Señor de Chocan, acoge nuestros ruegos

Señor de Chocán, acoge nusetros ruegos2 de Febrero (Oficina de Prensa).- Esta mañana el Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V. presidió la Santa Misa en honor al Señor de la Buena Muerte de Chocan en Querecotillo ante la presencia de centenares de fieles, quienes con gran fervor religioso y velas encendidas se congregaron en el Templo para manifestar esta hermosa devoción. Estuvo concelebrada por el R.P. Roland Castro, Vicario Foráneo de la Vicaría Foránea de Sullana y el R.P. José Manuel Gómez, Párroco de la Parroquia San Francisco Javier de Querecotillo.

Señor de Chocán, acoge nusetros ruegosAl inicio de su homilía Mons. José Antonio manifestó que: “Con sabiduría y pedagogía divina, la Providencia ha querido unir la fiesta litúrgica de hoy, que es la Presentación del Señor Jesús, con la del Señor de la Buena Muerte de Chocán. Éste Niño que hoy es presentado por su Madre María y por San José en el templo de Jerusalén, es el cordero inocente que se inmolará por amor a nosotros en el árbol de la Cruz. Aquél que hoy es proclamado por el Espíritu como gloria de Israel y luz de las naciones, es Cristo muerto y resucitado a quien nosotros por la misma acción del Espíritu Santo proclamamos hoy como nuestro Salvador”…

Señor de Chocán, acoge nusetros ruegosEn un momento de su homilía Mons. Eguren reflexionó sobre el título del Señor de Chocán: “Señor de la Buena Muerte de Chocán, en la hora de nuestra muerte, a la hora en que seamos presentados ante Ti, ten misericordia de nosotros…Queridos hermanos, la hora de la muerte no se improvisa, hay que prepararla por una vida de oración, sacramentos y activa caridad, que no es otra cosa sino vivir cada día y todos los días en una permanente presencia del Señor, para que cuando el día llegue, merezcamos el premio de la vida eterna…Que el Señor de Chocán, nos conceda el don de una Buena Muerte, es decir que en el momento de nuestro tránsito tengamos el don de vernos asistidos por su gracia”.

Señor de Chocan, acoge nuestros ruegosFinalmente, el Pastor de Piura y Tumbes meditó con los devotos y peregrinos acerca del amor que el Señor nos tiene e hizo un fuerte llamado a la unidad: “Señor de Chocán, tú amor por nosotros no tiene fin. En tu corazón cabemos todos. Ninguno de nosotros te es indiferente. Tú que estás colgado en la Cruz conoces lo que es el dolor y el sufrimiento, por eso te compadeces de todos nosotros y atiendes nuestras súplicas. Hoy te pido que acojas nuestros ruegos y nos asistas en nuestras necesidades”.

“Hermanos que así como ahora somos uno en Cristo, el Señor Jesús de Chocán, en todo momento mantengamos esta unidad. Que Querecotillo siempre se caracterice por su espíritu de comunión, amistad, caridad, justicia, solidaridad, y búsqueda continua del bien común. Que los pobres y afligidos, los predilectos del Señor, sean siempre nuestra prioridad junto con nuestros niños, jóvenes y ancianos”.

Señor de Chocan, acoge nuestros ruegosAl finalizar la Santa Eucaristía, Mons. Eguren bendijo las rejas de la Iglesia, colocadas recientemente y también a todos los fieles devotos que asistieron a la celebración.

Participaron en esta celebración: Señor Ramón Silupú, Alcalde del Distrito de Querecotillo; Señor Nazario Molina, Alcalde del Distrito de Salitral; Señor Martín Urbina, Teniente Gobernador de Querecotillo; directores de Instituciones Educativas y los Peregrinos del Señor Cautivo de Piura y Tumbes y miembros de la Sociedad Dos de Febrero.

domingo 3 febrero, 2008