“¡Qué no disminuya nuestro celo!”

Santa Misa Crismal

Misa Crismal 200907 de abril (Oficina de prensa).- En espíritu de comunión y de oración, hoy por la mañana, se realizó la Santa Misa Crismal presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., en la Basílica Catedral de Piura. Esta solemne Eucaristía estuvo concelebrada por los sacerdotes religiosos y diocesanos de nuestra Arquidiócesis, quienes renovaron sus promesas sacerdotales del día de su ordenación.

En esta Santa Misa también se consagró el Santo Crisma y se bendijo el Óleo para los enfermos y Catecúmenos. “Con el santo crisma que hoy se consagra, son ungidos los nuevos bautizados y son signados los que reciben el sacramento de la confirmación. Asimismo el santo crisma es usado para consagrar sacerdotes y dedicar nuevas iglesias”, expresó Mons. José Antonio Eguren.

Misa Crismal 2009Durante su homilía, nuestro Pastor se dirigió a los sacerdotes de Piura y Tumbes con estas palabras: “Queridos Hijos: ¡qué no disminuya nuestro celo! Cuidemos el tesoro de nuestro sacerdocio, procurando no tornar estéril la gracia que Dios nos ha dado en el Orden Sagrado y que continuamente nos envía… No olvidemos nunca que el sacerdote es el primero que ha de responder a la llamada a la santidad que Dios dirige a todos los bautizados”.

Santa Misa Crismal 2009En otro momento dijo: “Hoy como ayer, la necesidad no es tanto de sacerdotes eficientes en muchas áreas y cosas, sino más bien de sacerdotes santos. El camino real e insustituible para avanzar por el camino de nuestra santificación es la oración, entendida como “estar con Cristo” (ver Mc 3, 14), como “permanecer con Él” (Jn 15, 5), para que así Su mirada se transforme progresivamente en nuestra mirada y Su corazón en nuestro corazón y de esta manera podamos dar mucho fruto y un fruto que dure”.

Santa Misa Crismal 2009Participaron en esta celebración eucarística, los seminaristas del Seminario Arquidiocesano “San Juan María Vianney”, miembros de las congregaciones religiosas y de vida consagrada y numerosa concurrencia de fieles católicos, quienes al final de la Eucaristía, con cálidos aplausos, expresaron su agradecimiento por el don de su ministerio.

El texto completo de la Homilía la puede leer en la siguiente dirección: http://arzobispadodepiura.org/content/view/811/48/

Santa Misa Crismal 2009

martes 7 abril, 2009