Ordenación Sacerdotal de Fray Rediberto Lazo Marchán, de la Congregación de los “Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción”, que fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura y Tumbes, y concelebrada por el R.P. Ricardo Belleri CRIC, Superior General de la Congregación, el R.P. Juan Atarama Carranza CRIC, Superior Territorial del Perú, junto a otros sacerdotes de la Congregación y amigos. Acompañaron al nuevo presbítero sus padres, hermanos y demás familiares, así como un gran número de fieles venidos desde su tierra natal en el distrito de El Alto, provincia de Talara.

Al iniciar su homilía Monseñor Eguren se dirigió al ordenando diciendo: “Tu consagración sacerdotal es «un fenómeno espiritual profundísimo» que se realiza en el orden del ser. Tu consagración va a producir un cambio ontológico en ti, que te va a reubicar en tu relación con la Iglesia. Por tu ordenación sacerdotal ya no estarás sólo en la Iglesia, sino también al frente de Ella, y a su servicio. Por tanto deberás amarla como Cristo amó y ama a su Esposa según la célebre expresión paulina: «Él se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante sí gloriosa, la Iglesia, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada». (Ef 5, 25-26)”.

 En otro momento expresó: “Que impresionante y sobrecogedor es considerar que cada vez que celebres la Santa Misa, la Santidad trascendente de Dios, que canta el «Sanctus» de la Misa (“Santo, Santo, Santo es el Señor Dios del Universo, llenos están el cielo y la tierra de su gloria”), más aún el mismo Dios, descenderá sobre los hombres para santificarlos, para elevarlos, para amarlos. Y tus hermanos en la fe bendecirán al Señor, por el don de tu sacerdocio, porque tu ministerio hace posible que ellos también canten: «Bendito el que viene en nombre del Señor». Por eso a partir de hoy quedas consagrado como mediador entre Dios y los hombres”.

“Pero el hombre de hoy – agregó Monseñor Eguren – también tiene sed de comunión, de recuperar la unidad perdida por el pecado; tiene sed de reconciliación. En una palabra tiene sed del «Señor Jesús, la misericordia del Padre». Por ello te pido: sé ministro santo de la misericordia divina. En tu vida sacerdotal el «servicio del confesionario» deberá ocupar un lugar importantísimo. Será ahí donde realizarás de manera más plena tu «paternidad espiritual»”.

 “Querido Rediberto, – concluyó nuestro Arzobispo – como San Juan al pie de la Cruz, cada día que celebres la Misa, acoge a Santa María como Madre tuya que es; recíbela como signo del amor de Cristo en tu vida. Contémplala constantemente como imagen y modelo de la Iglesia, a la que debes servir con todas tus fuerzas. Y déjate conformar por Ella con su Hijo, Sumo y Eterno Sacerdote. Tu sacerdocio ofrecido diariamente a Santa María, se transformará en un auténtico camino de santidad. No te olvides: los verdaderos frutos pastorales nacen de la santidad del sacerdote. Para lograr esta santidad sacerdotal, deberás colaborar con la gracia que Dios te da, para que así reavives todos los días el don que hoy recibes por la imposición de mis manos. Recuerda que sólo el sacerdote que aspira a la santidad es el que vale”.

 Al final de la Santa Misa nuestro Pastor agradeció a los sacerdotes de la Congregación de los Canónigos Regulares de la Inmaculada Concepción por formar en el camino del sacerdocio y la santidad al P. Rediberto, y también por el arduo y dedicado trabajo pastoral que vienen realizando en las Parroquias “Santa Ana”, “Sagrado Corazón de Jesús”, “Santo Domingo de Guzmán”, “San Nicolás” y “San Felipe Neri”, ubicadas todas en la Vicaría Foránea de Paita. Así mismo Monseñor Eguren aprovechó la oportunidad para saludar afectuosamente a los padres del nuevo sacerdote, el Sr. Andrés Lazo Figueroa y la Sra. Esmilda Marchán Quesada, quienes hoy, en este día tan especial, celebraron sus Bodas de Oro matrimoniales, y resaltó su gran compromiso y responsabilidad a favor de la vida y de la familia ya que cuentan con 12 hijos. 

 Nuestro Arzobispo junto al R.P. Fray Rediberto Lazo Marchán CRIC, R.P. Ricardo Belleri CRIC, Superior General de la Congregación y el R.P. Juan Atarama Carranza CRIC, Superior Territorial del Perú

 

domingo 7 septiembre, 2014