SACERDOTES, RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS RENOVARON SU PROFESIÓN DE FE EN LA VICARÍA DE SULLANA

 13 de agosto (Oficina de Prensa).- El pasado sábado 10 de agosto a las 10:00 a.m., en una emotiva ceremonia y ante una gran cantidad de laicos y feligreses congregados en la Iglesia Matriz de Sullana, los sacerdotes y los miembros de vida consagrada que ejercen servicios pastorales en toda la Vicaría de Sullana realizaron la solemne renovación de la Profesión de Fe.

En esta ceremonia participaron, haciendo pública la Profesión de su Fe, los sacerdotes diocesanos, R.P. Tito Zapata (Párroco en Tambogrande), R.P. Jimmy Coveñas (Párroco en Bellavista), R.P. José Sandoval (Párroco en Querecotillo), los sacerdotes de la Parroquia Matriz de Sullana: R.P. César Ortiz, R.P. Percy Pardo y el Vicario Foráneo de Sullana y párroco R.P. Manuel Curay. También lo hicieron religiosos y religiosas miembros de las congregaciones: Madres Dominicas quienes prestan servicio pastoral en los colegios “Las Capullana” y “Parkinsonia”; las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima quienes prestan servicio pastorales en Mallares y pueblos aledaños; las Hermanas Carmelitas de Vedruna que prestan servicios pastorales en los colegios “Santa Úrsula” y “Fe y Alegría”, así como también en la comunidad del AA.HH. Sánchez Cerro; las Hermanas Franciscanas del Espíritu Santo quienes prestan servicios pastorales en el Asilo de Ancianos; y los Hermanos Maristas quienes prestan servicios pastorales en los colegios “Santa Rosa” y “San José Obrero”. Fueron más de treinta los consagrados que profesaron su Fe al servicio de Jesús con la disponibilidad total de sus vidas.

 Recordemos que la primera profesión de fe se hace recibiendo el sacramento de nuestro bautismo, por eso es un símbolo bautismal. En esta ocasión los sacerdotes, religiosos, y religiosas usaron la fórmula del Credo Niceno Constantinopolitano, que es el fruto de los dos primeros Concilios Ecuménicos (Años 325 y 381). Debemos tener siempre presente lo que decía San Ambrosio: “La Profesión de Fe, es el sello espiritual, meditación de nuestro corazón, guardián siempre presente y el tesoro de nuestra alma”.

El Vicario Foráneo felicitó a todos los religiosos presentes por el ejercicio de su vocación, instándolos a crecer en la fidelidad aspirando a la santidad de parecernos al Divino Maestro. Esperamos que esta oportunidad sea la bienvenida de una renovada fuerza evangelizadora en nuestra Iglesia de Piura.

martes 13 agosto, 2013